Connect with us

NFL

Miami, Shakira, J-Lo y el Hard Rock: así será el Super Bowl LIV (2020)

La NFL tendrá su “Súper Tazón” 2020 en el Hard Rock Stadium. El show de mediotiempo estará dedicado a la comunidad latina.

Published

on

Super Bowl 2020: live it Miami

El Hard Rock Stadium espera por su sexta final. Miami aguarda por la décimo primera que se dispute en el sur de Florida. El Super Bowl LIV (2020) será la 54° definición de la NFL y regresará a Miami Gardens tras diez años dando vuelta por el resto del mapa estadounidense. El domingo 2 de febrero, más de 75 mil personas podrán disfrutar en vivo del show más grande del deporte mundial. Del evento que paraliza a Estados Unidos, pero que suele generar un curioso impacto en el resto del planeta. La acción se vivirá sobre el césped del Hard Rock Stadium, el nuevo naming que tiene el otrora Dolphins Stadium o Sun Life.

Los SB en el estadio de Miami Gardens

Fecha SB Equipo   Equipo   Asistencia
22 de enero de 1989 XXIII   Cincinnati Bengals  16  San Francisco 49ers  20 75.597
29 de enero de 1995  XXIX   San Diego Chargers  26  San Francisco 49ers  49 74.107
31 de enero de 1999  XXXIII   Denver Broncos  34  Atlanta Falcons  19 74.803
4 de febrero de 2007  XLI   Indianapolis Colts  29  Chicago Bears  17 74.512
7 de febrero de 2010  XLIV   New Orleans Saints  31  Indianapolis Colts  17 74.059

Sede del Miami Open de tenis desde 2019, el Hard Rock Stadium recibirá a los campeones de la Conferencia Nacional (NFC) y de la Conferencia Americana (AFC) y todo indica que regalará un clima mucho más templado del que suele verse en estos partidos que se disputan el primer fin de semana de febrero, en pleno invierno boreal.


“305, la Ciudad Mágica, sí, es bonita. Pero no se trata de las luces, la cámara, la acción, los autos y las vistas. Se trata del espíritu y el orgullo de las personas que siguen siendo verdaderas. Miami pone culture y cultura. Es una mezcla poderosa con la energía correcta, el ambiente correcto. Todo tipo de personas, es un crisol, una sola tribu. No necesitamos mirar a nuestro alrededor, siempre tenemos el sonido correcto. De bachata a merengue, salsa a música de bajo. Hip hop a EDM, dejamos que todo el mundo suene. Somos de cosecha propia y equipo local, el fondo donde se han construido dinastías. No dormimos, vivimos sueños. Desde South Beach hasta el puente. Desde Little Havana, Overtown, Little Haiti, Wynwood, Allapattah, Liberty City, Carol City, Opa-Locka, todo está bien. Desde el sur de Homestead, Goulds, P-rem, South Miami, Saguesera, todos somos geniales. En la parte inferior del mapa pero siempre estamos arriba, organizando el Super Bowl LIV haciendo historia. 11 Super Bowls, producimos la mayoría de los jugadores de la NFL y eso no es ningún misterio. Sí, tenemos glamour, sí, tenemos ostentación, pero es el triunfo, el sacrificio y el dolor lo que hace que Miami, la gente y la ciudad estén fuera de la cadena. 305, lo sangramos y lo vivimos. ¡Dale!”


Cinco cosas que hay que saber del Super Bowl 2020: tickets, halftime show y más

  • Hay tickets en varias páginas de reventa, pero quienes salen más beneficiados son los dueños de abonos de los equipos finalistas y los que viven en Miami (se le otorgan boletos al anfitrión). En el mercado secundario se puede ir buscando opciones en portales como StubHub o Ticketmaster. Pero ninguno incluirá las opciones de alojamiento (vale recordar que en la fecha del Super Bowl suele explotar el mercado de la reventa y de la hotelería).
  • Las entradas VIP para el SB LIV se pueden comprar en la tienda online oficial NFL Location, donde también se pueden conseguir paquetes especiales, con tickets para el partido, all inclusive para la gala pre-game o meet & greets con leyendas del fútbol americano. ¿Precios? El paquete más barato se consigue a 4500 dólares por persona.
  • El halftime show: Jennifer López y Shakira fueron las artistas confirmadas por Pepsi para ser parte del show del entretiempo en la final del Super Bowl 2020. “Vamos a prender fuego el mundo”, anunciaron ellas en sus redes sociales. La idea de la organización es aprovechar a Miami como sede y darle un guiño a la comunidad latina.
  • Por qué Rihanna rechazó ser parte del show: la cantante nacida en Barbados iba a sumarse al escenario, pero decidió darse de baja en solidaridad con Rihanna, quien rechazó la invitación de la NFL por solidaridad con Colin Kaepernick, el ex mariscal de campo de los San Francisco 49ers. “No podía ser una vendida. No podía ser una habilitadora. Existen cosas dentro de la organización con las que no estoy nada de acuerdo y no iba a ponerme a su servicio de ninguna manera. ¿Quién gana con esto? Mi gente seguro que no”, explicó.
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NFL

