Connect with us

Fútbol

River sobrevivió en La Boca: jugará su tercera final de Copa Libertadores

El conjunto de Marcelo Gallardo extiende su imperio más allá de lo imaginado.

Published

on

River atraviesa el ciclo más exitoso de su historia, una etapa inédita dentro de su gloriosa historia: eliminó a Boca por quinta ocasión y se clasificó a su tercera final de Copa Libertadores en el último lustro. El Millonario, vigente campeón, viajará a Chile el próximo 23 de noviembre en busca de su tercer título continental, el quinto de su historia.

Marcelo Gallardo saldó las únicas dos deudas del siglo de historia Millonaria: convirtió al combinado de Núñez en una fuerza dominante a nivel internacional y se sacó el estigma que representaba el clásico rival en sus desafíos continentales. River construyó su indiscutido cetro como el mejor equipo de América mientras transformaba a su antiguo verdugo en víctima.

Con la ventaja conseguida en el Monumental a partir de los goles de Rafael Santos Borré e Ignacio Fernández, River desplegó su versión más pragmática. También fue la más deslucida ante un Boca con otro semblante. Obligado por las circunstancias, Gustavo Alfaro abandonó su identidad para ir en busca de una remontada con aroma a milagro.

Ante una Bombonera enardecida, el Xeneize impuso condiciones, desbarató el circuito futbolístico de River al anular a su mediocampo y con más corazón que fútbol generó múltiples chances para atizar su ilusión pero el descuento llegó demasiado tarde: Lisandro López bajó el enésimo centro sobre el área de Franco Armani y Jan Hurtado la empujó por el segundo palo.

El reloj se consumió y no le quedó tiempo a Boca para empatar la serie, la quinta en la que sucumbe frente a la formación de Gallardo: River hincó a su máximo adversario en las semifinales de la Sudamericana 2014, en los octavos de la Libertadores 2015, en la Supercopa Argentina de 2018 y en la final de la Libertadores 2018.

Nuevo ADN, mismo desenlace

Después de un primer semestre en el que navegó entre remiendos, Gustavo Alfaro por fin había podido imprimirle a Boca su genética. Era un equipo de autor que superaba con éxito prueba tras prueba en la Superliga y principalmente en una Copa Libertadores en la que resolvió sus retos frente a Athletico Paranaense y Liga de Quito con incuestionable determinación.

Pero el penal de Emanuel Más a los tres minutos del partido de ida obligó al entrenador a guardar su libreto, la mejor opción para incomodar a River, y adoptar una postura agresiva para la que no estaba preparado. En pronta desventaja, buscó anotar como visitante y le entregó al elenco riverplatense la posibilidad de liquidar la serie. La impericia de sus delanteros y las intervenciones heroicas de Esteban Andrada mantuvieron con vida a Boca.

Alfaro probó decenas de combinaciones durante veintidós días y finalmente tomó una decisión: priorizó la experiencia de Carlos Tevez por sobre Mauro Zárate y apostó por la frescura de Agustín Almendra en la mitad de la cancha. La inclusión de ambos fue una sorpresa observada con desconfianza por los hinchas y especialistas. Pero el técnico azul y oro acertó: ambos fueron dos de los nombres más destacados en la noche de Buenos Aires.

El local salió con sus líneas adelantadas, ejerciendo una presión asfixiante sobre la salida de River y planteando duelos individuales en defensa con Andrada como líbero. Alfaro también plasmó su vocación ofensiva con el perfil de la regenerada banda derecha: Julio Buffarini ingresó en lugar de Marcelo Weigandt y Eduardo Salvio relevó a Franco Soldano.

River no necesitó mayores retoques y Gallardo apostó por la fisonomía que mayores éxitos le entregó durante la temporada: el clásico 4-1-3-2 con Enzo Pérez como único cinco, Exequiel Palacios ubicado apenas unos metros por delante y con Nicolás de la Cruz e Ignacio Fernández levemente escorados como interiores.

Pero Boca maniató al Millonario desde el primer minuto con su espíritu salvaje, lo incomodó y lo forzó a abandonar sus convicciones negándole la pelota a sus receptores. Armani no tenía otra opción que sacar en largo y dividir en campo rival. Con la pelota en sus pies, Almendra rompió líneas con sus pases y se asoció con Carlos Tevez, el eje ofensivo de su equipo.

El Apache, cuestionado por sus últimos rendimientos y lejos de sus mejores días, entregó una de sus mejores actuaciones de su último año combinando su sapiencia para conducir con su sacrificio para luchar en cada metro de la cancha. Tevez jugó los 90 minutos y, aunque ya no goza del impacto de antaño, lideró la misión azul y oro.

Plantado en campo contrario, Eduardo Salvio plasmaba su categoría con intervenciones que electrizaban el ambiente, como cuando a los dos minutos movió la pelota de pie a pie para dejar en el camino a tres rivales. Pero un Wanchope Ábila desconectado no se involucraba en el entramado colectivo y el área era un páramo para Boca.

River encontró oxígeno con las incursiones de De la Cruz, el mejor de la vuelta, a espaldas de Julio Buffarini. Esteban Andrada exudaba ansiedad y por primera vez en mucho tiempo dejó de ser una garantía. Tras semanas después, los roles se habían invertido y el campeón de América esperaba agazapado para salir de contra. Boca generaba poco para su dominio.

