Connect with us

Fútbol

El conflicto de Nagorno-Qarabag

En Luxemburgo, el partido entre Dudelange y Qarabag fue postergado durante 30′ después de que un dron sobrevolara el estadio.

Published

on

El conflicto de Nagorno-Qarabag volvió a entrometerse en el fútbol: durante el encuentro entre Dudelange de Luxemburgo y el Qarabag de Azerbaiján, un dron con la bandera de la región en disputa sobrevoló por el Stade Josy Barthel. Qarabag ganaba por 2-0 cuando el árbitro John Beaton se vio obligado a suspender el partido: con 14 jugadores azeríes, el visitante se negó a continuar con el partido.

Qarabag fue fundado en 1951 en la localidad de Agdam, convertida en ciudad fantasma desde el estallido del conflicto bélico. Al igual que las miles de personas que habitaban la región, el club debió asilarse en Bakú, a 250 kilómetros de su casa.

Gara Garayev, una de las estrellas del equipo y de la selección azerí, intentó sin éxito bajar el dron de un pelotazo. Después de media hora, el partido se reanudó y Qarabag se quedó con el triunfo por 4-1 frente a Dudelange por el Grupo A de la Europa League.

No es la primera consecuencia que el conflicto tiene en el fútbol europeo. El más resonante sucedió el año pasado, cuando una de las estrellas de uno de los finalistas de la Europa League no pudo viajar a Bakú para participar de la definición.

El partido de la vergüenza

Henrikh Mkhitaryan no jugó la última final de la Europa League frente al Chelsea. No estaba suspendido ni lesionado. Tampoco había sido marginado por el entrenador Unai Emery. El armenio, el cuarto mayor sueldo y el tercer máximo goleador del plantel en la temporada, reunió a sus compañeros antes del entrenamiento del martes anterior a la final y les anunció su decisión de no viajar junto a ellos a Bakú, la capital de Azerbaiyán que alojó la definición el pasado 29 de mayo.

Mkhitaryan fue baja de un partido en Azerbaiyán por tercera oportunidad en su carrera. En 2015, cuando aún vestía la camiseta del Borussia Dortmund, no participó del triunfo del equipo alemán frente al Gabala por el Grupo C de aquella edición de la Liga de Europa. El 4 de octubre pasado evitó la travesía y se perdió el duelo frente al Qarabag por la segunda jornada del Grupo E del mismo certamen. ¿La razón? El antiarmenismo extremo que impera en territorio azerí como consecuencia del conflicto aún latente de Nagorno-Qarabag.

Arsenal oficializó su ausencia mediante un comunicado“Hemos explorado a fondo todas las opciones para que Micki forme parte de la plantilla, pero, después de discutirlo con el jugador y con su familia, hemos decidido que no forme parte de la expedición. Le escribimos a la UEFA expresándoles nuestra profunda preocupación por esta situación. Micki ha sido un jugador clave en nuestro camino hacia la final y es una gran pérdida para nosotros”.

“Habiendo considerado todas las opciones actuales, tuvimos que tomar la difícil decisión de no viajar con el equipo a la final de la Europa League. Es el tipo de partidos que no aparece muy a menudo para nosotros, los jugadores, y debo admitir que me duele mucho perderlo. ¡Estaré animando a mis compañeros de equipo! Vamos a traer la Copa a casa”, escribió Mkhitaryan en su cuenta de Instagram junto a una foto abrazado al trofeo que recibirá el ganador: el armenio había marcado el segundo gol del Manchester United en la final frente al Ajax de 2017.

Emery, entrenador de los Gunners desde mayo de 2018, explicó su postura en una conferencia de prensa: “Es una mala noticia que no podamos hacer nada. Es una decisión muy personal y necesitamos respetarlo. Yo respeto su decisión. No puedo forzarlo a ir porque yo lo respeto. Para mí, es muy importante si está con nosotros para ayudarnos con su calidad y su capacidad, pero eso está fuera de mi alcance. Respeto al 100% su decisión”.

“Trabajando junto al Arsenal FC, la UEFA buscó y recibió garantías de las más altas autoridades del país con respecto a la seguridad de los jugadores en Azerbaiyán. Como resultado de estas garantías, se desarrolló y entregó al club un plan de seguridad integral. Si bien el club reconoce los esfuerzos que han realizado la UEFA y el gobierno azerí de esta manera, respetamos la decisión personal de no viajar con el jugador”, proclamó la UEFA que eligió a Bakú como sede en diciembre de 2017.

La entidad que preside el esloveno Aleksander Ceferin le garantizó una visa especial y un operativo de seguridad reforzado a Mkhitaryan, quien de todas maneras se quedó en Londres mientras dos equipos ingleses se trasladaron más de 4500 kilómetros para disputar una de las finales más polémicas de la historia, una definición en la que Chelsea vapuleó por 4-1 a un Arsenal sin Mkhitaryan: sus miedos lógicos y los de su familia se explican en el pasado.