El Super Bowl de los 5.6 millones de dólares por 30 segundos

La NFL combina dos factores clave: sube la audiencia y la economía estadounidense goza de buena salud

Published

on

NFL Super Bowl 2020 ads

El Super Bowl LIV da por tierra con todas las teorías comunicacionales de los últimos tiempos: si la TV está en punto muerto, cuesta explicar el por qué del récord que consiguió Fox Corp. al vender los 77 anuncios de 30 segundos de la edición 2020 de la gran final del fútbol americano con un nueva marca: 5.6 millones de dólares por el medio minuto.

Los anuncios del Super Bowl (uno de los temas más frecuentes en la previa de la final, más allá de lo deportivo) suelen agotarse cerca de Navidad o Año Nuevo, pero esta vez el inventario voló por los aires el 22 de noviembre. “La NFL es la plataforma mediática más poderosa de todos los deportes y en toda la televisión”, sacaron pecho desde Fox Sports. Con índices de audiencia que repuntaron en los últimos tiempos y un entorno con cada vez más fanáticos a nivel global, la NFL y su bendito Super Bowl no detienen su marcha ni en tiempos de crisis para la TV.

Aunque los comerciales de 30 segundos para el partido del 2 de febrero en Miami cuestan 5.6 millones de dólares, se ofrecieron descuentos a quienes compraron más de un anuncio. Cada publicidad se vendió por más de 5 millones de dólares, a excepción de una compañía, cuyo pedido masivo de larga data mantuvo su precio por debajo de ese umbral.

El Super Bowl es el evento televisivo más visto del año en Estados Unidos y las ventas de anuncios suelen ser variables en función de la salud de la economía nacional y el interés en la NFL. Ahí es donde Fox logró sacar una gran tajada: ambas variables ofrecen condiciones favorables. Más allá de números de la gestión de Donald Trump a nivel macroeconómico, la NFL cuenta con una audiciencia en alza durante la temporada regular 2019/20.

Esta será la novena transmisión del Super Bowl de Fox, cuya primera transmisión se remonta a 1997. Fox, CBS y NBC rotan los derechos del juego como parte de sus acuerdos de transmisión nacional.

La política jugará su partido en el Super Bowl 2020

La campaña de reelección del presidente Trump compró un espacio publicitario para el Super Bowl, según información de BizJournals.com (Sports Business Journal). Por lo que revelaron fuentes oficiales, se desconoce si Fox le mantuvo el precio al candidato republicano o si negociaron una rebaja.

Así, la campaña de Trump repetirá en el Super Bowl lo que ya hizo en el juego 7 de la Serie Mundial (ganada por Washington) y en dos partidos de la temporada regular de la NFL. Durante este otoño estadounidense, también sumó segundos durante un evento de UFC en Nueva York.

No será la primera vez que una campaña presidencial tenga lugar en el Super Bowl, pero sí destacan en Estados Unidos que es común que pauten a nivel local o regional, pero no que compren un espacio para la venta nacional de publicidad.

El Super Bowl 2020 se jugará el 2 de febrero, en Miami. Al día siguiente se celebrará el Caucus de Iowa, el primer paso de las primarias demócratas. La política jugará su partido entre el domingo y el lunes.

Continue Reading

NFL

Colin Kaepernick: el nuevo capítulo de una historia sin fin

El mariscal de campo sigue bucando equipo en la NFL.

Published

on

Es incierto si Colin Kaepernick madrugó también este sábado. Desde aquel año nuevo de 2017 en el que disputó su último partido, el quarterback se despierta todos los días a las 4.30 de la mañana y entrena los cinco días hábiles de la semana bajo las órdenes del entrenador Josh Hidalgo a la caza de su obsesión: volver a jugar en la NFL.

Este sábado no fue un día más en su lucha, una lucha que sostiene desde la tarde en que decidió arrodillarse como protesta durante el himno nacional de Estados Unidos. Su justificado reclamo lo convirtió en un paria, en un nombre prohibido, en el objetivo más mediático de una lista negra que el propio Kap denunció ante los tribunales.

