Connect with us

Fútbol

Martin Ødegaard: el segundo tren

Fue un niño prodigio pero su carrera estuvo a punto de truncarse en el Real Madrid. Regresó en silencio a España y ahora brilla a kilómetros del Bernabéu.

Published

on

Martin Ødegaard comprobó en primera persona que todo, la fama y el fracaso, es atropellado y desmedido en la vida de los prodigios: “A veces es duro (ser Ødegaard). Como empecé tan joven, existían expectativas irreales. Se han dicho mentiras sobre mí, cosas locas. Pero cuando estoy jugando al fútbol es cuando más disfruto de la vida. Es lo más importante para mí. Quiero hacer todo lo posible para alcanzar mi potencial”.

Fue el futbolista más precoz en debutar en la primera de Noruega en enero de 2014, con apenas 15 años y 118 días, frente al Aalesund. 25 partidos, 5 goles y 7 asistencias después, tras consumar su presentación con la selección mayor de su país, ya se había transformado en una estrella global cuando aún no había superado el ecuador de su adolescencia.

Los gigantes europeos se disputaban al pequeño genio con un juego de seducción que se repetía día tras día en el tour del nuevo rockstar noruego: lo invitaban a entrenar, lo tentaban con los lujos de sus instalaciones, lo hipnotizaban con su historia y lo cautivaban con sus figuras antes de extenderle una propuesta económica.

Durante sus nueve meses con el humilde Strømsgodset, más de treinta ojeadores viajaron a Drammen para evaluar en persona sus condiciones. Eran los primeros días de la guerra moderna que actualmente afrontan los magnates del Viejo Continente: el objetivo es llegar antes a las gemas ocultas.

Liverpool, Arsenal, Bayern Munich, Barcelona, Manchester United y Manchester City se arrodillaban ante el Messi vikingo. Los clubes más grandes del mundo rezaban por la decisión de un chico que aún no había cumplido la mayoría de edad. Aunque su físico lógicamente era endeble para ganarse un lugar en el máximo nivel, su talento era insondable.

Martin es el hijo de Hans Erik Ødegaard, quien había sido jugador profesional y por entonces ejercía como asistente en el Mjøndalen IF. Además de sus responsabilidades parentales, Hans Erik era su consejero y su representante. Después de reunirse con un grupo de agentes, había llegado a una conclusión que le transmitió a Martin: “Elegi un equipo como el Ajax, será lo mejor para vos”.

El plan de Hans era continuar con la progresión de su hijo en un club sin grandes presiones, en una de las mejores academias de desarrollo del mundo. El Stuttgart alemán apareció como alternativa: sería traspasado a un equipo de mitad de tabla de la Bundesliga y regresaría a préstamo a Noruega.

Pero Martin no escuchó. Nueve meses después de su presentación en sociedad con el Stromsgodset fue transferido al poderoso Real Madrid a cambio de cuatro millones de libras. Ya no era un proyecto: ahora pertenecía a la constelación del club más importante del planeta. Desde ese día en que Emilio Butragueño le dio la bienvenida a un nene con marcas de acné en su cara, Ødegaard se enfrenta a un fantasma bajo una presión asfixiante: la desagradable perspectiva de ser siempre juzgado por lo que pudo haber sido, no por lo que es.

“El plan no era ir directamente al primer equipo. Sabía que me iba a tomar tiempo”, reconoció Ødegaard en una entrevista reciente con ESPN. Su experiencia terminó en decepción. Pese a su inscripción en la Champions League, rápidamente fue alineado a las filas del Castilla bajo las órdenes de Zinedine Zidane.

Naturalmente inmaduro, confundido por el exitismo en torno a su figura y la fama relampagueante de los genios prematuros, exigía mayor participación y rápidamente empezaron los problemas con sus compañeros. El recelo era evidente: el noruego cobraba casi un millón de euros de salario y en el vestuario garantizaban que jugaba por decreto. El idioma también representaba una barrera infranqueable.

Jamás pudo acostumbrarse a sus compañeros, a la Segunda B ni al Castilla. Disputó 62 encuentros y aportó cinco goles en apenas dos años con el filial, una aventura cargada de negatividad. Con el primer equipo, apenas sumó dos pretemporadas, 32 minutos por liga y 90′ por Copa del Rey. La nueva joya se había convertido en un paria. Tampoco hubo paciencia con su talento: arribó con 16 años como el mayor prospecto del fútbol internacional y con 18 fue juzgado como un fracaso. En enero de 2017, convencido por su padre, se fue a préstamo a Holanda.

Su primera experiencia fuera de Madrid, con altibajos, fue en el Heerenveen durante 18 meses. Después de una pretemporada con Julen Lopetegui, volvió a marcharse rumbo al Vitesse: sumó minutos, explotó como extremo por derecha y fue el único integrante del equipo ideal de la temporada en no vestir la camiseta del Ajax ni del PSV. “Aún no hemos hablado con el Madrid y no se qué pensarán de mí. Lo realmente importante para mi formación es tener minutos y en el Madrid se que eso es difícil”, asumía como demostración de su madurez.