Su único camino era la perniciosa pegada de Alexis Mac Allister: un centro suyo al corazón del área concluyó en gol de Salvio a los 22 minutos, pero la acción fue anulada correctamente por una mano previa de Emmanuel Más. Otro centro suyo casi termina en blooper: Enzo Pérez intentó despegar y Franco Armani debió hacer gala de sus reflejos para evitar la caída de su arco. Cada sociedad entre Tevez, Mac Allister y Salvio a espaldas de Enzo Pérez se convertía en una acción de riesgo para River durante los últimos minutos del primer tiempo. Sus vínculos eran pocos pero efectivos.

Poco cambió en el segundo tiempo. Buffarini corrigió en defensa y se convirtió en conductor desde la banda derecha. En la primera jugada dejó mano a mano a Wanchope con un pelotazo que Ábila no capitalizó: el nueve redondeó otra actuación decepcionante en un historial cada vez más negativo como nueve Xeneize.

Fueron 77 toques de Buffarini, el segundo que más intervenciones tuvo en el encuentro por detrás de Nicolás de la Cruz (78)

La arena caía en el reloj y Boca no encontraba el camino hacia el gol. Mauro Zárate y Jan Hurtado ingresaron a los 60 minutos en lugar de Almendra y Wanchope. Alfaro partió al mediocampo: Izquierdoz y López sostuvieron al equipo con una actuación descomunal mientras el ataque se atascaba. Un centro, el milésimo de la noche, horadó finalmente la inexpugnable resistencia de Armani: Alexis ejecutó, López ganó en el aire y Hurtado marcó.

La reacción de ambos combinados tras el gol fue a contramano de lo esperado. River gozó de sus mejores minutos y Boca regresó a su versión más frustrada, sin elaboración y con intermitentes ataques directos que no causaban real peligro al fondo Millonario. Javier Pinola fue un bastión y Armani se quedó con el último cabezazo de López, con los sueños Xeneizes y con la clasificación a la final de la Copa Libertadores.

Fueron 9 intervenciones de Carlos Izquierdoz, una actuación descomunal del líder defensivo de Boca. También fue el jugador que más duelos aéreos ganó: fueron 13 en total.

El factor Sampaio

La vuelta de las semifinales frente a Boca supuso un récord para el River de Gallardo: nunca en los 60 partidos que disputó durante el último lustro había cometido más infracciones. Fueron 27 en total durante los 90 minutos de juego.

Wilton Sampaio, el árbitro brasileño de 37 años que impartió justicia, estuvo en el ojo de la tormenta. “Vos, lamentable”, le recriminó Marcelo Gallardo después del partido, ya consumada la clasificación de su equipo. Las redes sociales estallaron en contra del referí en una era en la que hinchas y medios discuten polémicas en vez de centrarse en el fútbol: Sampaio fue acusado de inclinar la cancha en favor de Boca. ¿Pero fue así?

Tres polémicas

– Codazo de Javier Pinola a Eduardo Salvio: recién empezaba el partido y el zaguero central fue en busca de la pelota con su brazo extendido. Con el codo, Pinola aparenta impactar sobre la sien del Toto. Sampaio no sancionó infracción y el VAR no recomendó su revisión. Aunque la acción no parece suficiente para ser cobrada, la reacción de Sampaio fue curiosa: advirtió al ex Rosario Central.

– Gol anulado a Eduardo Salvio: acierto del brasileño, quien no necesitó recurrir al VAR para ver la mano de Más. El cambio de reglamento impulsado por la International Board es contundente: “un gol conseguido directamente con la mano o el brazo (aunque sea de manera accidental) o un jugador que marque o se fabrique una ocasión de gol después de haber obtenido la posesión o el control del balón con la mano o el brazo, aunque sea de forma accidental, ya no será tolerado”. El impacto en la mano de Más, después de que la pelota rebotara en Almendra, fue involuntaria pero indispensable para que el rebote le quedara servido a Salvio.

– Mano de Lisandro López en el área: la televisión no repitió la acción y la transmisión no aportó más que confusión. Es indispensable que la CONMEBOL exponga con claridad cada vez que se revisa una jugada y que precise qué es lo que el VAR está revisando. En la mano de López, Sampaio consultó a Mauro Vigliano pero desestimaron el reclamo.

Falta tras falta

Todas las infracciones del Boca-River

Fue una batalla en La Bombonera. Sampaio sancionó 48 infracciones, 27 de River y 21 de Boca. La sensación que recorrió las redes sociales tras la clasificación Millonaria fue similar a la que suele divulgarse cada vez que se analiza la cantidad de penales a favor que recibe River: que los árbitros o el VAR inclinan la cancha. En este caso, que Sampaio encerró al combinado de Gallardo contra su propio arco con faltas cercanas al área. Como suele suceder, el fanatismo convertido en maniqueísmo futbolístico entierra al análisis.

Fueron 15 faltas a favor de Boca en territorio riverplatense, 12 de ellas en tres cuartos. La mayoría fueron en el flanco derecho, el sector favorito del ataque Xeneize con Buffarini, Salvio y Mac Allister triangulando por aquel sector. La más dudosa fue la que terminó en el gol anulado a Salvio: debería haber cobrado retención de Buffarini.

Es cierto que Sampaio estuvo excesivamente celoso al rigor físico, tanto como que River apela sistemáticamente a las infracciones para cortar los circuitos futbolísticos del rival siempre que su primera línea de presión es superada. Por caso, River es el equipo que más faltas cometió en la actual Copa Libertadores con 224 infracciones frente a 197 de Boca, 140 de Gremio y 138 de Flamengo. El equipo de Gallardo convirtió a los foules tácticos en una virtud de su juego para impedir ser superado en una mitad de cancha que únicamente cuenta con Enzo Pérez como volante central.

