Connect with us

Fútbol

Superclásico de Libertadores: el Boca de Gustavo Alfaro

Boca volverá a enfrentarse al River de Gallardo, nueve meses después de uno de los golpes más duros de su historia.

Published

on

296 días después de la derrota frente a River en el Santiago Bernabéu en la final de la Copa Libertadores, Boca volverá a enfrentarse en el escenario continental al enigma indescifrable que durante el último lustro encarnó el equipo de Marcelo Gallardo. La caída en uno de los partidos más importantes de su historia provocó un cisma en el club. Un renovado Xeneize afrontará una abrupta revancha que promete repetirse durante los próximos años a nivel internacional: la diferencia entre los dos grandes argentinos con respecto al resto del continente es abismal.

Guillermo Barros Schelotto agotó el crédito de su idolatría con el fracaso madrileño. Varios referentes también. Ozymandias, rey de reyes, en decadencia mientras el rival de toda la vida festeja en un desierto convertido en tierra fértil. El tercer cachetazo Millonario forzó una renovación total de un club destinado al naufragio. Como símbolo, alcanza un breve repaso del once titular de aquella convulsionada definición: apenas cuatro jugadores -Esteban Andrada, Julio Buffarini, Carlos Izquierdoz y Sebastián Villa- siguen formando parte del plantel.

Tras el cimbronazo, Boca reconstruyó su estructura. El primer paso fue la contratación de Nicolás Burdisso como director deportivo. Su intervención fue determinante para evitar que Daniel Angelici contratara a Antonio Mohamed. “Si Burdisso no llegaba, hoy yo sería el técnico de Boca. No llegué por él”, confesó el propio Turco durante su efímera tercera etapa como técnico del Globo.

El elegido de Burdisso fue Gustavo Alfaro. Lechuga se había ganado el corazón del hincha de Huracán a fuerza de resultados pero la oferta que llegó desde La Boca era imposible de desechar. Aquel Boca golpeado representaba su segunda oportunidad de dirigir a un grande argentino tras su breve etapa en San Lorenzo. La apuesta era arriesgada: “Boca no tiene purgatorio, es cielo o infierno. Es ganar y salir campeón“, declaró en su presentación del 2 de enero.

Tras la turbulencia natural de la derrota en Madrid, sobrevivió a la histeria de los primeros seis meses con un plantel desbalanceado incapaz de adaptarse a su propuesta. Disimuló las falencias estructurales con remiendos, aunque su Boca era un equipo sin identidad. Recuperó a Mauro Zárate y a Bebelo Reynoso, ambos postergados por Barros Schelotto. Alfaro cumplió con sus objetivos inmediatos: clasificó a octavos de final de Copa Libertadores, clasificó a la edición 2020 y alcanzó la final de la Copa de la Superliga. La derrota frente a Tigre, inmerecida por su trámite, empañó su producción por el sabor amargo de otra final perdida.

Sabía que esto requería su tiempo, es lo que traté de ganar en el primer semestre. Pateaba la pelota para adelante mientras trataba de ir sembrando una identidad, que sea adquirida con el tiempo”

Gustavo alfaro

De Lechuga a El Profesor en nueve meses, primero unió al vestuario y después consiguió edificar un equipo a su imagen y semejanza en su segundo semestre. Dotó de identidad, un símil Falcionismo 2.0, a un plantel convencido de su propuesta. En cualquier cancha, ante cualquier rival, en cualquier escenario, el Boca de Alfaro aplica su plan camaleónico con eficacia porque cree en sus mandamientos mientras desde afuera cuestionan su estética en un nuevo capítulo de la confusa discusión entre quienes no diferencian jugar bien de jugar lindo.

Nueve meses después, consiguió rejuvenecer a un equipo hundido. Del innegociable 4-3-3 de Guillermo al pragmatismo de Alfaro para, por ejemplo, sobrevivir en el Monumental con un once disminuido en un clásico inconveniente cuyo peligro era concreto: perder podía minar la moral del plantel y dinamitar las bases del Alfarismo.