La guerra del Alto Karabaj

Nagorno-Karabakh, enclave armenio en territorio azerí, es el epicentro del conflicto territorial, étnico y religioso entre Armenia y Azerbaiyán desde hace un siglo en el capítulo moderno de una conflagración cuyos argumentos, de un lado y del otro, se empezaron a escribir desde antes de Cristo.

La pugna por la soberanía de la región se exacerbó durante los primeros años del siglo XX . Las masacres entre armenio y tártaras -actuales azeríes- se sucedieron una tras otra hasta 1918 cuando, tras la Revolución de Octubre en la República de Rusia, tres naciones Caucásicas, Georgia, Armenia y Azerbaiyán, se unieron en la República Democrática Federal de Transcaucasia. Su existencia fue efímera: se formó el 24 de febrero y se disolvió el 28 de mayo después de la secesión georgiana.

Recién independizadas, Armenia y Azerbaiyán protagonizaron una cruenta guerra para delimitar su frontera. El Alto Karabaj, de prominente población armenia, intentó sin éxito proclamarse como una república independiente. La intervención de la incipiente Unión Soviética, con Iósif Stalin como líder, instauró una paz que duró casi siete décadas. Compartían tradiciones y una misma cultura en una convivencia sin sobresaltos aunque hablaban diferentes idiomas y profesaban religiones disímiles: los armenios son católicos, los azeríes son musulmanes.

Stalin, Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo -símil Primer Ministro actual-, demarcó los límites. Un Buró Caucásico conformado por siete integrantes bolcheviques y supervisado por Stalin determinó por mayoría en 1921 que la región de Karabaj pertenecía a la naciente República Socialista de Armenia pero después de múltiples protestas azeríes, el comité revisó y retrotrajo su decisión. Stalin oficializó la cesión del territorio mediante un decreto firmado el 5 de julio de 1921. Dos años después surgió el primer movimiento independentista: el óblast autónomo del Alto Karabaj.

La muerte de Stalin y las reformas de Mikhail Gorbachev, especialmente el glasnost que aumentó la libertad de expresión para los ciudadanos soviéticos de expresarse en contra del regimen y de sus líderes, el 20 de febrero de 1988 los caudillos de la Región Soviética de Karabaj votaron de forma unánime su intención de pertenecer a la República Armenia.

Siete días después, el horror: el pogromo de Sumgait, una ciudad a 25 kilómetros de Bakú. Una turba de azeríes fue casa por casa, puerta por puerta, asesinando a los hombres, violando e incinerando a las mujeres. Si bien la lista de víctimas oficial es de 32 personas -26 armenios y 6 azeríes-, la cantidad de fallecidos sería de 200 durante la cruenta matanza que se extendió durante tres días hasta que el Ejército Rojo intervino en una tardía decisión de Gorbachov.

La guerra había empezado mientras la Unión Soviética caía. Murieron entre 20.000 y 30.000 personas. Un millón huyeron de sus hogares convertidos en refugiados para escapar del terror. El nacionalismo desmedido alimentó una contienda que se extendió hasta que el 16 de mayo de 1994 se firmó un cese al fuego en los papeles que nunca se materializó en la realidad de un conflicto congelado siempre latente: ya son más de 3.000 muertes desde que se rubricó el inestable acuerdo de paz.

Los independentistas de Nagorno Karabaj crearon un Estado independiente de facto: la república de Artsaj, un territorio de 150.000 habitantes que no es reconocido por ningún estado ni organización internacional y que aún pertenece a Azerbaiyán pese a que utiliza la misma moneda e idioma que Armenia. Su capital es Stepanakert.

Su selección de fútbol no es miembro de la FIFA ni de la Confederación Asiática de Fútbol ni de la UEFA. En 2014 participó del Mundial de ConIFA que agrupa pueblos no afiliados a la FIFA: finalizó en la novena ubicación.

Azeríes y armenios tienen sus respectivos equipos de fútbol con sus orígenes en Nagorno Karabaj. Qarabag, de la localidad de Agdam que fue convertida en una ciudad fantasma durante el estallido de la guerra, debió mudarse a Baku y se transformó en el conjunto más poderoso de su país, el primero en clasificarse a la fase de grupos de la Champions League.

El empresario armenio Sevan Aslanyan, con raíces en Nagorno-Karabag, fundó el Artsakh FC el 1 de junio de 2017. El conjunto, que rememora al principal combinado armenio de la región en disputa, ascendió en su primera temporada y actualmente juega en Yerevan, capital de Armenia.

Los dos equipos se bautizaron con el nombre de la región, cada uno en su lengua.