Para terminar de desarticular el recelo en torno a la actuación de Sampaio, un par de datos podrían definir la polémica aunque cada uno seguirá creyendo en lo que quiera creer. Sampaio sancionó cinco infracciones en ataque de los delanteros de Boca (cuatro de Hurtado y una de Mauro Zárate) durante el último cuarto de hora y en los seis minutos agregados sancionó una única falta a favor de Boca en las cercanías del área de Armani: fue a instancias del línea que Gallardo felicitó en la previa de su reproche al árbitro brasileño.

El origen

La quinta derrota consecutiva de Boca en cruces frente a River no empezó en el Monumental. Daniel Angelici como presidente y Nicolás Burdisso como manager fueron los principales responsables de la última decepción azul y oro. La eliminatoria evidenció un secreto a voces que maquillaban los resultados: la errática construcción del plantel.

Durante el último mercado, el Xeneize incorporó a Alexis Mac Allister, Jan Hurtado y Eduardo Salvio para potenciar su nómina en busca de la Copa Libertadores. Alfaro había pedido a Maximiliano Meza, a Marcos Acuña y a Éver Banega pero la dirigencia decidió no invertir en ellos pese a haber vendido por 76 millones de dólares en los últimos dos años. Mac Allister rindió por encima de lo esperado en sus primeros partidos, pero Hurtado demostró que aún es demasiado joven y Salvio fue víctima de la plaga de lesiones que provocó su regreso a la Argentina.

Más tarde, inmerso en una movida mediática, sumó a Daniele de Rossi mientras buscaba con urgencia un nueve más: finalmente llegó Franco Soldano para reemplazar a uno de los mejores delanteros del fútbol argentino.

Boca debió salir repentinamente al mercado a causa de otro error fatal de planificación: las partidas de Nahitán Nández y Darío Benedetto, ambos con destino europeo tras el cruce de octavos de final frente a Paranaense, dejaron desguarnecido al plantel. También dejaron ir a Cristian Pavón, hoy en Los Angeles Galaxy, y se quedaron con Sebastián Villa.

Alfaro maquilló los errores apelando al ingenio. Paolo Goltz y Junior Alonso fueron la dupla de centrales en Brasil en la ida de los octavos de final, afianzó a Nicolás Capaldo en la mitad de la cancha y fue edificando certezas en torno a un equipo que se construía de atrás para adelante. Pero las lesiones diezmaron aún más al equipo y tuvo que improvisar. Soldano de ocho en el Monumental, por ejemplo.

Boca empeoró su plantel con respecto a la final en Madrid, en calidad y en profundidad. Ninguno de los laterales ofrece garantías y los centrales suplentes están muy lejos del nivel de los titulares. En el mediocampo tal vez se encuentren las mayores certezas, aunque irregulares, en Iván Marcone, Alexis Mac Allister y Nicolás Capaldo. Salvio acusa lesión tras lesión, Villa no rubrica lo que genera y Bebelo Reynoso nunca alcanza el potencial que promete a cuentagotas.

La rotación en la posición de nueve es aún más limitada, sin Benedetto y con Wanchope en permanente fuera de estado, un nóvel Hurtado y un Soldano que aún no ha demostrado si existen las virtudes que lo llevaron a vestir la camiseta azul y oro. Zárate sigue sin transformarse en el ícono que Boca esperaba tras su contratación. Tevez, lejos de su prime, es la sombra del jugador que supo ser.

En definitiva, y aunque Boca siga siendo uno de los dos mejores planteles de la Argentina, no parece suficiente para cumplir su sueño copero. River demostró, con una identidad afianzada después de un lustro de trabajo, que también es más que Boca nombre por nombre.

Insana obsesión

La conferencia de prensa de Gustavo Alfaro, consumada la eliminación, tuvo aroma a despedida: “Quiero terminar con estos jugadores los partidos que nos faltan y después irme a mi casa y recuperar mi vida”.

El ciclo Bianchi acostumbro al hincha de Boca a ser protagonista a nivel internacional y transformó a la Copa Libertadores en una obsesión permanente. Ser campeón del fútbol local no alcanza: es un medio para su fin continental. Todo en el club se mueve en función del trofeo americano. Alfaro lo sabe: “En la finitud de los resultados dirán que esto es un fracaso. Entonces Boca viene fracasando desde el 2007 para acá porque no se ganó la Copa Libertadores. Pero hubo procesos muy buenos como el de Guillermo (Barros Schelotto) y el Vasco Arruabarrena”.

La comparación con el glorioso momento que atraviesa River aumenta la urgencia que se transforma en desesperación: ante cada eliminación, un volantazo. Después de la final perdida en Madrid, Boca decidió separarse de Barros Schelotto en una determinación que pareció acertada por el significado que tuvo aquella definición en el Santiago Bernabéu para el técnico y para varios jugadores que ya no están.

Alfaro puso de pie rápidamente al equipo: en los primeros seis meses, con un plantel heredado que no se adaptaba a su juego, clasificó a la Libertadores de 2020 en la Superliga, aseguró su boleto para los octavos de final de la presente edición y alcanzó la final de la Copa de la Superliga. Además de los objetivos cumplidos, recuperó a varios jugadores (Esteban Andrada y Carlos Izquierdoz, principalmente) y consolidó a un par de juveniles en el primer equipo (Nicolás Capaldo y Marcelo Weigandt).