Regresó en silencio a España, después de la peor temporada del Real Madrid en la última década. Zinedine Zidane había regresado al club y su rendimiento en el fútbol holandés le auguraba mayores chances en la Casa Blanca. Sin embargo, y tras extender su vínculo hasta 2023, volvió a irse cedido como otras joyas que el Merengue tiene diseminadas por el continente: Achraf Hakimi en Borussia Dortmund, Sergio Reguilón en Sevilla, Dani Ceballos en Arsenal, Jesús Vallejos en Wolverhampton, Takefusa Kubo en Mallorca y Andriy Lunin en Valladolid.

En su horizonte aparecieron tres opciones: Ajax, Bayer Leverkusen y Real Sociedad. “Hubo muchos equipos interesados, pero para mí es importante tener la sensación de que el club realmente me quiere y de que su estilo de fútbol se adapta a mis características. Este tipo de cosas son más importantes que jugar la Champions League en esta etapa de mi vida. Es más importante el entrenador, la filosofía y el proyecto. Eso fue realmente lo que me inspiró para venir aquí. Sentí que el proyecto era perfecto para mí. Acostumbrarme a la liga y al lenguaje. Era la combinación perfecta para mí”, detalló en ESPN.

Ya nadie esperaba nada de Ødegaard cuando aterrizó en San Sebastián y rubricó su firma en un vínculo de dos años. Muchos lo consideraban una causa perdida pese a sus jóvenes 20 años. Pero en Anoeta estaban convencidos de que era la pieza que podía transformar a la Real Sociedad en un equipo competitivo. El tiempo le dio la razón a la arriesgada apuesta: es el epicentro de un equipo que marcha en quinta posición en La Liga de España. Ødegaard fue premiado como el mejor jugador de España durante el mes de septiembre.

Más allá de su notable y lógica evolución futbolística, Martin es otro. Domó su carácter y dispuso su talento al servicio del equipo. Su compromiso es absoluto y lo demuestra en el día a día, según su entrenador Imanol Alguacil: “Es un chico que sabe lo que quiere y lo que cuesta, y es un ejemplo para todos nuestros jugadores porque es un futbolista con mucho talento y ese talento lo trabaja todos lo días. Trabaja además todo lo demás, está bien que el resto de compañeros aprecien también su compromiso y trabajo, y él se lo ha ganado. Sabe lo que quiere y está habituado a esto, para nada eso le va a hacer descentrarse”.

“Aún es muy joven aunque parezca un veterano. Sigamos ayudándolo a crecer con paciencia, perseverancia y afecto”, reflexionó el director deportivo Roberto Olabe.

Ødegaard, quien después de cada entrenamiento extiende sus jornadas en el gimnasio, está feliz: “Siento que estoy creando más ocasiones, corriendo más, siendo más fuerte físicamente y que esto es parte de mi crecimiento como jugador. Por supuesto que quiero jugar en el Real Madrid, pero todavía soy joven, así que en este momento estoy feliz acá. Estaré dos años y luego veremos“.

En Anoeta sueñan con la promesa del vikingo para sorprender en una liga monopolizada por Barcelona y Real Madrid durante la última década. El camino será largo y espinoso, pero el noruego es el líder del equipo más vistoso de la incipiente temporada del fútbol español.


Ødegaard fue humilde, admitió su error, dio un paso atrás y regresó fortalecido a España. Después de actuaciones sobresalientes con las camisetas de la Real Sociedad y de la Selección de Noruega, la prensa comenzó a especular con su potencial candidatura al Balón de Oro. Al margen del exitismo, Martin realmente está siendo uno de los mejores jugadores de Europa. Absolutamente determinante, le agregó madurez e inteligencia a su talento natural. No es solo su espectacularidad la que atrapa: el noruego despliega un entendimiento acabado y general de cada una de las facetas del juego.

Su posición

“No sé cuál es mi posición favorita. Estoy jugando como 10 o como 8 en el centro del campo. Realmente no me importa. Solo quiero jugar donde el entrenador quiera que juegue. Para mí, no es tan importante: puedo jugar en un lado, en el medio, atrás, más adelante. Para el futuro, me veo más como un mediocampista que como un extremo. Depende del sistema. Si jugás con 4-4-2, los extremos juegan más como centrocampistas, si jugás con un 4-3-3, los extremos son más atacantes. Así que me veo como mediocampista”, explicó sobre su puesto actual.

Es cierto: puede ocupar diferentes posiciones con total naturalidad. En la formación de Alguacil ocupa la posición de interior derecho en el 4-3-3. En Noruega, cuya fisonomía habitual es un 4-4-1-1, ocupa la posición de mediapunta, moviéndose con total libertad por detrás del único nueve y retrocediendo como un quinto mediocampista cuando su equipo se repliega.

En ataque

Ødegaard es el amperímetro y el GPS de cada una de las avanzadas de su equipo. Hipotecó su insondable talento al servicio del colectivo y se transformó en el alma de la Real Sociedad y de Noruega, dos conjuntos que juegan a su ritmo. Con su perfil zurdo, siempre desde la derecha, goza de mayor panorama para encontrar el pase correcto.