Allí hubo tiempo de necesidad de conocimiento mutuo, de pruebas, de ensayos, de situaciones. Después estuvo un mercado en el medio donde buscamos perfiles y eso nos permitió empezar a tener otra identidad de equipo, más emparentada a lo que uno quiere y a lo que yo creo que es Boca”

Quería recuperar esos valores porque sé que esos son los valores intrínsecos y necesarios para pelear una Libertadores. No la vas a ganar con estética, obviamente necesitás el talento pero la Copa la ganás con hombría, con inteligencia, solidaridad, generosidad y hambre”, reflexionó después de imponerse a Liga de Quito en cuartos de final de la Libertadores.

El desenlace, aunque injusto, se decidirá en menos de un mes: el cielo o el infierno, no hay término medio para un ciclo cuyo destino dependerá del resultado de las semifinales. Alfaro lo sabe. “Qué finito es el fútbol para que dos partidos te digan si tu trabajo es bueno o malo. Pero sé que es así, eso se va a definir de acuerdo a si pasamos a River o no. De nada sirve todo lo anterior”. River, el estigma Xeneize de los últimos años, será su prueba de fuego. La final antes de la final.

La era de la madurez

“En mi primera conferencia dije que quería recuperar la mística histórica de lo que es Boca. Este club siempre estuvo emparentado a ese tipo de fragor popular, la intensidad, la hombría, de equipo que se planta. Y eso no se consigue de un día para el otro, es todo un aprendizaje. Eso es madurez también”

Gustavo alfaro, después del 3-0 frente a Liga de Quito por los cuartos de final de la copa libertadores.

Marcelo Gallardo aterrizó en La Bombonera para la primera final de la Copa Libertadores con una inédita línea de cinco que sorprendió a Guillermo Barros Schelotto. River fue arrollador durante 26 minutos hasta la lesión de Cristian Pavón, una paliza táctica que demostró la diferencia sustancial entre la influencia de ambos técnicos. Guillermo ajustó con el ingreso de Darío Benedetto y, renunciando por primera vez a su 4-3-3, emparejó el trámite.

Guillermo fue campeón del fútbol argentino sostenido sobre las individualidades de uno de los mejores planteles de América pero falló en los cruces coperos, demostrando su principal falencia: la previsibilidad de su formación plasmaba su incapacidad para generar un impacto desde la pizarra. De la otra vereda, el contraste de un Gallardo que potencia, anímica y futbolísticamente, a su equipo a partir de sus decisiones desnudó aún más sus defectos.

En contraposición a Guillermo, e incluso a Rodolfo Arruabarrena, Alfaro asumió en Boca y rápidamente demostró su maniobrabilidad para gestionar jugadores de perfiles disímiles y formaciones distintas con pequeños retoques tácticos dependiendo del rival, del escenario y del contexto. Durante su segundo semestre, con jugadores polifuncionales capaces de cubrir diferentes posiciones sobre el campo, probó diferentes variantes hasta alcanzar su mejor versión. Hoy Boca es un equipo imprevisible para el rival.

Con el orden, la solidez y el sacrificio como banderas, Alfaro fue construyendo certezas de atrás para adelante. Afianzó a Esteban Andrada como indiscutido bajo los tres palos, edificó una defensa cada vez más amalgamada con Lisandro López como pilar, probó alternativas hasta recuperar al mejor Iván Marcone y construyó un mediocampo en el que todos juegan y todos corren. Acopló a los refuerzos, sentó en el banco a pesos pesados y recurrió a las inferiores para encontrar las piezas que le faltaban para su once ideal.

El sistema

Después de múltiples exámenes, el laboratorio de Alfaro entregó una conclusión: la formación que mejor se ajusta a este Boca es el 4-1-4-1. Lechuga recurrió al sistema en sus últimos partidos grandes: en la serie de cuartos de final frente a Liga de Quito, en el Superclásico en el Monumental por la Superliga y en el clásico frente a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro.

El triángulo en el mediocampo es la clave del once de Alfaro. Después de una estrepitosa caída en su rendimiento, Marcone se reencontró con su mejor nivel cuando volvió a jugar como único cinco, con Mac Allister y Capaldo por delante como interiores. Uno de los refuerzos que más rindió con la camiseta de Boca en el último lustro y uno de los pocos productos de las inferiores que se logró afianzar en primera, dos box to box modernos cuyo despliegue marca el ritmo acompasado del entramado colectivo que impera en Boca.