En el segundo semestre pudo plasmar su idea y convirtió a Boca en protagonista: líder en el torneo local, superó con facilidad sus cruces de octavos y cuartos de final. El duelo frente a River terminó siendo más parejo de lo esperado después del 2-0 en el Monumental e incluso Boca podría haber forzado los penales. El resultado, sin dudas una decepción, podría desembocar en su salida en un año en el que también se juega el partido más importante que tiene Boca en el corto plazo: habrá elecciones a fin de año.

Boca se fue aplaudido de La Bombonera pese a la derrota. Alfaro también. El técnico tiene paño para seguir y tal vez sea hora de que en La Boca entierren su insana obsesión para algún día volver a ganar la Copa Libertadores.

El imperio avanza

Marcelo Gallardo consiguió que el mapa de poder del fútbol latinoamericano tenga una nueva capital: Núñez. En apenas un lustro, el Muñeco transformó la historia de uno de los gigantes de la Argentina. Con un semblante similar al Boca de Carlos Bianchi, este River es una garantía a nivel internacional: es candidato en cualquier cancha, ante cualquier rival y con cualquier resultado. Mística le dicen.

Tan afianzados están los pilares de la era Gallardo que ni siquiera necesitó grandes trucos para dejar otra vez a Boca en el camino. De las cinco series que River celebró frente a su eterno rival en los últimos cinco años, tal vez haya sido en la que menos influyó la mano del Muñeco porque esta versión del Millonario es la más pulida de todas. El exitoso entrenador, que tendrá la posibilidad de ganar su tercera Copa Libertadores, fue encontrando las piezas y forjando su infalible 4-1-3-2 durante el camino.

Aún así, su gestión del plantel es fundamental: mantener en el banco de suplentes a dos delanteros como Lucas Pratto e Ignacio Scocco para sostener a Rafael Santos Borré y a Matías Suárez como titulares es una decisión por la que cualquier entrenador sería cuestionado. Los pergaminos de Gallardo explican el silencio en torno a sus determinaciones: siempre tiene razón.

No fue la mejor actuación de River en La Bombonera, superado por un rival sediento y obligado al protagonismo. Pero en el aire siempre se respiró una misma sensación: que Gallardo y su nuevo imperio tenían todo bajo control.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fútbol

Maradona en La Plata: el abrupto final de un ciclo intenso y emotivo

El oficialismo no se presentó a elecciones en Gimnasia y Diego pegó el portazo.

Published

on

Si Gimnasia había construido una efímera esperanza deportiva e institucional, la renuncia de Diego Armando Maradona sepultó en un suspiro la ilusión de un club concursado y en descenso. El reloj marcó las doce cuando el aún presidente Gabriel Pellegrino anunció la desvinculación del astro convertido en entrenador. El anticipado desenlace de la revolución maradoniana devuelve a un Lobo en ruinas a su cruel realidad.

El paraíso duró apenas tres meses, marcados a fuego en el pueblo Tripero que se movilizará este miércoles 20 de noviembre a las 18.30 hacia la sede social para entregar un petitorio convocando a la unidad política bajo una innegociable consigna: “Si a Diego Maradona”.

El club, sus fanáticos y sus jugadores, son la víctima de los desmanejos dirigenciales de un presidente en retirada que reconoció su propio fracaso al no presentar una lista oficialista para las elecciones del sábado 23. Un día después, el domingo 24, Gimnasia recibirá a Arsenal en el primero de una serie de tres duelos trascendentales para definir su permanencia en la Superliga. Salvo un milagro, Maradona no estará en el banco de suplentes del Lobo.

Los entretelones del adiós

La política en Gimnasia se transformó en un eterno retorno: es la segunda elección consecutiva en la que el oficialismo admite su fracaso y no se presenta en busca de su reelección. Gabriel Pellegrino repetirá la historia de Daniel Onofri en 2016, aunque con un panorama aún más desolador. Si la herencia había sido pesada, Pellegrino profundizó la crisis.

En lo deportivo, recibió a un Lobo en Copa Sudamericana y devuelve a un equipo hundido en el fondo de la tabla en busca de una utopía para mantenerse en la máxima categoría del fútbol argentino. Fueron seis entrenadores en tres años, amén de los tres interinatos de la sociedad Mariano Messera-Leandro Martini que dirigirán el domingo ante Arsenal: Gustavo Alfaro, Mariano Soso, Facundo Sava, Hernán Darío Ortiz, Pedro Troglio y Diego Armando Maradona.

Alfaro, quien había asumido bajo la presidencia de Onofri tras el despido de Pedro Troglio y sufrió la transición, disparó una vez alejado de la institución: “Me tocó una coyuntura compleja, con un final político, con un presidente que terminaba su mandato y no se presentaba y un presidente nuevo que llegaba y no tenía la formación de dirigente de fútbol. La convocatoria de acreedores también trajo problemas”.

“En todos los lugares aspiro a lo mismo, estar arriba y poder pelear por Copas Internacionales. El proyecto es de los dirigentes y eso sentí que no lo tuve en Gimnasia. Entiendo, porque era gente nueva y no era del fútbol. Me enteré que hablaron con un entrenador y le dijeron que no estaban de acuerdo con como yo jugaba. Este entrenador le dijo que tenían que agradecer de tener un técnico como Alfaro que les iba a dar puntos que sino padecerían”, agregó el actual entrenador de Boca Juniors.