Director de orquesta, es su usina futbolística. El inicio de todo. No importa su posición en la cancha porque no puede vivir sin la pelota: interior, mediapunta o segundo delantero, bajará hasta los centrales para involucrarse en la gestación y empezar a elaborar, pase a pase, el camino hacia el arco rival involucrándose en diferentes alturas del campo. Es capaz de desatar una jugada que él mismo define, como en el triunfo frente a Mallorca.

Frente al Atlético Madrid de Diego Simeone montó un monólogo inusitado y vapuleó casi en soledad a un Atleti deslucido como pocas veces en el ciclo del Cholo. Fue el noruego quien inauguró el marcador.

Cuando retrocede hasta tres cuartos de su propio campo, se adueña de la salida ordenada e innegociable, especialmente en su Real Sociedad. Cuando recibe de espaldas al campo rival, es la calma que antecede al huracán. Gira con facilidad para cualquiera de sus dos costados y desata el caos aunque su primer pase parezca estéril: es el puntapié inicial para marcar el camino de una jugada que inevitablemente terminará siendo peligrosa para el rival de turno.

Ødegaard juega como si hubiera visto el futuro gracias a su visión para ordenar el sentido de cada ataque. Cuando recibe en la mitad de la cancha, sus opciones son múltiples: puede tocar hacia un costado para integrar compañeros a su incursión o para desconcertar al adversario hasta que detecte el carril indicado para clavar una daga en profundidad. Si no encuentra a un socio en condiciones de superioridad, puede guardarse la pelota durante tanto tiempo como haga falta.

Aunque puede saltar la presión con gambetas en situaciones de uno contra uno, casi siempre optará por un pase. Toca continuamente hasta descifrar el momento indicado, hasta encontrar aquellos pasillos que son imperceptibles para el ojo humano. Su efectividad, en corto y en largo, es sorprendente.

Pases en La Liga: 381 concretados en 450 intentos (84.66%)

Una de las características distintivas de Ødegaard es que siempre recibe en ventaja, con espacio, con tiempo y con comodidad. Su despliegue permanente e incansable, su lectura y su inteligencia le permiten encontrar huecos en cada escenario. Su interpretación del juego, con y sin la pelota, es de élite. Su crecimiento táctico ha sido sustancial.

Otra virtud singular del joven noruego es que se acomoda a la perfección a cualquier escenario. Puede ser letal en ataques estacionados frente a rivales que se abroquelan o mortífero para dinamitar con su velocidad, su criterio y sus conducciones los espacios que permite un rival ofensivo. España lo sufrió en carne propia y Ødegaard fue capaz de generar múltiples chances en situaciones de aparente desventaja.

  • Ødegaard vs España: 65 toques. 39 pases (90% de efectividad)
  • Ødegaard vs Atlético de Madrid: 77 toques. 44 pases (84% de efectividad)

Se ha convertido en una amenaza indefendible en el último tercio de la cancha gracias a sus pases en filtrado y su creciente cuota goleadora. Llega con consistencia al área y, aunque su nula utilización de la derecha le saca posibilidades en la definición, su influencia ha sido determinante: participó en seis de los trece goles del Txuriurdin en el torneo local.

La pelota parada es propiedad exclusiva de Ødegaard: cada corner o tiro libre es una situación de peligro real para su enemigo. Su zurda es una delicia, precisa y perniciosa. Su único déficit es, a fin de cuentas, su diestra.

En defensa

La disciplina es su rasgo más sorprendente. Un talento como el suyo tiende a ser díscolo, pero el noruego acepta el plan de su entrenador y se sacrifica para cumplirlo a la perfección. Ødegaard nunca está en reposo. Semejante despliegue demuestra su evolución física, ahora si a la altura del primer nivel europeo.

Su actuación frente a España fue una demostración cabal de su crecimiento en el apartado defensivo. Noruega recibió a España en la última jornada eliminatoria rumbo a la Euro 2020 con una propuesta simple pero efectiva: ejercer una presión alta ante la primera línea de salida y replegarse rápidamente en un bloque bajo si lograban quebrar esa presión inicial.

Ødegaard detectó a la perfección cuando activar su tensión sobre los centrales y cuando retroceder. En el bloque bajo, ejerció una marca personal sobre Sergio Busquets para evitar que tomara contacto con la pelota. Su función fue determinante en el empate agónico frente a España. También fue el líder en ese apartado, entregándose por la causa de un país que sueña con volver a un Mundial después de 24 años a un Mundial y tras dos décadas a un certamen continental.


Martin Ødegaard comprobó en primera persona que todo, la fama y el fracaso, es atropellado y desmedido en la vida de los prodigios pero pudo resurgir del ostracismo al que estaba destinado. Tenía 16 años cuando el tren pasó por primera vez e intentó subirse sin éxito. Con 20, entre sus clases de español y sus partidas de Fornite, capitalizó su segunda oportunidad: “Estoy orgulloso de que el Real Madrid no pagase mucho por mí. Es una locura las cifras a las que se llega hoy en día. Siento que no valgo ese dinero, es demasiado”.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fútbol

Maradona en La Plata: el abrupto final de un ciclo intenso y emotivo

El oficialismo no se presentó a elecciones en Gimnasia y Diego pegó el portazo.