Tras destacarse por ambos flancos, Alexis brilló como interior donde juega y hace jugar gracias a su calidad y su inteligencia, pero donde también raspa gracias a su entrega. Con mayor libertad, puede soltarse para darle la estocada final a la defensa con un pase filtrado para encontrar al nueve o con su propia conducción. Mac Allister es la síntesis del Alfarismo.

Boca en defensa

La propuesta es simple: todos corren y todos meten. El primer mandamiento de Alfaro es evidente: todos tienen tareas defensivas. El compromiso y el sacrificio son imprescindibles en un equipo en el que cada una de sus piezas está convencida de su tarea. Existe un mérito insondable de Alfaro en conseguir que incluso los más díscolos se hayan adaptado a su estricto régimen.

El nueve -Wanchope, Hurtado o Soldano- es el primer defensor. También es el único que queda por delante de la línea de la pelota, tapando la proyección de los centrales, cuando el rival tiene la posesión.

Boca se repliega automáticamente, por detrás de la mitad de la cancha, con un semblante pasivo hasta que el oponente se planta en campo contrario. Según OPTA, Boca es el 14º equipo en la Superliga en secuencias presionadas y 11º en pases por acción defensiva. Incluso la diferencia en Copa Libertadores con respecto a River es grande, una cabal demostración de la actitud defensiva de los protagonistas de la semifinal.

La pasividad de Boca dura hasta que el rival pone un pie en la parcela Xeneize: el interior correspondiente a cada sector -Mac Allister si atacan por la izquierda, Capaldo si atacan por la derecha- se activa y ejerce una presión automática sobre quien transporta la pelota. La presión en campo propio es permanente y ninguno de los involucrados se entrega al ridículo: recupera su posición y se reagrupa para mantener la línea.

Durante su etapa pasiva, los cinco mediocampistas tapan líneas de pase. Los dos volantes por afuera custodian que los laterales no pasen al ataque y, si los centrales intentan un pelotazo, Lisandro López y Carlos Izquierdoz despejan la amenaza. Con un equipo rocoso que se cierra bien atrás, López e Izquierdoz se lucen en el juego aéreo. Otro mérito de Alfaro: potenciar las virtudes de sus piezas desde lo estructural.

Si el adversario consigue saltar líneas y empieza a avanzar, Boca retrocede. El de Alfaro es un equipo corto que se abroquela, sin conceder espacios, en torno al área de Esteban Andrada. El objetivo es uno solo: que el área sea un terreno inexpugnable.

Es complejo sostener el andamiaje, sin fisuras, durante noventa minutos. Con un plantel convencido de que la fórmula es la indicada para este momento, Boca lo consigue. La concentración permanente de todos sus eslabones para no incurrir en errores es un mérito que suele subestimarse.

Ante cualquier error o distracción, aparece un Andrada colosal. Con apenas un gol en contra en el semestre, es la gran figura Xeneize. Con naturalidad y sencillez resuelve las acciones más complejas en partidos de trámites diversos: puede sostener a Boca en partidos ampliamente desfavorables como frente a Banfield o intervenir en un puñado de situaciones aisladas en juegos que su equipo domina sin problemas.

Andrada se afianza como uno de los mejores arqueros de América gracias a su completo repertorio: rápido de reflejos, inteligente para resolver a partir de su ubicación, con sobriedad en el juego aéreo, buena lectura para anticipar como líbero en situaciones extremas y con una precisa pegada para ubicar a sus compañeros en posiciones favorables en ataque. La única incógnita en torno a su figura, consolidada como indiscutido en el arco azul y oro, es su respuesta en situaciones críticas: falló en la final de la Copa de la Superliga y dejó dudas en la final en Madrid frente a River. Andrada en particular y Boca en general aprobar el examen mental.

Boca en ataque

El complemento lógico de su faceta defensiva es el contragolpe como recurso ofensivo. Boca roba en campo propio y se lanza al ataque. Marcone es el primer pase, rápido en busca de uno de los dos interiores para desatar el caos. El talento individual que Alfaro tiene a disposición marca la diferencia. En ese esquema sólido y ordenado, el mismo mediocampo que se inmola en defensa tiene las virtudes necesarias para lastimar gracias a su manejo, su despliegue, su pegada y su jerarquía.