Fueron tres años, tres temporadas, sin que ninguna de las 32 franquicias demostrara interés real en un mariscal de campo que supo liderar a San Francisco 49ers hasta el Super Bowl XLVII. El último martes, sin embargo, se sorprendió con una extraña invitación: la NFL le ofreció la posibilidad de protagonizar un entrenamiento privado.

La historia no terminó en final feliz: fue un capítulo más de una novela sin fin.

La cronología de un sábado fallido

Con solo dos horas para aceptar o rechazar la oferta, Kaepernick recibió la propuesta sin margen de maniobra: la fecha, el lugar y las condiciones habían sido estipuladas por la liga.

Kap intentó dilatar el evento por un par de días por dos razones lógicas: para llegar en plenitud física y para concretar su oportunidad durante una jornada en la que los directivos o entrenadores importantes de cada franquicia, aquellos que tienen real poder de decisión sobre las contrataciones y el futuro de sus equipos, pudieran estar presentes. En un sábado, en la víspera de un domingo cargado de acción, era imposible que acudieran a la cita. Pero la NFL desestimó la contraoferta y Kap aceptó.

En el campo de entrenamiento de Atlanta Falcons, a las tres de la tarde, Kaepernick se iba a mostrar a ojeadores de 25 de las 32 franquicias de la NFL. En las adyacencias un grupo de manifestantes celebraba la segunda chance de Kap, mientras otros tantos rechazaban su presencia. Hue Jackson, coach de Cleveland Browns, había viajado especialmente a Atlanta para dirigir la práctica.

Pero la rutina nunca empezó. Mediante un comunicado de su abogado Ben Meiselas y de su agente Jeff Nalley, Kaepernick anunció su cambio de planes: “Como consecuencia de las decisiones recientes de la NFL, el entrenamiento de Colin Kaepernick se cambiará a un lugar alternativo en Atlanta y ahora comenzará a las 4 de la tarde. Basado en la conducta de la oficina de la liga de la NFL, Mr. Kaepernick únicamente pretende un proceso abierto y transparente que es por lo que una nueva locación fue elegida para hoy”.

Más allá de un significativo inconveniente con el tipo de exención de responsabilidad solicitada por la NFL, Kaepernick solicitó que su propio equipo de filmación grabara el entrenamiento y pidió que la práctica fuera abierta a la prensa. El rechazo de la liga provocó que Kap decidiera mudar su workout al Charles R. Drew High Scholl de Riverdale, a una hora de distancia del estadio de los Falcons.

La NFL no se quedó callada y, mientras Kaepernick empezaba a lanzar una hora más tarde de lo planificado con streaming en vivo por YouTube y frente a los medios, respondió: “Estamos decepcionados de que Colin no apareciera para su entrenamiento. Nos infomó de su decisión a las 14.30, al mismo tiempo que el público. La sesión de hoy fue diseñada para darle a Colin aquello que consistentemente dice que quiere: una oportunidad para mostrar su football y su deseo de regresar a la NFL”.

El entrenamiento en el complejo de los Falcons sería grabado por el equipo de filmación de Atlanta y el video se enviaría a las 32 franquicias. Pero Kap no confiaba en la NFL, que el día anterior había autorizado a que Nike grabara un spot publicitario durante el ejercicio. La negativa de la NFL a abrir las puertas del complejo de los Falcons impulsó la decisión de un mariscal de campo que no confía en la liga. “La decisión de Colin no tiene ningún efecto sobre su estado en la Liga. Sigue siendo un agente libre sin restricciones elegible para firmar con cualquier club”, aclaró la NFL.

Kaepernick salió a escena con una remera del esclavo Kunta Kinte, un personaje de 1976 que protagonizó la novela Raíces escrita por Alex Haley. Con sus propios receptores y sin la dirección de Jackson, quien decidió volverse directamente al aeropuerto pese a la invitación del campo de Kap, demostró que su brazo sigue perteneciendo a la élite NFL.

En la tribuna lo alentaba Eric Reid, el primero en hincarse junto a él, actual jugador de Carolina Panthers y su compañero en la queja que presentaron acusando a los propietarios de la liga de conspirar para mantenerlos afuera de la NFL por su activismo político. Ambos llegaron a un acuerdo multimillonario en febrero.

También desde su mansión lo seguía LeBron James, quien expresó su apoyo en Twitter: “Más allá del desenlace, sos especial y te agradezco por ser real”. Si bien muchos equipos se bajaron del workout, Kansas City Chiefs, Tennessee Titans, Buffalo Bills, Philadelphia Eagles, Washington Redskins, San Francisco 49ers, Detroit Lions y New York Jets estuvieron presentes.