Published

on

Si Gimnasia había construido una efímera esperanza deportiva e institucional, la renuncia de Diego Armando Maradona sepultó en un suspiro la ilusión de un club concursado y en descenso. El reloj marcó las doce cuando el aún presidente Gabriel Pellegrino anunció la desvinculación del astro convertido en entrenador. El anticipado desenlace de la revolución maradoniana devuelve a un Lobo en ruinas a su cruel realidad.

El paraíso duró apenas tres meses, marcados a fuego en el pueblo Tripero que se movilizará este miércoles 20 de noviembre a las 18.30 hacia la sede social para entregar un petitorio convocando a la unidad política bajo una innegociable consigna: “Si a Diego Maradona”.

El club, sus fanáticos y sus jugadores, son la víctima de los desmanejos dirigenciales de un presidente en retirada que reconoció su propio fracaso al no presentar una lista oficialista para las elecciones del sábado 23. Un día después, el domingo 24, Gimnasia recibirá a Arsenal en el primero de una serie de tres duelos trascendentales para definir su permanencia en la Superliga. Salvo un milagro, Maradona no estará en el banco de suplentes del Lobo.

Los entretelones del adiós

La política en Gimnasia se transformó en un eterno retorno: es la segunda elección consecutiva en la que el oficialismo admite su fracaso y no se presenta en busca de su reelección. Gabriel Pellegrino repetirá la historia de Daniel Onofri en 2016, aunque con un panorama aún más desolador. Si la herencia había sido pesada, Pellegrino profundizó la crisis.

En lo deportivo, recibió a un Lobo en Copa Sudamericana y devuelve a un equipo hundido en el fondo de la tabla en busca de una utopía para mantenerse en la máxima categoría del fútbol argentino. Fueron seis entrenadores en tres años, amén de los tres interinatos de la sociedad Mariano Messera-Leandro Martini que dirigirán el domingo ante Arsenal: Gustavo Alfaro, Mariano Soso, Facundo Sava, Hernán Darío Ortiz, Pedro Troglio y Diego Armando Maradona.

Alfaro, quien había asumido bajo la presidencia de Onofri tras el despido de Pedro Troglio y sufrió la transición, disparó una vez alejado de la institución: “Me tocó una coyuntura compleja, con un final político, con un presidente que terminaba su mandato y no se presentaba y un presidente nuevo que llegaba y no tenía la formación de dirigente de fútbol. La convocatoria de acreedores también trajo problemas”.

“En todos los lugares aspiro a lo mismo, estar arriba y poder pelear por Copas Internacionales. El proyecto es de los dirigentes y eso sentí que no lo tuve en Gimnasia. Entiendo, porque era gente nueva y no era del fútbol. Me enteré que hablaron con un entrenador y le dijeron que no estaban de acuerdo con como yo jugaba. Este entrenador le dijo que tenían que agradecer de tener un técnico como Alfaro que les iba a dar puntos que sino padecerían”, agregó el actual entrenador de Boca Juniors.

Aquel flamante presidente, alejado del mundo del fútbol, era Pellegrino. Una de sus primeras decisiones fue contratar a Roberto Depietri como Secretario Técnico del Fútbol Profesional. El ex jugador del Mens Sana, protagonista de 35 encuentros y autor de 11 goles con su camiseta, llegó en abril de 2017 y acordó su salida un año después. “Creo que fallamos en implementarlo tan rápido, pero también Roberto tuvo sus fallas”, analizó Pellegrino sobre un ciclo plagado de desaciertos.

Soso se marchó ante un mercado sin refuerzos. Sava, Ortiz y Troglio pasaron sin pena ni gloria pese a su historia en el Tripero. Además de técnicos, referentes como Fabián Rinaudo fueron invitados a marcharse. Pellegrino acertó con el envión que supuso, tanto para los jugadores como para los hinchas, la contratación de Maradona. Aunque los resultados fueron irregulares, el astro revitalizó al Lobo. Pero no fue suficiente.

Mientras Diego causaba una revolución anímica para un equipo que empezaba a encontrar resultados, el caos institucional, económico y deportivo hundió a Pellegrino. El presidente se quedó absolutamente solo, aislado, sin siquiera contar con el apoyo de su vicepresidente. El cierre de las listas expuso su fracaso: el oficialismo no presentó su candidatura.

Dos partidos competirán en las elecciones del sábado 23. Mariano Cowen (Gimnasia Grande) y Salvador Robustelli (Convergencia Gimnasia) se disputarán el trono en una pugna impopular: muchos hinchas están enfurecidos con ambos por la partida de Maradona: “Quería comunicarle a todos que renuncio a mi cargo de director técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata. Tomo esta decisión con todo el dolor del alma, porque el presidente Gabriel Pellegrino no va a presentarse en las próximas elecciones. Sinceramente me sorprendió que no lo haga. Conversé con él, y luego de escucharlo, tengo que dar un paso al costado”, publicó Diego en su Instagram oficial.