De los nombres propios que Alfaro escoja dependerá el semblante de Boca. El triángulo en la mitad de la cancha debería salir de memoria: Marcone de cinco con Alexis y Capaldo como interiores. Las incógnitas de cara al Superclásico de semifinales se suscitan en los flancos.

En la derecha, la posible ausencia de Eduardo Salvio truncó la planificación ideal de Alfaro. Las variantes son dispares. Franco Soldano, nueve improvisado en la posición, podría repetir como en la visita al Monumental por la Superliga con la intención de ser el foco de los pelotazos para sortear la asfixiante línea de presión Millonaria.

Si bien Sebastián Villa, relampagueante pero falible en la definición, sería la opción lógica para reemplazar a Salvio por características naturales, la disciplina de Soldano podría inclinar la balanza en su favor. En ataque, el objetivo de su presencia es generar situaciones frente a Casco. El ejemplo que encarna la idea es el gol que Nelson Haedo Valdez le convirtió a River en Paraguay.

Sea Soldano o Villa, cualquiera de los dos tendrá que hacer el esfuerzo de retroceder para evitar la superioridad que suele generar Milton Casco en ataque.

En la izquierda, donde el elegido también tendrá que replicar su entrega para retroceder con Gonzalo Montiel, Bebelo Reynoso parece haberle ganado la pulseada a Mauro Zárate. El ex Talleres le aportará mayor caudal futbolístico, juntándose con Mac Allister, para marcar el pulso e intentar arrebatarle la pelota a River y manejar los tiempos del partido a un rival que, en la intensidad de la transición, es letal. Reynoso, además, mostró mayor ductilidad para entorpecer las líneas de pase rivales. Zárate, con más gol y mayor proyección ofensiva, parece relegado.

El plan de Boca es sencillo pero efectivo. Wanchope Ábila es el nueve indiscutido tras la salida de Darío Benedetto. Recuperado de la lesión pero con poco rodaje, su influencia en la propuesta de Alfaro es determinante. Cada intervención suya, batallando con los centrales rivales, oxigena a un equipo que lo busca como salida. Ábila responde, imponiéndose gracias a su poderío físico, ejerciendo como válvula de escape ganando tiempo para que la línea de cuatro mediocampistas por delante de Marcone se sume al ataque.

La receta

Alfaro asumió en Boca sabiendo que River es la deuda pendiente de un club que durante los últimos cinco años fue campeón local y protagonista internacional. Sin embargo, Gallardo fue un enigma sin solución. La iniciativa más audaz, de igual a igual, que plantearon Arruabarrena y Barros Schelotto no funcionó. Boca no parece estar en condiciones de plantear un partido de ida y vuelta, golpe por golpe, frente a River.

Desde que desembarcó en La Boca, utilizó sus nueve meses como banco de prueba para parir el equipo que afrontará el desafío más exigente de su carrera, un duelo que definirá el destino de su ciclo en Boca.

El plan funcionó, en el apartado defensivo, por la Superliga. Limitar a River a un ataque posicional es la mejor opción para condicionar al mejor equipo de América. Con el retorno de Wanchope Ábila, Boca tendrá un salto de calidad en el puesto de nueve. Si Salvio finalmente es titular, la estrategia que aplicó Alfaro en el 0-0 podría ganar mayor sustancia y conseguir que sea efectiva desde la jerarquía de los nombres propios. La salida de Daniele De Rossi, con Marcone en su posición y Alexis como interior, le permitirá a Boca buscar a Mac Allister a espaldas de Enzo Pérez.

Salir a atacar a este River es prácticamente suicida. Racing, el último campeón argentino, puede dar fe. La mejor apuesta para el Boca de Alfaro es cerrarse atrás para cortar las líneas de pase, limitar los pasillos interiores, bajarle el ritmo al partido y provocar los centros a un área en donde Izquierdoz y López deberían imponerse a Borré y Suárez. En definitiva, Boca tendrá que repetir el escenario que más incomoda a River para evitar someterse a la transición con espacios en la que el conjunto de Gallardo se luce. Con el juego aéreo a su favor y la pelota parada como una de sus grandes ventajas con respecto a su acérrimo enemigo, el Xeneize apostará por un plan tan falible como cualquier otro.