Aquel flamante presidente, alejado del mundo del fútbol, era Pellegrino. Una de sus primeras decisiones fue contratar a Roberto Depietri como Secretario Técnico del Fútbol Profesional. El ex jugador del Mens Sana, protagonista de 35 encuentros y autor de 11 goles con su camiseta, llegó en abril de 2017 y acordó su salida un año después. “Creo que fallamos en implementarlo tan rápido, pero también Roberto tuvo sus fallas”, analizó Pellegrino sobre un ciclo plagado de desaciertos.

Soso se marchó ante un mercado sin refuerzos. Sava, Ortiz y Troglio pasaron sin pena ni gloria pese a su historia en el Tripero. Además de técnicos, referentes como Fabián Rinaudo fueron invitados a marcharse. Pellegrino acertó con el envión que supuso, tanto para los jugadores como para los hinchas, la contratación de Maradona. Aunque los resultados fueron irregulares, el astro revitalizó al Lobo. Pero no fue suficiente.

Mientras Diego causaba una revolución anímica para un equipo que empezaba a encontrar resultados, el caos institucional, económico y deportivo hundió a Pellegrino. El presidente se quedó absolutamente solo, aislado, sin siquiera contar con el apoyo de su vicepresidente. El cierre de las listas expuso su fracaso: el oficialismo no presentó su candidatura.

Dos partidos competirán en las elecciones del sábado 23. Mariano Cowen (Gimnasia Grande) y Salvador Robustelli (Convergencia Gimnasia) se disputarán el trono en una pugna impopular: muchos hinchas están enfurecidos con ambos por la partida de Maradona: “Quería comunicarle a todos que renuncio a mi cargo de director técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata. Tomo esta decisión con todo el dolor del alma, porque el presidente Gabriel Pellegrino no va a presentarse en las próximas elecciones. Sinceramente me sorprendió que no lo haga. Conversé con él, y luego de escucharlo, tengo que dar un paso al costado”, publicó Diego en su Instagram oficial.

Maradona convocó a la unidad tripera con Pellegrino incluido para rubricar su continuidad. Cowen, Robustelli y Pellegrino se reunieron sin éxito durante el mismo martes en el que Diego anunció su renuncia. Pero para ambos candidatos la única posibilidad de consenso era sin el actual presidente: “Para nosotros era unidad o nada. Diego ayer se fue a su casa mentalizado en volver si es que hoy se daba el consenso… Pero ante la noticia tomó su decisión. Maradona ha estado probablemente más a la altura que nosotros como dirigentes. Es el más grande de todos. Si se hubieran querido comunicar con Diego lo podían hacer como hice yo, que conseguí el teléfono y me fui a la casa”, castigó Pellegrino.

Como en 1995 cuando se marchó de Racing después de que Juan de Stéfano perdiera las elecciones a manos de Osvaldo Otero, Diego cerró abruptamente su etapa como entrenador por cuestiones políticas.

¿Qué deja el ciclo Maradona?

Un retorno inolvidable

“Sepan que NUNCA voy a olvidar ese primer entrenamiento, cuando volví a entrar en una cancha del fútbol argentino”, escribió Maradona en su carta de despedida. 25 mil personas se reunieron en el Juan Carmelo Zerillo para vibrar con el retorno del ídolo a su casa. Habían pasado más de 23 años desde su última experiencia en Racing y casi una década desde aquella eliminación frente a Alemania al frente de la Selección Argentina.

“Soy un exiliado deportivo porque en la Argentina me cerraron las puertas de forma increíble”, lanzó en 2012 mientras dirigía al Al-Wasl de Emiratos Árabes Unidos. Después de sus etapas en el Al-Fujairah y Dorados de Sinaloa, Gimnasia le abrió las puertas del Bosque para que el Diez gambetee también a la supuesta prohibición.

Entre lágrimas, agradeció la oportunidad: “Acá estoy en mi casa. Por supuesto que quería dirigir en Argentina, el tema era que Blatter y Grondona apuraban a los presidentes para que no me contraten. A mi después de la Selección me hicieron una cruz y lo sabían todos, en el 94′ con el señor Blatter me borraron, junto con Deluca y Grondona. Pero estoy acá, de pie, como quería la Tota. Ella me decía, no te mueras por esta porquería. Y no me morí por esta porquería”.

Maradona no se murió, volvió al fútbol argentino y generó interés en partidos anodinos para el hincha común. Cada encuentro del Gimnasia de Maradona fue una novela única en la leyenda maradoniana.

El postergado homenaje al ídolo

Si el pueblo no olvida a quien no lo traiciona, la vuelta de Maradona fue un mimo también para los hinchas que pudieron agradecerle tantas alegrías al mito viviente que es el hombre que simboliza a un pueblo. Cada partido fue una ofrenda a su deidad futbolística.

Newell’s, una ciudad enamorada de aquel jugador que apenas disputó cinco encuentros con su camiseta, fue el capítulo más emotivo de un tour de apenas ocho fechas que revivió la fibra más íntima de un fútbol argentino habitualmente moribundo.

Algunas sonrisas

Gimnasia había sumado apenas un punto en el campeonato en las primeras cinco fechas. El calendario no fue benévolo con Maradona, quien en sus tres primeros partidos debió enfrentar al campeón Racing, a Talleres en Córdoba y al River campeón de América. Aunque el Lobo mostró una versión mejorada, sus propios errores le impidieron sumar siquiera un punto.