El caso Safarov

Elconflicto, interrumpido, aún no ha encontrado una solución permanente. La elección de Ilham Aliyev como presidente en octubre de 2003 atizó las tensiones entre ambos países. Sus declaraciones belicosas despertaron el odio adormecido. Su incitación incrementó los tiroteos en la frontera. Entre el 2 y el 6 de abril de 2016, ambos bandos retomaron las armas e iniciaron una guerra que duró cuatro días. El último incidente, uno de los cien incidentes armados en dos décadas, fue en 2018.

Más allá del recorrido sangriento de los últimos veinte años, hay un caso particular que expone y explica de forma contundente e inapelable los miedos de Mkhitaryan: el asesinato de Gurgen Margaryan.

Margaryan, de 26 años, era un teniente del ejército armenio que el 11 de enero de 2004 viajó a Hungría para participar de un curso de inglés de tres meses organizado por el programa de paz de la OTAN. Junto a él había viajado su compañero Hayk Makuchyan. Al mismo programa asistió Ramil Safarov, oriundo de la localidad de Jabrayi que hoy forma parte de la República de Artsaj, quien ocupaba idéntico rango que Margaryan pero en las fuerzas armadas de Azerbaiyán.

El 18 de febrero, Safarov fue a un supermercado de la cadena Tesco cercano al Estadio Ferenc Puskás ubicado en Budapest, compró un hacha y una piedra para afilarla que ingresó a su cuarto en la Universidad de Defensa Nacional en una bolsa de la que nadie se percató.

Safarov, cuyo compañero ucraniano había regresado a casa para participar del funeral de un familiar, afiló el hacha en su pieza hasta las 5 de la mañana del 19 de febrero cuando se dirigió, hacha en mano, al cuarto de Margaryan y le asestó 18 hachazos en su cuello hasta prácticamente degollarlo. El húngaro Balász Kuti era su compañero de habitación y se despertó después de las primeras puñaladas.

“Compartíamos un cuarto. La tarde anterior estábamos viendo un partido de fútbol entre Armenia y Hungría mientras Gurgen hacía su tarea en el escritorio. Cuando entendí que algo terrible había pasado ya había sangre a mi alrededor. Empecé a gritarle al azerí suplicándole que parara, pero me dijo que él no tenía ningún problema conmigo y que no me iba a tocar, mientras apuñalaba un par de veces más antes de irse. La expresión de su rostro era como si estuviera contento de haber terminado algo importante. En shock, salí corriendo para pedir ayuda, mientras Ramil se fue en otra dirección”, recordó Kuti.

Ensangrentado, Safarov fue a la caza de Makuchyan pero se encontró con que su puerta estaba trabada. La policía finalmente logró capturarlo y Safarov confesó en su declaración inicial el asesinato de Margaryan y el intento de asesinato de Makuchyan.

La defensa de Safarov, que argumentaba que matar a un armenio no es un crimen en su país, esgrimió como justificativo que Margaryan y Makuchyan habían orinado sobre la bandera azerí, una deshonra que provocó la reacción del asesino. Sin embargo, Kuti como Makuchyan refutaron esa estrategia hasta que el propio Safarov desmintió a sus abogados durante su testimonio en la corte.

Ninguno de los dos armenios deshonró la bandera de Azerbaiyán: a Margaryan lo mataron por una sonrisa. “La razón por la que cometí el asesinato es porque pasaron por al lado y me sonrieron. En ese momento decidí matarlos”, justificó Safarov.

Su declaración testimonial, sin remordimientos, fue espeluznante: “Me arrepiento de no haber matado a más armenios antes. Llamo a que maten a todos los armenios. Mientras ellos vivan, nosotros sufriremos”.

El 13 de abril de 2006 la justicia húngara lo condenó a cadena perpetua con la posibilidad de recurrir la sentencia recién en 2036. Después de ocho años, Safarov fue extraditado a Azeribaján el 31 de agosto de 2012 como consecuencia de las negociaciones diplomáticas entre húngaros y azeríes.

Margaryan volvió a morir en aquella jornada de agosto: Safarov fue recibido como un héroe en el aeropuerto e inmediatamente fue perdonado por Aliyev: “Safarov debe ser un ejemplo de patriotismo para los jóvenes del país”.

El ministro de Defensa lo ascendió al puesto de mayor y el Ministerio de Defensa le regaló un departamento, además de un resarcimiento por los ocho años preso. “Mi liberación es el triunfo de la justicia”, expresó Safarov.

Se escribieron poemas en su honor, se cantaron canciones como homenaje y hasta se inauguró un gimnasio con su nombre. Todas las ofrendas están recopiladas en una página web en su honor. Más allá del clamor popular, los principales funcionarios y referentes azeríes celebraron la libertad del asesino.

