Connect with us

Automovilismo

Fórmula 1: Pandemónium en Interlagos

Max Verstappen ganó en Brasil en un Gran Premio caótico.

Published

on

Fue el Gran Premio más emocionante de la temporada más atrapante de la última década gracias a un cierre caótico. Aunque Lewis Hamilton y Mercedes extendieron su incontestable hegemonía, fue un año plagado de capítulos que vaticinan un futuro aún más competitivo. Interlagos, un recorrido que jamás pasa desapercibido, volvió a ser el escenario de una carrera dramática que sirvió como redención para más de un piloto.

La magia de Verstappen

Hace un año, Verstappen lideraba con comodidad el Gran Premio de Brasil hasta que en la vuelta 43 un toque con el rezagado Esteban Ocon lo dejó afuera y le sirvió el triunfo a Lewis Hamilton. El holandés aún no había domado su díscolo carácter e increpó a su verdugo después de la carrera, una sucesión de empujones que quedaron registradas por las cámaras de la transmisión.

Doce meses después, Verstappen consiguió la victoria que se le había negado en aquella frustrante e innecesaria refriega con Ocon. “Redención, absoluta redención”, le reconocieron desde el box de su equipo a través de la radio mientras cruzaba en primer lugar la línea de llegada.

Verstappen había dominado el Gran Premio durante las 52 vueltas iniciales pero el abandono de Valtteri Bottas obligó a la irrupción del safety car y puso en una situación incómoda a Red Bull. Hannah Schmitz, ingeniera y diseñadora de la estrategia en pista de la escudería que luego subiría al podio para recibir el trofeo del equipo a modo de reconocimiento, tomó la valiente decisión de llamar a Verstappen a boxes y ceder la cima a manos de Hamilton para poner neumáticos súper blandos para recuperar su posición.

“En ese momento, es como un juego de ajedrez cuando sos líder, porque el que va atrás solo hará lo contrario. Así que regalar la posición en la pista es algo muy valiente. Tenés que estar seguro de que podés volver a recuperar la cima con un adelantamiento, lo que ya habíamos hecho una vez con Max antes. Pero creímos que con esa ventaja de neumáticos, había concedido una posición que de nuevo podía recuperar”, analizó Christian Horner, director de la escudería austríaca.

La apuesta funcionó a la perfección: Verstappen sacó un nuevo truco de su galera y superó a Hamilton en el relanzamiento, una posición que defendería sin sobresaltos hasta el final mientras en el emparrillado pasaba de todo. Aunque no fue campeón, fue una temporada consagratoria para Max: alcanzó el equilibrio perfecto entre madurez y osadía, mostró su versión más competitiva, protagonizó duelos inolvidables frente a Charles Leclerc y fue el único que verdaderamente generó alguna preocupación en el campeón.

Gasly finalmente sonríe

Fue un año duro para Pierre Gasly. Después de dos auspiciosas temporadas en Toro Rosso, filial de Red Bull, naturalmente se ganó el puesto como segundo piloto de Red Bull en reemplazo de Daniel Ricciardo. Sin embargo, su rendimiento no cumplió con las expectativas y a mitad de temporada fue enviado nuevamente a Toro Rosso. Reemplazado por Alexander Albon en Red Bull, el novato consiguió rápidamente mejores resultados que el francés.

Pero en Brasil también encontró su redención: se subió por primera vez al podio después de 46 carreras. “Es el mejor día de mi vida. Seguí trabajando cada carrera centrado en mí mismo. Esta carrera fue el mejor regalo que pude darles para agradecerles por su enorme esfuerzo constante”, confesó después de su segundo puesto.

Los incidentes entre ambas Ferrari y el toque de Lewis Hamilton a Albon le permitieron acceder a la posición de privilegio a bordo de su Toro Rosso, el segundo podio del equipo que disfruta las bondades del motor Honda que potenció a ambos equipos de Dietrich Mateschitz. En el recuerdo quedará su fantástica defensa frente a Lewis Hamilton en el último giro y el posterior abrazo con Verstappen, todo un reconocimiento para Gasly.

Guerra en Ferrari

Entre los múltiples problemas que deberá resolver de cara a la próxima temporada, Mattia Binotto tendrá que establecer nuevas normas en la lucha interna entre Sebastian Vettel y Charles Leclerc. En la escudería italiana hoy por hoy no existe una clara diferencia entre el primer y el segundo piloto.

“No ha sido un drama, pero desde luego es una enorme decepción. Desde que tenemos el subcampeonato de constructores son libres de luchar, pero libertad de luchar no significa hacer el tonto, y menos siendo compañeros, y menos de Ferrari. Y lo de hoy ha sido una estupidez. Los dos sabían que no debían hacerlo”, explicó Binotto después del increíble toque en la vuelta 66 que dejó a ambos afuera de carrera

Entre el enésimo error de Vettel y la creciente audacia competitiva de Leclerc, el clima en Ferrari no es el mejor. El alemán está cada vez más cerca de perder su posición de privilegio, relegado por su compañero en victorias, puntos y poles en 2019. Los medios italianos publicaron en las últimas horas que las consecuencias del fatídico desacierto de Vettel podrían dinamitar la relación entre ambos pilotos. El futuro de Ferrari es Leclerc.