La primera alegría llegó como en Mendoza, con su goleada por 4-2 frente a Godoy Cruz. Los únicos tres triunfos del ciclo del Diez fueron fuera de casa: frente al Tomba, 4-0 frente a Newell’s y 3-0 frente a Aldosivi en el último encuentro de la era Maradona. Diego sacó nueve de los 24 puntos posibles pero, aún pese a la dolorosa derrota frente a Estudiantes en el clásico, el futuro era auspicioso de cara a una seguidilla de tres partidos frente a rivales directos.

Jóvenes con futuro

Con un plantel de recursos limitados, Maradona agudizó su ingenio para identificar talento joven que pudiera ser útil para la causa Tripera. El caso más resonante fue el de José Paradela. Recomendado por Mariano Messera, enamoró a Diego durante un partido de reserva y no dudó en subirlo al primer equipo.

Mediocampista ofensivo con aroma a nostalgia, más cerca de un enganche clásico que de un volante mixto moderno, se ganó un lugar en la formación. Pese a la presión de haber sido la joya elegida por Maradona, un Paradela de apenas 20 años respondió con carácter y soltura ante el delicado escenario. Producto de las inferiores de Rivadavia de Lincoln, entró desde el banco frente a Talleres y fue titular indiscutido en todos los partidos desde la caída frente a River hasta la última goleada en Mar del Plata. Como enganche clásico o en un doble comando junto a Víctor Ayala en la mitad de la cancha, demostró que el ojo clínico de Diego sigue intacto.

No fue el único joven que sumó minutos bajo las órdenes del Diez. El zurdo Matías Miranda, otra de las promesas de las inferiores del combinado platense, también sumó minutos y firmó su primer contrato profesional. Confite, de 19 años, fue titular en el clásico frente a Estudiantes y en la victoria contra Aldosivi.

Paradela y Miranda forman parte del legado que dejó en el Bosque un Maradona que verá el próximo partido de Gimnasia por televisión.

Continue Reading

Fútbol

Una versátil Argentina rescata un empate en su última prueba

El combinado de Scaloni empató 2-2 con Uruguay.

Published

on

El penal convertido por Lionel Messi a los 92 minutos materializó una certeza: que Argentina no merecía perder el amistoso frente a Uruguay que cerró su gira de noviembre, la última prueba antes del comienzo de las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022.

El combinado de Lionel Scaloni expuso su versatilidad, con otra fisonomía y otra postura, frente a un rival que tomó una postura más conservadora y concretó otra buena presentación después del triunfo frente a Brasil. Si el primer clásico demostró que la dependencia en torno a Messi no es absoluta, el segundo dejó en claro que la albiceleste tiene nombres propios para afrontar diferentes escenarios aún cuando todavía necesita mayor rodaje en situaciones de ataque estacionado.

Uruguay hizo gala de su semblante habitual: cedió la pelota y ejerció una presión baja en su propio campo de juego, agazapado para robar y salir de contra con la legendaria dupla que conforman Edinson Cavani y Luis Suárez. El plan le funcionó a la perfección: cuando se lanzaban en velocidad, Argentina sufría con las transiciones y el juego directo charrúa. La dupla impuso condiciones para desahogar a la Celeste y Paredes quedó expuesto como único cinco en otra noche que suma argumentos para buscar variantes que apuntalen al crack del PSG.

Scaloni implementó cuatro modificaciones con respecto a la victoria frente a Brasil. Renzo Saravia reemplazó a Juan Foyth, habilitó a la avanzada uruguaya en el 1-0 de Cavani y dejó dudas nuevamente en un lateral derecho por ahora sin dueño. Marcos Acuña ocupó el lugar del lesionado Lucas Ocampos y redondeó una gran actuación en la que mostró su despliegue en ataque y su sacrificio en defensa. Acuña y Ocampos representan dos perfiles diferentes, útiles para diferentes escenarios.

Paulo Dybala se mantiene como una desilusión: volvió a pasar desapercibido y sigue perdiendo terreno. Sergio Agüero, autor del primer tanto, empezó alejado del área y ganó mayor consistencia cuando se ubicó en su posición habitual de centro delantero. Scaloni puede dormir tranquilo: entre el Kün, Lautaro Martínez y el sorprendente Lucas Alario, Argentina tiene variantes ofensivas. Messi, no hace falta decirlo, es una garantía.

En el debe quedarán los problemas defensivos que mostró Argentina para controlar a la dupla Suárez-Cavani, dos especialistas en capitalizar al máximo las situaciones de riesgo que ellos mismos generan en escenarios aislados. El primer gol, después de un pelotazo espectacular de Federico Valverde y un pase filtrado de Lucas Torreira, aprovechó la distracción del fondo argentino. El segundo fue un tiro libre imparable de Suárez que dejó dudas por la reacción de Esteban Andrada. Uruguay no gozó de demasiadas posibilidades pero fue efectivo y castigó por duplicado a un equipo que, como nota optimista, volvió a dejar en claro su carácter para remontar.

No hay más tiempo para pruebas. Argentina empezará en 2020 su camino rumbo al Mundial de Qatar después de un año que termina con un balance positivo y con la sensación de que el recambio que el plantel necesitaba finalmente se afianzó en el primer equipo. Con una columna vertebral consolidada, será la hora de la verdad para Scaloni.

Continue Reading

Fútbol

Los números del ciclo Scaloni: resultados y convocados

Con el Mundial de Qatar 2022 como destino final, recopilamos las cifras de la etapa Scaloni.