  • Novruz Mammadov, antes Director del Departamento de Relaciones Internacionales y Primer Ministro de Azerbaiyán desde el 21 de abril de 2018, declaró en aquel entonces: “Es una gran noticia para todos nosotros. Es muy conmovedor ver a este hijo de la patria, que fue encarcelado después de defender el honor y la dignidad de la gente de su país”.
  • Elnur Aslanov, Jefe del Departamento de Análisis Político e Información de la Administración Presidencial de Azerbaiyán: “Safarov es un héroe”.
  • Ali Ahmadov, Viceprimer Ministro de Azerbaiyán y Vicepresidente y Secretario Ejecutivo del gobernante Partido Nuevo Azerbaiyán: “La orden del Presidente Aliyev para perdonar a Safarov es un triunfo de la determinación, el coraje y la justicia”.
  • Elmira Suleymanova, elegida como Comisionado para los Derechos Humanos en Azerbaiyán desde 2002 : “Safarov debería ser un ejemplo de patriotismo para los jóvenes de Azerbaiyán”.
  • Zeynab Khanlarova, cantante azerí: “Safarov no es solo un héroe para Azerbaiyán: es un héroe para todo el mundo. Monumentos se deberían levantar en su honor. No todos los hombres son capaces de hacer lo que hizo. Hay dos héroes: el Presidente Aliyev y Safarov. Si yo hubiera estado en el lugar de Ramil, hubiera hecho lo mismo. Tomó la vida de un armenio, y estuvo bien en hacerlo”.
  • Gulzar Ibrahimova, escritora para niños y jefa de la Unión Pública para el Apoyo a la Educación de los Niños: “Recuerda, hijo, que hay personas buenas y malas en todas las naciones, pero los armenios son la única nación en el mundo que no tiene buenas personas o solo unas pocas personas buenas”.

Armenios en Azerbaiyán

Enese contexto es lógico que Mkhitaryan no haya viajado a Bakú, la capital de un país cuyo gobierno celebra el asesinato de un armenio indefenso mientras duerme. Los armenios no pueden ingresar a Azerbaiyán, más allá de los casos particulares en los que el propio gobierno azerí emite una autorización especial.

Levon Aronian es un Gran Maestro Internacional de ajedrez armenio que llegó a ser el segundo mejor de la clasificación mundial en 2012. Una celebridad armenia, fue campéon del mundo en 2005 y 2017, además de oro olímpico en 2006, 2008 y 2012. En 2015 viajó a Azerbaiyán para la Copa del Mundo que se celebró en Bakú. Pese a su resistencia inicial, la cual quedó inmortalizada en una carta que le escribió en febrero de 2012 a la Federación Internacional de Ajedrez, finalmente participó del evento. Dos años después, se impuso en el Abierto de Noruega por encima de Magnus Carlsen.

Una delegación armenia participó de los Juegos Europeos en 2015. 25 deportistas de ocho disciplinas diferentes viajaron a Bakú e incluso ganaron una medalla de plata. Después de largos y acalorados debates, el Comité Olímpico Nacional Armenio decidió ser parte de la primera edición del certamen.

La gran diferencia de Aronian y la delegación armenia de los Juegos Europeos con respecto a Mkhitaryan es que el jugador del Arsenal contribuyó económicamente a la iniciativa que recauda fondos para sostener la independencia de factor de la República de Artsaj en 2016 y que visitó la zona en disputa. Azerbaiyán, que ostenta un historial de detenciones a rusos y estonios con apellidos similares a los armenios, no permite el ingreso de ningún armenio a su país. Para agravar la situación de Mkhitaryan, quien es una estrella y referente en su país, viajó a la zona de conflicto en el pasado.

“Su problema es que visitó una zona ocupada sin el permiso del gobierno de Azerbaiyán”

Tahir Taghizadeh, embajador de Azerbaiyán en Gran Bretaña

Uruguay, por caso, finalizó envuelto en un conflicto diplomático con Azerbaiyán en 2012 después de que una delegación de parlmentarios uruguayos ingresaran en la región de Nagorno Karabaj. Azerbaiyán, que considera el territorio de Karabaj como propio, envió una queja formal a la Cancillería uruguaya argumentando que la visita fue ilegal por haber sido realizada sin permiso del gobierno azerí.

Un año antes, el ministro de Relaciones Exteriores uruguayo Luis Almagro había declarado: “Somos extremadamente simpatizantes de la causa armenia. Entendemos que Nagorno Karabaj está íntimamente ligado a Armenia. Su ligazón con Aremnia es el mejor camino para Nagorno Karabaj”.

Pese a que el secretario general de la Federación Azerbaiyana de Fútbol, Elkhan Mamedov, aseguró que su país entregó a la UEFA las garantías de seguridad para que Mhikitaryan pueda participar de la final de Bakú, Tahir Taghizadeh, embajador azerí en Gran Bretaña, lanzó un mensaje con aroma a amenaza: “Es un evento clase A. Si tu objetivo es jugar juegos políticos alrededor del partido, es algo diferente. Te pagan para ser jugador de fútbol, no un político, dejá las otras causas de lado. Mi mensaje a Mkhitaryan sería: sos un futbolista. ¿Querés jugar al fútbol? Andá a Bakú que vas a estar seguro, si quieres jugar con otro tema, esa es una historia diferente”.