Dos incógnitas se erigen en torno al Xeneize. ¿Cómo reaccionará, el equipo en general y Alfaro en particular, si se encuentra en desventaja? La segunda, más previsible: Boca tendrá que resolver el factor emocional y anímico del peso de su historia reciente cuando se mida nuevamente a la bestia negra que estropeó su último lustro.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fútbol

Fuera de juego: Brian Fernández fue despedido por la MLS

Published

on

Brian Fernandez

Tras poco más de un mes de haber entrado al Programa de abusos de sustancias (SABH, por sus siglas en inglés), la MLS decidió ponerle punto final al contrato de Brian Fernández: le rescindió el contrato y lo desvinculó de Portland Timbers. El delantero, de 25 años, había ingresado voluntariamente al programa, por lo que se desconoce si el despido fue por incumplimiento o si existen otros motivos. El escueto comunicado oficial tiene solo dos líneas y solo anuncia la rescisión y la baja en la lista de buena fe de los Timbers.

Su llegada a Portland: tiempos de esperanza

La carrera de Brian: goles e indisciplina

Delantero veloz, punzante. Sus inicios en Defensa y Justicia despertaron el interés en el fútbol argentino. Y su salto (lógico) a Racing lo dejaba en la ruta perfecta hacia Europa. Pero todo se derrumbó el 10 mayo de 2015, cuando un control antidopaje en un Racing-River lo sacó del juego. Después se conoció que otro control, del partido ante Guaraní de Paraguay disputado el 7 de mayo, también dio positivo. En los dos casos apareció la misma droga social.

Recién volvió a jugar al fúbol dos años después, pero algunos actos de indisciplina lo terminaron dejando sin lugar en Racing. Y ahí empezó un recorrido que hasta hoy lo llevó a jugar en cuatro países fuera de la Argentina: primero pasó por Sarmiento de Junín (6 partidos), y después siguió su carrera por Metz de Francia (7 partidos), Unión La Calera de Chile (12 partidos y 11 goles), Necaxa (32 partidos y 18 goles) y Portland Timbers de la MLS (16 partidos y 11 goles en Liga, con un contrato de Jugador Designado). Un trotamundos que encontró fuera de su casa sus mejores rendimientos y que estaba renaciendo gracias a sus actuaciones en los últimos tres destinos. Cuando parecía que el ingreso al programa de la MLS era solo un paréntesis para recuperarse, un par de semanas después todo volvió a derrumbarse. Y ahora se abre una incógnita para 2020.

Más allá de que tanto él como la MLS destacaron que su ingreso al programa fue voluntario, fuentes de Estados Unidos (sitios como ProSoccerUSA, entre otros) señalan que los problemas de Fernández habrían empezado mucho antes del ingreso y que durante el programa habría mostrado un comportamiento “poco profesional”, con sesiones de capacitaciones a las que no habría concurrido.

Continue Reading

Fútbol

Eurocopa 2020: ¿Cómo es el sistema de clasificación?

Claves para entender el nuevo formato.

Published

on

La Eurocopa 2020 será un certamen histórico: la máxima competición de selecciones del Viejo Continente se celebrará en doce sedes. Glasgow, Dublin, Copenhague, Budapest, Bucarest, Bilbao, Ámsterdam, San Petersburgo, Roma, Múnich, Bakú y Londres serán las ciudades que recibirán al torneo itinerante.

Además de la revolucionaria organización, la clasificación también sufrió modificaciones sustanciales a partir del debut de la Liga de las Naciones de la UEFA. Las eliminatorias ofrecen un entramado de mayor complejidad que explicaremos al detalle cómo es el sistema que decidirá a los 24 equipos que participarán del certamen a partir del 12 de junio del año próximo.

Eliminatorias Eurocopa 2020

Por esta vía accederán 20 de los 24 integrantes del certamen continental. Se clasificarán directamente a la Eurocopa los dos primeros equipos de cada grupo. Se eliminó el sistema de repechaje que previamente se utilizaba para las clasificaciones europeas.

Clasificados: Bélgica, Italia, Rusia, Polonia, Ucrania, España, Turquía, Francia, Inglaterra, República Checa, Finlandia y Suecia.