Maradona convocó a la unidad tripera con Pellegrino incluido para rubricar su continuidad. Cowen, Robustelli y Pellegrino se reunieron sin éxito durante el mismo martes en el que Diego anunció su renuncia. Pero para ambos candidatos la única posibilidad de consenso era sin el actual presidente: “Para nosotros era unidad o nada. Diego ayer se fue a su casa mentalizado en volver si es que hoy se daba el consenso… Pero ante la noticia tomó su decisión. Maradona ha estado probablemente más a la altura que nosotros como dirigentes. Es el más grande de todos. Si se hubieran querido comunicar con Diego lo podían hacer como hice yo, que conseguí el teléfono y me fui a la casa”, castigó Pellegrino.

Como en 1995 cuando se marchó de Racing después de que Juan de Stéfano perdiera las elecciones a manos de Osvaldo Otero, Diego cerró abruptamente su etapa como entrenador por cuestiones políticas.

¿Qué deja el ciclo Maradona?

Un retorno inolvidable

“Sepan que NUNCA voy a olvidar ese primer entrenamiento, cuando volví a entrar en una cancha del fútbol argentino”, escribió Maradona en su carta de despedida. 25 mil personas se reunieron en el Juan Carmelo Zerillo para vibrar con el retorno del ídolo a su casa. Habían pasado más de 23 años desde su última experiencia en Racing y casi una década desde aquella eliminación frente a Alemania al frente de la Selección Argentina.

“Soy un exiliado deportivo porque en la Argentina me cerraron las puertas de forma increíble”, lanzó en 2012 mientras dirigía al Al-Wasl de Emiratos Árabes Unidos. Después de sus etapas en el Al-Fujairah y Dorados de Sinaloa, Gimnasia le abrió las puertas del Bosque para que el Diez gambetee también a la supuesta prohibición.

Entre lágrimas, agradeció la oportunidad: “Acá estoy en mi casa. Por supuesto que quería dirigir en Argentina, el tema era que Blatter y Grondona apuraban a los presidentes para que no me contraten. A mi después de la Selección me hicieron una cruz y lo sabían todos, en el 94′ con el señor Blatter me borraron, junto con Deluca y Grondona. Pero estoy acá, de pie, como quería la Tota. Ella me decía, no te mueras por esta porquería. Y no me morí por esta porquería”.

Maradona no se murió, volvió al fútbol argentino y generó interés en partidos anodinos para el hincha común. Cada encuentro del Gimnasia de Maradona fue una novela única en la leyenda maradoniana.

El postergado homenaje al ídolo

Si el pueblo no olvida a quien no lo traiciona, la vuelta de Maradona fue un mimo también para los hinchas que pudieron agradecerle tantas alegrías al mito viviente que es el hombre que simboliza a un pueblo. Cada partido fue una ofrenda a su deidad futbolística.

Newell’s, una ciudad enamorada de aquel jugador que apenas disputó cinco encuentros con su camiseta, fue el capítulo más emotivo de un tour de apenas ocho fechas que revivió la fibra más íntima de un fútbol argentino habitualmente moribundo.

Algunas sonrisas

Gimnasia había sumado apenas un punto en el campeonato en las primeras cinco fechas. El calendario no fue benévolo con Maradona, quien en sus tres primeros partidos debió enfrentar al campeón Racing, a Talleres en Córdoba y al River campeón de América. Aunque el Lobo mostró una versión mejorada, sus propios errores le impidieron sumar siquiera un punto.

La primera alegría llegó como en Mendoza, con su goleada por 4-2 frente a Godoy Cruz. Los únicos tres triunfos del ciclo del Diez fueron fuera de casa: frente al Tomba, 4-0 frente a Newell’s y 3-0 frente a Aldosivi en el último encuentro de la era Maradona. Diego sacó nueve de los 24 puntos posibles pero, aún pese a la dolorosa derrota frente a Estudiantes en el clásico, el futuro era auspicioso de cara a una seguidilla de tres partidos frente a rivales directos.

Jóvenes con futuro

Con un plantel de recursos limitados, Maradona agudizó su ingenio para identificar talento joven que pudiera ser útil para la causa Tripera. El caso más resonante fue el de José Paradela. Recomendado por Mariano Messera, enamoró a Diego durante un partido de reserva y no dudó en subirlo al primer equipo.

Mediocampista ofensivo con aroma a nostalgia, más cerca de un enganche clásico que de un volante mixto moderno, se ganó un lugar en la formación. Pese a la presión de haber sido la joya elegida por Maradona, un Paradela de apenas 20 años respondió con carácter y soltura ante el delicado escenario. Producto de las inferiores de Rivadavia de Lincoln, entró desde el banco frente a Talleres y fue titular indiscutido en todos los partidos desde la caída frente a River hasta la última goleada en Mar del Plata. Como enganche clásico o en un doble comando junto a Víctor Ayala en la mitad de la cancha, demostró que el ojo clínico de Diego sigue intacto.