La final de la vergüenza

Laescandalosa ausencia de Mkhitaryan no fue el único lunar de una final que quedará en el recuerdo como uno de los mayores papelones de la UEFA. El miércoles 29 de mayo, Arsenal y Chelsea se enfrentaron en la final de la Europa League en una cita para unos pocos privilegiados que se vieron forzados a desembolsar más de 2.500 libras para emprender la aventura rumbo a la sede, siempre y cuando el hincha en cuestión no sea armenio: los fanáticos armenios del Arsenal no podrán ingresar al país e incluso los usuarios de Reddit con miedo se preguntan si sufrirán alguna represalia en caso de vestir la camiseta número 7 de Mkhitaryan, la sexta camiseta más vendida del combinado londinense.

En las redes sociales también se plantean boicots que no sucederán: los hinchas propios y ajenos fantasían con una final extraoficial en Wembley, al mismo tiempo y a la misma hora, entre ambos clubes.

El escándalo se extendió más allá de la ausencia de Mkhitaryan. De las 68 mil entradas disponibles, solo 13 mil se pusieron en venta para fanáticos de los clubes protagonistas. La causa es irrisoria: el aeropuerto de Bakú no puede recibir a tanta gente al mismo tiempo: “Ofrecer más tickets a los fanáticos hubiese sido una opción irresponsable”, explicaron desde la UEFA. Los ciudadanos, mientras tanto, no podrán ingresar al centro de Bakú por una semana.

La designación de la capital azerí como sede es un capítulo más de la política del gobierno de Aliyev, reelegido por tercera oportunidad en 2018 con un 86% de los votos, para lavar la imagen de Azerbaiyán. Con el mismo fin organiza el Gran Premio de Azerbaiyán en el circuito callejero desde 2017.

Entre 2012 y 2014, el régimen azerí desembolsó 2 billones de libras en coimas a varias instituciones, lobistas y políticos para pulir la reputación de su país. 13 miembros de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa aceptaron coimas y regalos durante ese período. El escándalo salpicó a los principales políticos azeríes.

Según el informe 2018 de Amnistía Internacional, las autoridades de Azerbaiyán “intensificaron la represión del derecho a la libertad de expresión, sobre todo tras revelaciones de corrupción política a gran escala. Se bloquearon medios informativos independientes y se detuvo a las personas propietarias de ellos. Quienes mantenían una actitud crítica con el gobierno seguían enfrentándose a procesamientos por motivos políticos y a encarcelamientos tras juicios sin garantías. Se detuvo arbitrariamente y se sometió a malos tratos a personas LGBTI. Seguían sin investigarse de forma efectiva muertes bajo custodia ocurridas en circunstancias sospechosas”.

Según la clasificación mundial de libertad de prensa de Reporteros Sin Fronteras, Azerbaiyán se ubica en el 166º puesto entre 180 países, un retroceso de tres puestos ubicación a 2018, apenas por delante de Bahrain, Yemen, Cuba, Irán, Laos, Arabia Saudita, Djibouti, Syria, Sudan, Vietnam, China, Eritrea, Corea del norte y Turkmenistan.

“No contento con aplastar todas las formas de pluralismo, el presidente Aliyev ha estado librando una guerra implacable contra los críticos de los medios de comunicación restantes desde 2014. Periodistas y blogueros independientes son encarcelados por motivos absurdos si no ceden ante hostigamientos, golpizas, chantajes o sobornos. Los medios independientes, como Zerkalo y Azadlig, han sido sofocados económicamente. Otros, como Radio Azadlig, han sido cerrados por la fuerza. Los principales sitios web de noticias independientes están bloqueados. En un intento por silenciar a los que continúan resistiéndose en el exilio, las autoridades acosan a sus familiares que aún se encuentran en Azerbaiyán. El régimen también ha exportado su represión al tener periodistas detenidos en Georgia y Ucrania, y demandados en Francia. Solo bajo presión se retirará el régimen, presión que se necesita más que nunca”

Que la final de la Europa League se haya jugado en Bakú, donde también se celebrarán tres partidos de primera fase y un cuarto de final de la Euro 2020, es un capítulo más del fútbol mercantilizado, en venta permanente al mejor postor. La UEFA debería bajar las banderas que enarbola constantemente: en la final de la Europa League el fútbol no será de los fanáticos y nadie le dirá que no al racismo.

Publicado originalmente en Medium como previa de la final de la Europa League 2018-2019.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fútbol

Lado Baldo S01E01: Los días de Román

Juan Román Riquelme hizo gozar durante tres años al Villarreal de España.