Published

on

  • Último partido: 2-2 vs Uruguay
  • Próximo partido: –

Última convocatoria

Amistosos vs Brasil y Uruguay

JugadorPosiciónEquipo
Esteban AndradaArqueroBoca Juniors
Agustín MarchesínArqueroPorto
Juan MussoArqueroUdinese
Emiliano MartínezArqueroArsenal
Juan FoythDefensorTottenham
Renzo SaraviaDefensorPorto
Nicolás OtamendiDefensorManchester City
Germán PezzellaDefensorFiorentina
Walter KannemannDefensorGremio
Nicolás TagliaficoDefensorAjax
Nehuén PérezDefensorFamalicao
Guido RodríguezMediocampistaAmérica
Giovani Lo CelsoMediocampistaTottenham
Leandro ParedesMediocampistaPSG
Nicolás DomínguezMediocampistaVélez
Rodrigo De PaulMediocampistaUdinese
Marcos AcuñaMediocampistaSporting
Alexis MacAllisterMediocampistaBoca Juniors
Lucas OcamposMediocampistaSevilla
Lionel Messi DelanteroBarcelona
Sergio AgüeroDelanteroManchester City
Nicolás GonzálezDelanteroStuttgart
Lucas AlarioDelanteroBayer Leverkusen
Lautaro MartínezDelanteroInter
Paulo DybalaDelanteroInter

Todos los convocados

Arqueros

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartidos era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Franco ArmaniRiver 11-159 (810′)-10Copa América
Agustín MarchesínPorto4/2-64 (360′)-3vs Ecuador (13-10-19)
Sergio RomeroManchester United96-692 (180′)-2vs Brasil (16-10-18)
Esteban AndradaBoca 4-24 (336′)-2vs Uruguay (18-11-19)
Gerónimo RulliMontpellier202 (149′)0vs México (20-11-18)
Juan MussoUdinese0/100/1 (24′)0vs Marrueco
Paulo GazzanigaTottenham0/100/1 (31′)0vs México (20-11-18)
Guido HerreraTalleresvs Irak

Defensores

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartidos era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Nicolás TagliaficoAjax22/2016/1 (1439′)0vs Uruguay (18-11-19)
Germán PezzellaFiorentina15/1213/1 (1132′)2vs Uruguay (18-11-19)
Nicolás OtamendiManchester City68/1412 (1080′)0vs Uruguay (18-11-19)
Juan FoythTottenham10010 (863′)0vs Brasil (15-11-19)
Renzo SaraviaPorto7/207/2 (658′)0vs Uruguay (18-11-19)
Ramiro Funes MoriVillarreal24/225/2 (444′)0Copa América
Gonzalo MontielRiver404 (360′)0vs México (10-9-19)
Walter KannemannGremio3/303/3 (355′)0vs Ecuador (13-10-19)
Fabricio BustosIndependiente402 (135′)0vs Irak (11-10-18)
Lisandro MartínezAjax202 (135′)0vs Venezuela
Marcos RojoManchester United59/132 (135′)0vs México (10-9-19)
Gabriel MercadoSevilla22/242 (135′)0vs Venezuela (22-3-19)
Lucas Martínez QuartaRiver202 (173′)0vs México (10-9-19)
Milton CascoRiver2/101 (90′)0Copa América
Alan FrancoIndependiente0/100/1 (35′)0vs Guatemala (7-9-18)
Matías ZarachoRacing0/100/1 (15′)0vs Marruecos (26-3-19)
Leonardo BalerdiBorussia Dortmund0/200/2 (17′)0vs Ecuador (13-10-19)
Emanuel MammanaZenit1/2000vs Singapur (13-6-17)
Leonel Di PlácidoLanús0000vs Guatemala

Mediocampistas

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartido era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Leandro ParedesPSG19/4319/2 (1429′)2vs Uruguay (18-11-19)
Rodrigo De PaulUdinese16/3014/2 (1174′)0vs Uruguay (18-11-19)
Giovanni Lo CelsoTottenham17/4212/4 (990′)2vs Brasil (15-11-19)
Marcos AcuñaSporting15/11010/5 (859′)0vs Uruguay (18-11-19)
Roberto PereyraWatford6/1224/5 (441′)2vs Alemania
Guido RodríguezAmérica4/504/4 (269′)0vs Uruguay (18-11-19)
Maximiliano MezaMonterrey6/403/1 (154′)0vs México (20-11-18)
Ángel CorreaAtlético Madrid5/623/1 (189′)1vs Marruecos (26-3-19)
Gonzalo MartínezAtlanta United313 (100′)1vs Venezuela (22-3-19)
Franco VázquezSevilla2/202/1 (153′)0vs México (16-11-18)
Exequiel PalaciosRiver3/102 (119′)0vs México (10/9/19)
Ángel Di MaríaPSG90/12201/4 (152′)0Copa América
Santiago AscacibarStuttgart1/201/2 (144′)0vs México (20-11-18)
Franco CerviBenfica0/410/4 (144′)1vs México (20-11-18)
Guido PizarroSevilla3/100/1 (24′)0Copa América
Rodrigo BattagliaSporting Lisboa202 (180′)0vs Brasil (16-10-18)
Eduardo SalvioBoca8/500/2 (61′)0vs Brasil (16-10-18)
Gaston GiménezVélez0/100/1 (2′)0vs México (16-11-18)
Erik LamelaTottenham10/1531/1 (60′)0vs México (20-11-18)
Domingo BlancoIndependiente0/100/1 (45′)0vs Venezuela (22-3-19)
Iván MarconeBoca0/100/1 (2′)0vs Marruecos (26-3-19)
Alexis Mac AllisterBoca1/101/1 (85′)0vs México (10-9-19)
Exequiel PalaciosRiver3/101/1 (91′)0vs México (10-9-19)
Nicolás DomínguezVélez0/510/5 (119′)1vs Uruguay (18-11-19)
Manuel LanziniWest Ham3/210/1 (14′)0vs México (10-9-19)
Lucas OcamposSevilla2/122/1 (208′)2vs Brasil (15-11-19)
Nicolás GonzálezStuttgart1/201/2 (86′)0vs Uruguay (18-11-19)