No fue el único joven que sumó minutos bajo las órdenes del Diez. El zurdo Matías Miranda, otra de las promesas de las inferiores del combinado platense, también sumó minutos y firmó su primer contrato profesional. Confite, de 19 años, fue titular en el clásico frente a Estudiantes y en la victoria contra Aldosivi.

Paradela y Miranda forman parte del legado que dejó en el Bosque un Maradona que verá el próximo partido de Gimnasia por televisión.

Continue Reading

Fútbol

Una versátil Argentina rescata un empate en su última prueba

El combinado de Scaloni empató 2-2 con Uruguay.

Published

on

El penal convertido por Lionel Messi a los 92 minutos materializó una certeza: que Argentina no merecía perder el amistoso frente a Uruguay que cerró su gira de noviembre, la última prueba antes del comienzo de las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022.

El combinado de Lionel Scaloni expuso su versatilidad, con otra fisonomía y otra postura, frente a un rival que tomó una postura más conservadora y concretó otra buena presentación después del triunfo frente a Brasil. Si el primer clásico demostró que la dependencia en torno a Messi no es absoluta, el segundo dejó en claro que la albiceleste tiene nombres propios para afrontar diferentes escenarios aún cuando todavía necesita mayor rodaje en situaciones de ataque estacionado.

Uruguay hizo gala de su semblante habitual: cedió la pelota y ejerció una presión baja en su propio campo de juego, agazapado para robar y salir de contra con la legendaria dupla que conforman Edinson Cavani y Luis Suárez. El plan le funcionó a la perfección: cuando se lanzaban en velocidad, Argentina sufría con las transiciones y el juego directo charrúa. La dupla impuso condiciones para desahogar a la Celeste y Paredes quedó expuesto como único cinco en otra noche que suma argumentos para buscar variantes que apuntalen al crack del PSG.

Scaloni implementó cuatro modificaciones con respecto a la victoria frente a Brasil. Renzo Saravia reemplazó a Juan Foyth, habilitó a la avanzada uruguaya en el 1-0 de Cavani y dejó dudas nuevamente en un lateral derecho por ahora sin dueño. Marcos Acuña ocupó el lugar del lesionado Lucas Ocampos y redondeó una gran actuación en la que mostró su despliegue en ataque y su sacrificio en defensa. Acuña y Ocampos representan dos perfiles diferentes, útiles para diferentes escenarios.

Paulo Dybala se mantiene como una desilusión: volvió a pasar desapercibido y sigue perdiendo terreno. Sergio Agüero, autor del primer tanto, empezó alejado del área y ganó mayor consistencia cuando se ubicó en su posición habitual de centro delantero. Scaloni puede dormir tranquilo: entre el Kün, Lautaro Martínez y el sorprendente Lucas Alario, Argentina tiene variantes ofensivas. Messi, no hace falta decirlo, es una garantía.

En el debe quedarán los problemas defensivos que mostró Argentina para controlar a la dupla Suárez-Cavani, dos especialistas en capitalizar al máximo las situaciones de riesgo que ellos mismos generan en escenarios aislados. El primer gol, después de un pelotazo espectacular de Federico Valverde y un pase filtrado de Lucas Torreira, aprovechó la distracción del fondo argentino. El segundo fue un tiro libre imparable de Suárez que dejó dudas por la reacción de Esteban Andrada. Uruguay no gozó de demasiadas posibilidades pero fue efectivo y castigó por duplicado a un equipo que, como nota optimista, volvió a dejar en claro su carácter para remontar.

No hay más tiempo para pruebas. Argentina empezará en 2020 su camino rumbo al Mundial de Qatar después de un año que termina con un balance positivo y con la sensación de que el recambio que el plantel necesitaba finalmente se afianzó en el primer equipo. Con una columna vertebral consolidada, será la hora de la verdad para Scaloni.

Continue Reading

Fútbol

Los números del ciclo Scaloni: resultados y convocados

Con el Mundial de Qatar 2022 como destino final, recopilamos las cifras de la etapa Scaloni.

Published

on

  • Último partido: 2-2 vs Uruguay
  • Próximo partido: –

Última convocatoria

Amistosos vs Brasil y Uruguay

JugadorPosiciónEquipo
Esteban AndradaArqueroBoca Juniors
Agustín MarchesínArqueroPorto
Juan MussoArqueroUdinese
Emiliano MartínezArqueroArsenal
Juan FoythDefensorTottenham
Renzo SaraviaDefensorPorto
Nicolás OtamendiDefensorManchester City
Germán PezzellaDefensorFiorentina
Walter KannemannDefensorGremio
Nicolás TagliaficoDefensorAjax
Nehuén PérezDefensorFamalicao
Guido RodríguezMediocampistaAmérica
Giovani Lo CelsoMediocampistaTottenham
Leandro ParedesMediocampistaPSG
Nicolás DomínguezMediocampistaVélez
Rodrigo De PaulMediocampistaUdinese
Marcos AcuñaMediocampistaSporting
Alexis MacAllisterMediocampistaBoca Juniors
Lucas OcamposMediocampistaSevilla
Lionel Messi DelanteroBarcelona
Sergio AgüeroDelanteroManchester City
Nicolás GonzálezDelanteroStuttgart
Lucas AlarioDelanteroBayer Leverkusen
Lautaro MartínezDelanteroInter
Paulo DybalaDelanteroInter