Published

on

Juan Román Riquelme es el mejor jugador de la historia del Villarreal. Mientras combate en otras trincheras, viajamos al pasado para recorrer aquellos años inolvidables. 

Invitados

Rodolfo Arruabarrena, referente histórico del Villarreal que compartió equipo con Riquelme. 

Javier Pérez (@javperez11), periodista de El País. 

Abrahán Guirao (@TurboLover1984), integrante del podcast Riquelmes y Morlanes (@RiquelMorlanes). 

Unai Macias (@UnaiMacias), periodista e integrante del podcast Riquelme y Morlanes (@RiquelMorlanes). 

Los momentos inolvidables de Román en Villarreal:

La venganza de Román: Villarreal 3-0 Barcelona, un taco increíble para asistir a Diego Forlán

La mejor sociedad de la historia del Villarreal: Riquelme y Forlán destrozan a la Real Sociedad

Riquelme se escapa del Inter

El penal atajado por Jens Lehmann, el momento más triste de la carrera de Román

Continue Reading

Fútbol

El desembarco del súper-agente Bragarnik en el fútbol español

El representante argentino compró Elche, un club endeudado pero con un buen activo futbolístico

Published

on

Bragarnik

El escueto comunicado de prensa no dice mucho más que las formalidades del caso, pero resulta suficiente para darle el puntapié inicial a un nuevo proyecto en el fútbol español. “El Elche CF SAD comunica a todos los accionistas y a los aficionados en general que TENAMA INVERSIONES SL y SCORE CLUB 2019 SL, grupo inversor liderado por el empresario argentino Christian Bragarnik, han cerrado el acuerdo sobre la compraventa del paquete accionarial mayoritario del club. Con la mencionada operación, ambas partes esperan dotar al Elche CF SAD de los recursos necesarios para la estabilidad y crecimiento del Club”, cuentan. Así, se confirmó el desembarco: el súper-agente del fútbol argentino abrió sus oficinas en el sudeste ibérico.

El acuerdo se selló en las primeras horas de diciembre, pero la negociación se inició en el verano europeo y tuvo un punto llamativo en septiembre, en la previa de un partido de la selección argentina en Elche: Bragarnik apareció en un palco privado del estadio Martínez Valero junto a Daniel Angelici, presidente de Boca.

Por entonces, se sabía que el poderoso agente llevaba varias semanas en España negociando su entrada al club de Alicante. El hombre que llevó a Diego Maradona a Dorados de Sinaloa y que influyó en la posterior contratación por parte de Gimnasia y Esgrima se juntó con José Sepulcre, el máximo accionista del club ilicitano, y fue tejiendo una alianza hasta llegar al acuerdo definitivo. Eso sí, en el mercado de pases ya había dado un primer paso futbolístico: llevó al paraguayo Danilo Ortíz (exRacing, Godoy Cruz, Banfield y Dorados) con un acuerdo de “mínimo costo salarial” y “sin comisiones de por medio, y colaboró con dos millones de euros para poder inscribir el plantel en las oficinas de la Liga. Un claro mensaje de quién se hacía cargo de las contrataciones y el artilugio perfecto para saltar el control económico impuesto sobre el club de Segunda división.

Los principales reportes de la prensa española destacan una operación de 22 millones de euros por el 70% de las acciones de Sepulcre y el supuesto acuerdo ante dos causas que ponían en jaque la economía del club: la posible decisión de recuperación de dinero público de la Comisión Europea (4.1 millones de euros) y la causa judicial con la mercantil Eventos Petxina, que hasta noviembre tenía el derecho del 50% de los traspasos de Elche.

La gran incóngita es si Bragarnik llega solo junto al abogado Ricardo Pini (estuvo cerca de comprar Girona en 2015) o si también se suma Angelici como socio del grupo Score Club 2019. Este último termina su mandato como presidente de Boca este año y quedaría libre de poder sumarse al proyecto. Algo está claro: ya no causaría sorpresa.

Hoy con traje de “súper-agente” y ya con un pie en España, la carrera de Bragarnik tuvo su clic desde un videoclub, más allá de haber tenido un contacto efímero con el fútbol de ascenso, donde integró planteles e hizo inferiores como un volante de marca que sufría de las continuas lesiones. Trabajó en un supermercado chino, fue telefonista en una red de farmacias y después tuvo un videoclub, donde grababa partidos enteros y contaba con una envidiable videoteca. Un día armó un video de un jugador para un representante y después no paró más.

¿Qué objetivos tiene Bragarnik a corto plazo? El club necesita oxígeno en sus arcas y algo más de puntos en la tabla de Segunda. Al momento de la compra, Elche marcha séptimo, 27 puntos y a 12 del líder Cádiz. En la división de plata hay cierta paridad en el primer pelotón, con Almería, Huesca, Fuenlabrada y los siempre complicados Girona y Zaragoza dando pelea. Atrás de ese grupo está Elche, que tendría apuntar a tres o cuatro contrataciones clave durante el mercado invernal para apuntarle al ascenso o, al menos, a los playoffs (suben directo los dos primeros y del 3° al 6° buscan una tercera plaza).