Grupo A

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Inglaterra (C)18760133627
República Checa (C)15750213103
Kosovo11732213121
Bulgaria37034517-12
Montenegro38035322-19

Partidos pendientes

  • Kosovo-Inglaterra
  • Bulgaria-República Checa

Grupo B

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Ucrania (C)19761015213
Portugal14742120614
Serbia13741215150
Luxemburgo47115714-7
Lituania 18017525-20

Partidos pendientes:

  • Serbia-Ucrania
  • Luxemburgo-Portugal

Grupo C

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Alemania (C)18760124618
Holanda (C)16751119712
Irlanda del Norte137412871
Bielorrusia48116416-12
Estonia17016221-19

Partidos pendientes:

  • Países Bajos-Estonia
  • Alemania-Irlanda del Norte

Grupo D

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Dinamarca15743022517
Suiza1474211358
Irlanda127331642
Georgia88224711-4
Gibraltar07007225-23

Partidos pendientes:

  • Irlanda-Dinamarca
  • Gibraltar-Suiza

Grupo E

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Croacia (C)17852117710
Hungría12740389-1
Gales117322862
Eslovaquia10731311110
Azerbaiyán17016516-11

Partidos pendientes:

  • Gales-Hungría
  • Eslovaquia-Azerbaiyán

Grupo F

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
España (C)23972026521
Suecia (C)18953120911
Noruega14935117107
Rumania14942317107
Islas Feroe39108427-23
Malta39108225-23

Partidos pendientes:

  • Suecia-Islas Feroe
  • España-Rumania
  • Malta Noruega

Grupo G

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Polonia (C)22971115312
Austria (C)19961219811
Eslovenia1494231486
Israel1193241617-1
Macedonia1193241113-2
Letonia09009228-26

Partidos pendientes:

  • Polonia-Eslovenia
  • Letonia-Austria
  • Macedonia-Israel

Grupo H

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Francia (C)22971123617
Turquía (C)20962116313
Islandia16951312102
Albania13941416124
Andorra49117318-15
Moldavia39108324-21

Partidos pendientes:

  • Moldavia-Islandia
  • Andorra-Turquía
  • Albania-Francia

Grupo I

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Bélgica (C)27990034232
Rusia (C)21970228820
Escocia1294051318-5
Chipe10931514140
Kazajistán1093151214-2
San Marino09009146-45

Partidos pendientes:

  • Bélgica-Chipe
  • San Marino-Rusia
  • Escocia-Kazajistán

Grupo J

SelecciónPuntosJugadosGanadosEmpatadosPerdidosGoles a favorGoles en contraDiferencia
Italia (C)27990028325
Finlandia (C)1896031587
Grecia1193241013-3
Bosnia10931517170
Armenia1093151316-3
Liechtenstein29027228-26

Partidos pendientes:

  • Liechtenstein-Bosnia y Herzegovina
  • Italia-Armenia
  • Grecia-Finlandia

Playoffs

Los ganadores de cada grupo de cada una de las divisiones (A, B, C o D) de la Liga de las Naciones de la UEFA 2018-2019 tendrán una segunda oportunidad de clasificar a la Eurocopa 2020, siempre que no accedan directamente por intermedio de las Eliminatorias convencionales.

En caso de que un país consiga el boleto en la ronda eliminatoria, la siguiente selección mejor clasificada en su división (A, B, C o D) en la Liga de Naciones ocupará su lugar.

Cuatro equipos lucharán por el único pasaje que cada división otorga para la Euro 2020. El formato será un cuadro convencional de semifinales y final, ambas instancias a un único partido. Los encuentros se celebrarán entre el 26 y el 31 de marzo de 2020.

Liga A

Ganadores de grupo: Países Bajos, Suiza, Portugal e Inglaterra

Ránking: Portugal, Países Bajos, Inglaterra, Suiza, Bélgica, Francia, España, Italia, Croacia, Polonia, Alemania e Islandia.

Liga B

Ganadores de grupo: Ucrania, Suecia, Bosnia y Herzegovina y Dinamarca

Ránking: Bosnia y Herzegovina, Ucrania, Dinamarca, Suecia, Rusia, Austria, Gales, República Checa, Eslovaquia, Turquía, Irlanda e Irlanda del Norte.

Clasificados a playoffs: Bosnia.