Todos los convocados

Arqueros

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartidos era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Franco ArmaniRiver 11-159 (810′)-10Copa América
Agustín MarchesínPorto4/2-64 (360′)-3vs Ecuador (13-10-19)
Sergio RomeroManchester United96-692 (180′)-2vs Brasil (16-10-18)
Esteban AndradaBoca 4-24 (336′)-2vs Uruguay (18-11-19)
Gerónimo RulliMontpellier202 (149′)0vs México (20-11-18)
Juan MussoUdinese0/100/1 (24′)0vs Marrueco
Paulo GazzanigaTottenham0/100/1 (31′)0vs México (20-11-18)
Guido HerreraTalleresvs Irak

Defensores

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartidos era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Nicolás TagliaficoAjax22/2016/1 (1439′)0vs Uruguay (18-11-19)
Germán PezzellaFiorentina15/1213/1 (1132′)2vs Uruguay (18-11-19)
Nicolás OtamendiManchester City68/1412 (1080′)0vs Uruguay (18-11-19)
Juan FoythTottenham10010 (863′)0vs Brasil (15-11-19)
Renzo SaraviaPorto7/207/2 (658′)0vs Uruguay (18-11-19)
Ramiro Funes MoriVillarreal24/225/2 (444′)0Copa América
Gonzalo MontielRiver404 (360′)0vs México (10-9-19)
Walter KannemannGremio3/303/3 (355′)0vs Ecuador (13-10-19)
Fabricio BustosIndependiente402 (135′)0vs Irak (11-10-18)
Lisandro MartínezAjax202 (135′)0vs Venezuela
Marcos RojoManchester United59/132 (135′)0vs México (10-9-19)
Gabriel MercadoSevilla22/242 (135′)0vs Venezuela (22-3-19)
Lucas Martínez QuartaRiver202 (173′)0vs México (10-9-19)
Milton CascoRiver2/101 (90′)0Copa América
Alan FrancoIndependiente0/100/1 (35′)0vs Guatemala (7-9-18)
Matías ZarachoRacing0/100/1 (15′)0vs Marruecos (26-3-19)
Leonardo BalerdiBorussia Dortmund0/200/2 (17′)0vs Ecuador (13-10-19)
Emanuel MammanaZenit1/2000vs Singapur (13-6-17)
Leonel Di PlácidoLanús0000vs Guatemala

Mediocampistas

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartido era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Leandro ParedesPSG19/4319/2 (1429′)2vs Uruguay (18-11-19)
Rodrigo De PaulUdinese16/3014/2 (1174′)0vs Uruguay (18-11-19)
Giovanni Lo CelsoTottenham17/4212/4 (990′)2vs Brasil (15-11-19)
Marcos AcuñaSporting15/11010/5 (859′)0vs Uruguay (18-11-19)
Roberto PereyraWatford6/1224/5 (441′)2vs Alemania
Guido RodríguezAmérica4/504/4 (269′)0vs Uruguay (18-11-19)
Maximiliano MezaMonterrey6/403/1 (154′)0vs México (20-11-18)
Ángel CorreaAtlético Madrid5/623/1 (189′)1vs Marruecos (26-3-19)
Gonzalo MartínezAtlanta United313 (100′)1vs Venezuela (22-3-19)
Franco VázquezSevilla2/202/1 (153′)0vs México (16-11-18)
Exequiel PalaciosRiver3/102 (119′)0vs México (10/9/19)
Ángel Di MaríaPSG90/12201/4 (152′)0Copa América
Santiago AscacibarStuttgart1/201/2 (144′)0vs México (20-11-18)
Franco CerviBenfica0/410/4 (144′)1vs México (20-11-18)
Guido PizarroSevilla3/100/1 (24′)0Copa América
Rodrigo BattagliaSporting Lisboa202 (180′)0vs Brasil (16-10-18)
Eduardo SalvioBoca8/500/2 (61′)0vs Brasil (16-10-18)
Gaston GiménezVélez0/100/1 (2′)0vs México (16-11-18)
Erik LamelaTottenham10/1531/1 (60′)0vs México (20-11-18)
Domingo BlancoIndependiente0/100/1 (45′)0vs Venezuela (22-3-19)
Iván MarconeBoca0/100/1 (2′)0vs Marruecos (26-3-19)
Alexis Mac AllisterBoca1/101/1 (85′)0vs México (10-9-19)
Exequiel PalaciosRiver3/101/1 (91′)0vs México (10-9-19)
Nicolás DomínguezVélez0/510/5 (119′)1vs Uruguay (18-11-19)
Manuel LanziniWest Ham3/210/1 (14′)0vs México (10-9-19)
Lucas OcamposSevilla2/122/1 (208′)2vs Brasil (15-11-19)
Nicolás GonzálezStuttgart1/201/2 (86′)0vs Uruguay (18-11-19)