Delanteros

NombreEquipoPartidos ArgentinaGoles ArgentinaPartido era ScaloniGoles era ScaloniÚltimo partido
Lautaro MartínezInter13/4913/3 (980′)9vs Uruguay (18-11-19)
Lionel MessiBarcelona124/147010 (801′)5vs Uruguay (18-11-19)
Sergio AgüeroManchester City60/37417/1 (601′)3vs Uruguay (18-11-19)
Paulo DybalaJuventus14/1427/9 (724′)2vs Uruguay (18-11-19)
Matias SuárezRiver1/501/5 (163′)0Copa América
Giovanni SimeoneFiorentina1/411/4 (148′)1vs México (20-11-18)
Mauro IcardiPSG5/313/1 (287′)1vs México (20-11-18)
Lucas AlarioBayer Leverkusen1/521/3 (122′)2vs Brasil (15-11-19)
Matías SuárezRiver1/501/5 (163′)0Copa América
Cristian PavónBoca3/801/1 (65′)0vs Colombia (11-9-18)
Matías VargasEspanyol0/200/2 (66′)0vs Guatemala (7-9-18)
Darío BenedettoOlympique Marsella2/300/1 (45′)0vs Venezuela (22-3-19)
Joaquín CorreaLazio2/211 (56′)0vs Chile (5-9-19)
Adolfo GaichSan Lorenzo0/100/1 (4′)0vs México (10-9-19)

Récord era Scaloni: 11-4-5

Amistosos

  • 3-0 Guatemala (Gonzalo Martínez, Giovani Lo Celso y Giovanni Simeone)
  • 0-0 Colombia
  • 4-0 Irak (Lautaro Martínez, Roberto Pereyra, Germán Pezzella y Franco Cervi)
  • 2-0 México (Ramiro Funes Mori e Isaac Brizuela, en contra)
  • 2-0 México (Mauro Icardi y Paulo Dybala)
  • 1-3 Venezuela (Lautaro Martínez)
  • 0-1 Marruecos
  • 5-1 Nicaragua (Lionel Messi x2, Lautaro Martínez x2 y Roberto Pereyra)
  • 0-0 Chile
  • 4-0 México (Lautaro Martínez x3 y Leandro Paredes)
  • 2-2 Alemania (Lucas Alario y Lucas Ocampos)
  • 6-1 Ecuador (Lucas Alario, Jhon Jairo Espinoza en contra, Leandro Paredes, Germán Pezzella, Nicolás Domínguez y Lucas Ocampos)
  • 1-0 Brasil (Lionel Messi)
  • 2-2 Uruguay (Sergio Agüero y Lionel Messi)

Competiciones oficiales

Superclásico de las Américas 2018
  • 0-1 Brasil
Copa América 2019: tercer puesto
JugadorPosiciónPartidosMinutosGoles
Franco ArmaniArquero6540′-6
Agustín MarchesínArquero
Juan MussoArquero
Juan FoythDefensor4354′
Nicolás TagliaficoDefensor6534′
Milton CascoDefensor190′
Germán PezzellaDefensor5 (1)456′
Ramiro Funes MoriDefensor0 (1)1′
Nicolás OtamendiDefensor6540′
Renzo SaraviaDefensor2180′
Leandro ParedesMediocampista6540′
Roberto PereyraMediocampista145′
Marcos AcuñaMediocampista2 (1)161′
Ángel Di MáriaMediocampista1 (4)152′
Guido RodríguezMediocampista166′
Guido PizarroMediocampista0 (1)24′
Rodrigo De PaulMediocampista5 (1)467′
Giovanni Lo CelsoMediocampista4 (2)370′1
Paulo DybalaDelantero1 (3)93′1
Sergio AgüeroDelantero5 (1)466′2
Lionel MessiDelantero6486′1
Matías SuárezDelantero0 (3)27′
Lautaro MartínezDelantero4294′2
  • Primera ronda: 0-2 Colombia
  • Primera ronda: 1-1 Paraguay (Lionel Messi)
  • Primera ronda: 2-0 Qatar (Lautaro Martínez y Sergio Agüero)
  • Cuartos de final: 2-0 Venezuela (Lautaro Martínez y Giovani Lo Celso)
  • Semifinales: 0-2 Brasil
  • Tercer puesto: 2-1 Chile (Sergio Agüero y Paulo Dybala)

Goleadores

GolesNombreEquipo
9Lautaro MartínezInter
5Lionel MessiBarcelona
2Giovani Lo CelsoTottenham
2Paulo DybalaJuventus
2Roberto PereyraWatford
2Lucas AlarioBayer Leverkusen
2Lucas OcamposSevilla
2Leandro ParedesPSG
2Germán PezzellaFiorentina
1Gonzalo MartínezAtlanta United
1Giovanni SimeoneCagliari
1Franco CerviBenfica
1Ramiro Funes MoriVillarreal
1Mauro IcardiPSG
1Nicolás DomínguezVélez
1Sergio AgüeroManchester City

Continue Reading

Trending