Liga C

Ganadores de grupo: Escocia, Finlandia, Noruega y Serbia

Ránking: Escocia, Noruega, Serbia, Finlandia, Bulgaria, Israel, Hungría, Rumania, Grecia, Albania, Montenegro, Chipre, Estonia, Eslovenia y Lituania.

Clasificados a playoffs: Escocia y Noruega.

Liga D

Semifinales: Georgia vs Bielorrusia y Macedonia vs Kosovo

Continue Reading

Fútbol

Ceder la pelota como sistema para independizarse de Messi

La Argentina venció a Brasil por 1-0 en el anteúltimo amistoso del año y dejó un recado pragmático

Published

on

Festejo argentina contra Brasil

El Messi combativo de la Copa América mantuvo su lugar y sus características en Riad. Lejos del póster, se arremanga y se transforma. Puede dejar en el camino a dos rivales y meter un pase delicioso, pero también ser la primera referencia en el retroceso. Puede marcar, de penal, de tiro libre, o de rebote. Pero también puede ser simplemente un conductor, el eje en las salidas rápidas para asociarse con los mediocentros o con el punta de turno (Lautaro Martínez, en este caso). En Arabia Saudita, la Argentina ganó el clásico ante Brasil por 1-0, con Messi como autor del único tanto del encuentro (69 gritos con la albiceleste). Y con un recado pragmático de este grupo que en pocos meses dejará de ser parte de la transición para mutar en una realidad que deberá buscar un lugar en Qatar 2022: ceder la pelota como sistema también puede dar resultado. Una idea que bien podría ser parte del proceso de independencia.

Fue un partido de momentos. De cuartos de hora que se fueron repartiendo a discreción. Con Brasil como el claro dominador de las acciones, pero con un buen partido de la selección de Lionel Scaloni en todas sus líneas. Más allá de algunas desatenciones de Esteban Andrada y los centrales (en los primeros minutos no solo le regalaron oportunidades a los delanteros rivales, sino que les obsequiaron un penal innecesario), la solidez y el buen trabajo físico fueron los estandartes de un grupo que necesitaba un triunfo así. El recambio y el golpe sobre la mesa en el clásico se necesitaban entre sí. Los pocos minutos de buenas acciones ofensivas fueron apenas un oasis albiceleste, pero, de todas formas, los hombres de ataque estuvieron lejos de desentonar. El esfuerzo de Martínez (cerca del final falló su gran oportunidad) se completó con un Messi que trató de sacar ventaja por la derecha y con un mediocampo que tuvo a Lucas Ocampos en buena forma. No hay forma de encontrar lirismo en un planteo así, pero sí rescatar cierta madurez. Un esfuerzo que tiene su premio en el triunfo.

Si la posesión fue de Brasil, los remates al arco fueron de la Argentina. Brasil tuvo la pelota (66%), pero no generó peligro. La Argentina cedió el control del balón (34% de posesión y apenas 288 pases contra los 564 del rival), pero puso a los brasileños contra las cuerdas, con Alisson como figura al controlar las intervenciones de pelota parada. Sin tanto juego asociado, la pelota detenida fue el arma que utilizó la selección para buscar lastimar. Eso sí, la idea de Scaloni tuvo un costo que puede costar alto en otras circunstancias: estuvo cerca de las 30 faltas, duplicando al rival. Una luz roja que no se puede dejar pasar por alto para choques con árbitros menos permisivos. Algo está claro: lejos de pensar en neutralizar a Brasil y sentirse inferior, la Argentina sí prefirió no tomar el protagonismo del partido, bajarse del cartel y ponerse el overol.

Sin brillar, pero dejando buenas sensaciones, la selección disfrutó del regreso de Messi (suspendido por sus dichos contra la Conmebol, tras el partido ante Chile en el duelo del tercer puesto de la Copa América 2019) con una siempre necesaria victoria superclásica. Un triunfo que suele dar aire y cambiar los ánimos. El combinado de Scaloni venció al vigente campeón de América con el tanto de la Pulga y dejó Medio Oriente con una sonrisa. El joven combinado, apuntalado por el astro, mostró una versión seria y fiable. Un clásico frente a Brasil siempre es especial y la Argentina redondeó una buena actuación en Riad. El brillo se lo demandarán cuando el recambio acumule los kilómetros necesarios de rodaje.

Continue Reading

Trending