Con el arribo de Bragarnik se produce la segunda inversión argentina en 2019 en el fútbol de España. El primero fue Antonio Caselli, quien tomó las riendas del Burgos CF, de Segunda B. Caselli desembarcó a mitad de 2019 y el consejo ya está presidido por Franco, su hijo. En la última asamblea no solo aprobaron el ejercicio anterior sino que también dieron luz verde al presupuesto más ambicioso de la historia reciente del club. Caselli invertirá 4.3 millones de euros y construirá una ciudad deportiva, con cinco canchas de fútbol, un gimnasio, un centro médico, un hotel y un restaurante. El Burgos, desde la tercera división, también quiere hacer ruido con una abultada billetera albiceleste.

Imperio Bragarnik: el informe especial de TyC Sports

Continue Reading

Fútbol

Flamengo campeón: el mundo en dos jugadas

El Mengao consiguió su segunda Copa Libertadores en una definición dramática.

Published

on

Si Flamengo iba a conquistar la segunda Copa Libertadores de su historia, exactamente 38 años después de ganar la primera, tenía que ser así. Si River, la dinastía sudamericana del último lustro, iba a perder una final tenía que ser así. El Millonario de Marcelo Gallardo maniató al indomable Mengao de Jorge Jesús, lo redujo a su mínima expresión, Rafael Santos Borré capitalizó un error defensivo y durante 89 minutos construyó méritos para quedarse con su quinto trofeo continental.

Pero Flamengo obró el milagro: su peor jugador de la tarde convirtió dos goles en tres minutos. Las dos dianas de Gabriel Barbosa, Gabigol para la ocasión, dinamitaron las ilusiones riverplatenses. El fútbol es así, lo sabe Filipe Luis y lo explicó a la perfección, sobre el campo de juego, ni bien consumada su consagración: “Jugamos muy mal, esa es la verdad. Si me preguntas si merecíamos la copa, tengo que ser honesto, diría que no. River hizo todo para ganarla, fue un gran equipo que nos cortaba todo, pero tal vez el destino tenía la gloria preparada para nosotros. Así es el fútbol”.

River borra a Flamengo

Marcelo Gallardo volvió a descifrar el antídoto para frustrar la ingeniería de un rival aplastante. La clásica presión alta de River interrumpió los circuitos de juego de un Flamengo que no tenía un plan alternativo. En cuatro meses, Jorge Jesús consiguió la utopía de afianzar una identidad que generalmente necesita más tiempo pero le faltaron semanas para diseñar un segundo sistema.

Las virtudes del Millonario desnudaron un sistema defensivo endeble que, sin la pelota ni la posibilidad de dominar a partir de la posesión, nunca resolvió la asfixiante presión alta riverplatense. Con las líneas adelantadas, River propuso duelos individuales en campo contrario para domar a los laterales e impedir su proyección. En una mitad de cancha atiborrada, Rafinha, Rodrigo Caio, Pablo Marí y Filipe Luis no encontraban desahogo. Los movimientos de salida habituales, con Willian Arāo metido entre los centrales abiertos para empezar a construir su avanzada, eran imposibles de ejecutar. El pelotazo en largo, fuera del libreto habitual, era la única solución.

Flamengo estaba incómodo pero no claudicaba: arriesgaba, sin éxito desde el fondo, jugada tras jugada. Sin embargo, le faltaba tensión, superado por el contexto, el escenario y principalmente por el rival. Todas las divididas eran de River. El carácter probado en múltiples finales, la mística construida durante el último lustro, marcaba la diferencia.

Mientras Rafinha duplicaba y triplicaba sus esfuerzos para superar líneas en conducción, la espalda de Filipe Luis era una invitación para un River que lastimaba por su flanco derecho. En el tercer ataque consecutivo por su sector llegó el gol en una jugada clásica del conjunto riverplatense: Enzo Pérez recuperó en tres cuartos, encaró y filtró un pase para Nacho Fernández que lanzó el centro atrás. Borré aprovechó la confusión de un área colmada de camisetas rubro-negras para recibir, girar y marcar el 1-0.

Con la ventaja en el marcador, River se adueñó definitivamente del trámite. Flamengo estaba desconcertado y no encontraba una solución. Jorge Jesús se enfurecía en el banco de suplentes porque Gabriel Barbosa no participaba pero era una víctima más de la superioridad Millonaria durante un primer tiempo en el que el Mengao no conseguía desplegar su arsenal ofensivo.