Completada su rutina, Kaepernick fue determinante ante las cámaras: “He estado listo. Me mantengo listo. Y continuaré estando listo… La pelota está en su cancha. No tenemos nada que ocultar. Así que estamos esperando a los 32 propietarios, a los 32 equipos, a Roger Goodell (comisionado de la NFL), que dejen de correr, que dejen de correr de la verdad, que dejen de correr de la gente”.

El talento de Colin Kaepernick, quien cumplió 32 años el pasado 3 de noviembre, merece un lugar en la NFL. Sin embargo, no claudica en su lucha y mantiene intacto el lema que Nike le estampó durante la campaña publicitaria que protagonizó por los 30 años de la empresa estadounidense: “Cree en algo, incluso si eso significa sacrificar todo”.

Continue Reading

NFL

Brett Maher hace historia: ¿cuál es el récord de gol de campo en la NFL?

El pateador hizo historia en la NFL con un gol de campo de 63 yardas.

Published

on

La vida de los pateadores suele ser injusta: sus intervenciones duran segundos y suelen ser profundamente recordadas, especialmente sus errores. Brett Maher, kicker de Dallas Cowboys, había estado en el ojo de la tormenta durante las últimas semanas.

En la sexta semana marcó 10 de los 22 puntos de su equipo en la derrota frente a New York Jets pero falló un gol de campo desde 40 yardas y los Cowboys perdieron por apenas dos puntos. Días antes, frente a Green Bay Packers, su imprecisión fue aún mayor: erró goles de campo desde 33 y 54 yardas. Con 1:44 en el reloj del último cuarto, Dallas perdía por 34-24 y Maher intentó recortar la diferencia con una patada desde 28 yardas que, tras un arranque en falso de su compañero Xavier Su’a-Filo, finalmente fue desde las 33 yardas.

Su inconsistencia fue rápidamente destacada por los medios especializados de Dallas: “Brett Maher falló una patada (una conversión o un punto extra) en la mitad de sus partidos con los Cowboys”. Maher promedia el 78% de sus goles de campo (40 convertidos en 51 intentos) y el 98.1% de puntos extra (53 de 54).

Sin embargo, el legado de los pateadores se construye en los momentos calientes y en Cowboys tienen algunas dudas en cuanto a su carácter en los escenarios de máxima presión. Pero fue infalible durante el último fin de semana frente a Philadelphia Eagles: convirtió sus cuatro goles de campo y sus tres puntos extra.

Maher, de 30 años, acumula 23 encuentros en la NFL desde que aterrizó en Dallas en 2018 en reemplazo de Dan Bailey, kicker de los Cowboys durante seis campañas. Dos años le alcanzaron a al oriundo de la Universidad de Nebraska para establecer un récord en la NFL que consiguió en el duelo del último domingo: se convirtió en el pateador que más goles de campo marcó desde más de 60 yardas. Fue su tercera patada desde más de 60 yardas, un escenario que evidencia el poder de su pierna derecha. La segunda consecutiva después de que anotara desde 62 yardas frente a New York Jets.

Maher se quedó a apenas una yarda de la mejor marca de la liga, establecida por Matt Prater en diciembre de 2013 frente a Tennesse Titans. Desde las 63 yardas, igualó a otros cinco pateadores. Además, también estableció el récord de la conversión más larga de la historia de Dallas Cowboys.

Los otros dos goles de campo de Maher

62 yardas vs Philadelphia Eagles (9 de diciembre de 2018)

62 yardas vs New York Jets (13 de octubre de 2019)

Goles de campo récord en la NFL

  • 64 yardas: Matt Prater (Denver Broncos) vs Tennessee Titans (8 de diciembre de 2013)
  • 63 yardas: Tom Dempsey (New Orleans Saints) vs Detroit Lions (8 de noviembre de 1970)
  • 63 yardas: Jason Elam (Denver Broncos) vs Jacksonville Jaguars (25 de octubre de 1998)
  • 63 yardas: Sebastian Janikowski (Oakland Raiders) vs Denver Broncos (12 de septiembre de 2011)
  • 63 yardas: David Akers (San Francisco 49ers) vs Green Bay Packers (9 de septiembre de 2012)
  • 63 yardas: Graham Gano (Carolina Panthers) vs New York Giants (7 de octubre de 2018)
  • 63 yardas: Brett Maher (Dallas Cowboys) vs Philadelphia Eagles (20 de octubre de 2019)
Continue Reading

Trending