Delanteros

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartido era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Lautaro MartínezInter13/4913/3 (980′)9vs Uruguay (18-11-19)
Lionel MessiBarcelona124/147010 (801′)5vs Uruguay (18-11-19)
Sergio AgüeroManchester City60/37417/1 (601′)3vs Uruguay (18-11-19)
Paulo DybalaJuventus14/1427/9 (724′)2vs Uruguay (18-11-19)
Matias SuárezRiver1/501/5 (163′)0Copa América
Giovanni SimeoneFiorentina1/411/4 (148′)1vs México (20-11-18)
Mauro IcardiPSG5/313/1 (287′)1vs México (20-11-18)
Lucas AlarioBayer Leverkusen1/521/3 (122′)2vs Brasil (15-11-19)
Matías SuárezRiver1/501/5 (163′)0Copa América
Cristian PavónBoca3/801/1 (65′)0vs Colombia (11-9-18)
Matías VargasEspanyol0/200/2 (66′)0vs Guatemala (7-9-18)
Darío BenedettoOlympique Marsella2/300/1 (45′)0vs Venezuela (22-3-19)
Joaquín CorreaLazio2/211 (56′)0vs Chile (5-9-19)
Adolfo GaichSan Lorenzo0/100/1 (4′)0vs México (10-9-19)

Récord era Scaloni: 11-4-5

Amistosos

  • 3-0 Guatemala (Gonzalo Martínez, Giovani Lo Celso y Giovanni Simeone)
  • 0-0 Colombia
  • 4-0 Irak (Lautaro Martínez, Roberto Pereyra, Germán Pezzella y Franco Cervi)
  • 2-0 México (Ramiro Funes Mori e Isaac Brizuela, en contra)
  • 2-0 México (Mauro Icardi y Paulo Dybala)
  • 1-3 Venezuela (Lautaro Martínez)
  • 0-1 Marruecos
  • 5-1 Nicaragua (Lionel Messi x2, Lautaro Martínez x2 y Roberto Pereyra)
  • 0-0 Chile
  • 4-0 México (Lautaro Martínez x3 y Leandro Paredes)
  • 2-2 Alemania (Lucas Alario y Lucas Ocampos)
  • 6-1 Ecuador (Lucas Alario, Jhon Jairo Espinoza en contra, Leandro Paredes, Germán Pezzella, Nicolás Domínguez y Lucas Ocampos)
  • 1-0 Brasil (Lionel Messi)
  • 2-2 Uruguay (Sergio Agüero y Lionel Messi)

Competiciones oficiales

Superclásico de las Américas 2018
  • 0-1 Brasil
Copa América 2019: tercer puesto
JugadorPosiciónPartidosMinutosGoles
Franco ArmaniArquero6540′-6
Agustín MarchesínArquero
Juan MussoArquero
Juan FoythDefensor4354′
Nicolás TagliaficoDefensor6534′
Milton CascoDefensor190′
Germán PezzellaDefensor5 (1)456′
Ramiro Funes MoriDefensor0 (1)1′
Nicolás OtamendiDefensor6540′
Renzo SaraviaDefensor2180′
Leandro ParedesMediocampista6540′
Roberto PereyraMediocampista145′
Marcos AcuñaMediocampista2 (1)161′
Ángel Di MáriaMediocampista1 (4)152′
Guido RodríguezMediocampista166′
Guido PizarroMediocampista0 (1)24′
Rodrigo De PaulMediocampista5 (1)467′
Giovanni Lo CelsoMediocampista4 (2)370′1
Paulo DybalaDelantero1 (3)93′1
Sergio AgüeroDelantero5 (1)466′2
Lionel MessiDelantero6486′1
Matías SuárezDelantero0 (3)27′
Lautaro MartínezDelantero4294′2
  • Primera ronda: 0-2 Colombia
  • Primera ronda: 1-1 Paraguay (Lionel Messi)
  • Primera ronda: 2-0 Qatar (Lautaro Martínez y Sergio Agüero)
  • Cuartos de final: 2-0 Venezuela (Lautaro Martínez y Giovani Lo Celso)
  • Semifinales: 0-2 Brasil
  • Tercer puesto: 2-1 Chile (Sergio Agüero y Paulo Dybala)

Goleadores

GolesNombreEquipo
9Lautaro MartínezInter
5Lionel MessiBarcelona
2Giovani Lo CelsoTottenham
2Paulo DybalaJuventus
2Roberto PereyraWatford
2Lucas AlarioBayer Leverkusen
2Lucas OcamposSevilla
2Leandro ParedesPSG
2Germán PezzellaFiorentina
1Gonzalo MartínezAtlanta United
1Giovanni SimeoneCagliari
1Franco CerviBenfica
1Ramiro Funes MoriVillarreal
1Mauro IcardiPSG
1Nicolás DomínguezVélez
1Sergio AgüeroManchester City

Continue Reading

Trending