No fue un primer tiempo perfecto porque le faltó ser más incisivo. El despliegue descomunal de Exequiel Palacios, Nicolás De la Cruz y Borré condicionaba al Flamengo pero el equipo de Gallardo reprodujo las falencias ofensivas que evidenció durante todo el semestre: la ausencia de un creativo le impidió exprimir al máximo cada pérdida del elenco brasileño. Enzo Pérez, en una de las mejores producciones de su carrera, fue el metrónomo rojiblanco. Todo, como siempre durante el último año, pasaba por él.

River limitó y desdibujó a Flamengo pero le faltó pericia para liquidar a un rival al borde del nocaut. En un primer tiempo de guión similar a aquel clásico frente a Racing por la Superliga, al Millonario le faltó desplegar su versión más sanguinaria. Rodrigo Caio, Pablo Marí y Willian Arao sostuvieron una resistencia in extremis.

Diego como respuesta

El segundo tiempo ofreció un semblante similar aunque el desgaste de la incesante presión desplegada durante la primera etapa empezó a pasarle factura a un River que, aunque no producía en cantidad, tenía el partido bajo control. Parecía la tarde indicada para el gigante argentino cuando Franco Armani apareció en todo su esplendor para obrar su enésimo milagro ante Éverton Ribeiro en la primera jugada colectiva de Flamengo en todo el partido.

Para colmo, justo cuando Gerson empezaba a influir en el partido, el crack sufrió una lesión y tuvo que salir de la cancha. Era la peor noticia para Jorge Jesús: con su impresionante facilidad para proteger la pelota, había asumido el liderazgo de su equipo. Todas las señales eran negativas para Flamengo. Pero desde el banco emergió Diego, con sus 34 años a cuestas, y reescribió la historia.

El ex Juventus y Atlético Madrid hizo gala de su experiencia y jerarquía para asumir la conducción en el momento más caliente del partido, justo cuando la hinchada más numerosa del mundo empezaba a dudar. Bajo su dirección, apuntalado por Willian Arao, creció su equipo. Por primera vez, después de setenta minutos, Flamengo se instaló con consistencia en el campo contrario: Bruno Henrique recibía con ventaja de frente al arco y Éverton Ribeiro había encontrado a un socio que lo auxiliara en la gestación.

Mientras tanto, River empezaba a fundirse. Los últimos quince minutos, aunque con dificultades en el último tramo, el Mengao sometió a la formación de un Gallardo que no encontró respuestas en los cambios. Primero sacó a Nacho Fernández por Julián Álvarez, después confió en Lucas Pratto para ocupar el lugar de Borré y finalmente se vio forzado a reemplazar a Milton Casco con Paulo Díaz. Tal vez por primera vez en su ciclo, su mano fue contraproducente para un equipo que perdía cada vez más terreno.

“Nos faltó defendernos con la pelota de mejor manera y nada más. Estas son las derrotas que duelen, porque estuviste a nada de quedarte con el trofeo, y se te escapa. Y eso genera angustia. Nos ha tocado ganar muchas veces, y cuando te toca perder hay que saber hacerlo”, reflexionó después del partido.

Diego marcaba el pulso. Un pase en profundidad suyo y una arremetida de Bruno Henrique condicionaron a Enzo Pérez, amonestado a los 70′ después de otra infracción, un recurso sistemático para interrumpir la avanzada rival. Cinco minutos más tarde, Diego robó en campo propio y escaló hasta el área en una jugada que terminó con una chilena de Giorgian de Arrascaeta. Inmediatamente, siempre Diego, filtró un pase por la izquierda para encontrar a Gabriel Barbosa en soledad. Sin convicción, en una tarde para el olvido, lanzó un centro débil que terminó en frustración.

Gabriel Barbosa había sido el peor de los 87 minutos iniciales. Desconectado, fuera de tiempo, encarcelado por Javier Pinola y Lucas Martínez Quarta, casi no participó. Cada una de sus intervenciones terminaba en decepción. Su producción en la final parecía una frustración más en su carrera. Pero cuando ya nadie creía, Gabigol mantuvo intacta su fe, apareció por el segundo palo para empatar y aprovechó el primer error de la dupla central para el segundo.

Giorgian de Arrascaeta construyó el primer gol: le robó la pelota a Lucas Pratto en su propio campo y le sirvió el 1-1 a Gabigol después de una fantástica arremetida de Bruno Henrique. El delantero brasileño, reconvertido después de vivir toda una vida en el extremo izquierdo, fue merecidamente premiado como el mejor jugador de la Copa Libertadores.

El empate agónico hundió a un River sin reacción. Pinola falló en el cálculo ante un pelotazo de Diego y Gabigol, optimista como pocos, impuso su fortaleza física y castigó con un poderoso zurdazo que reescribió su historia, la historia de su club, en tres minutos. En su zurda vivía el milagro del Flamengo campeón.

Continue Reading

Trending