El campeón también se equivoca

Lewis Hamilton nunca descansa. Ya consagrado como campeón del mundo por sexta ocasión, mantuvo su agresividad en todo momento. Incluso después del segundo safety car, en pista tras el choque entre las Ferrari: Hamilton superó a Pierre Gasly y atacó al novato Alexander Albon que se encaminaba a su primer podio a falta de dos giros para el final. En la avanzada del multicampeón británico, frenó demasiado tarde y su Mercedes tocó el Red Bull de Albon y lo mandó a lo más profundo del emparrillado.

Hamilton, quien terminó tercero, fue sancionado pero ya era demasiado tarde para Albon: “Fue mi culpa. Le pido disculpas a Albon”, declaró Hamilton en el mano a mano con Rubens Barrichello después de la carrera. El inglés lo esperó durante la vuelta posterior al final de la carrera y lo fue a buscar en boxes para volver a pedirle perdón.

Merecido premio para Sainz

Largó desde la última posición después de una qualy para el olvido, escaló durante todo el Gran Premio, finalizó en cuarta posición aprovechando los errores del resto y disfrutó con la sanción a Hamilton que le permitió acceder al primer podio de su carrera. Carlos Sainz cerrará la temporada como el mejor piloto de la zona media de la Fórmula 1. Igualado con Gasly en el sexto puesto del campeonato de pilotos, el español es uno de los más destacados de 2019 y está haciendo méritos para ser considerado por los equipos grandes. Mientras tanto, McLaren disfruta su regreso a un podio después de más de 2000 días: el último había sido en Australia 2014.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Automovilismo

Lewis Hamilton, hexacampeón de la Fórmula 1: el título más cómodo

Alcanzó su sexta conquista, dejó atrás a Fangio y va por Schumacher. ¿Puede volverse GOAT?

Published

on

Lewis Hamilton campeon

No es sencillo llegar a competir en Fórmula 1, el pináculo del automovilismo deportivo en todo el planeta. Mucho menos, ganar una carrera. Ni qué decir lo arduo que significa conquistar un título mundial, a bordo de los coches más sofisticados que pueda concebir la ingeniería. ¿Y seis? ¿Seis títulos? ¿Quién sabe realmente el esfuerzo que cuesta? El único que realmente lo sabe, hoy, no puede contarlo.

Así que no es cuestión de sencillez o facilidad. Pero inclusive teniendo en cuenta esos reparos, este sexto título que acaba de conquistar Lewis Carl Hamilton en el Grand Prix de los Estados Unidos, en su 248ª carrera en la F-1, disputando el triunfo hasta el final, parece haber sido el más apacible de todos, el que menos esfuerzo le reclamó.

Este título, con el que deja definitivamente atrás la marca impuesta por Juan Manuel Fangio en 1957, la de las cinco coronas, merece una consideración especial. Pero, también, una mirada aguda para calibrar la dificultad del logro. El más cómodo de los seis. “Nunca pensé que podía ganar cinco títulos, así que lograr el sexto parece irreal”, había dicho el inglés antes de largar.

Con su Mercedes W10 -el auto más poderoso de la F1 a lo largo de toda la temporada- Hamilton señaló apenas cuatro pole-positions en 19 carreras, pero logró 10 triunfos. Esa es una prueba concreta de la facilidad con la que el inglés pudo avanzar en el pelotón hasta instalarse en la punta. Su compañero Valtteri Bottas, a la sazón su máximo rival en la tabla del campeonato, logró cinco poles pero apenas cuatro victorias. Pese a que en Austin lo venció en los últimos giros, nunca Hamilton dominó tanto a un compañero como lo ha hecho con el finlandés. Tampoco fue Ferrari un encarnizado rival: dispuso de un auto muy rápido en las rectas durante casi todo el año, pero una suma de errores de conducción y de organización estratégica, más alguna falla mecánica inesperada, sacó muy pronto a la Scuderia de Maranello de la lucha por el título.

Si el joven holandés Max Verstappen fue el mejor conductor del año después de Hamilton, su oposición al campeón fue efímera: solo en Hungría lucharon mano a mano por el triunfo; y ganó el veterano de 34 años. En rigor, el título de Hamilton quedó sellado después de la impresionante saga inicial de diez triunfos consecutivos de los Mercedes en el arranque de la temporada, de los cuales ocho fueron propiedad del británico. Esa relativa tranquilidad de la que dispuso durante casi todo el 2019 resultó inédita en la historia de gloria del ahora seis veces campeón.

No se registró en 2008, el año del primer título: en aquella oportunidad, la definición de la batalla se estiró hasta la última curva de la última vuelta de la última carrera del año, el GP de Brasil. Cuando la Ferrari del local Felipe Massa cruzó victoriosa la meta, el título era del brasileño… Solo 39 segundos más tarde, y merced a un sobrepaso agónico sobre el Toyota de Timo Glock, Hamilton cruzó la raya en quinto lugar y se aseguró la corona por apenas un punto…

Tampoco fueron un paseo los títulos de 2014 y 2015, en el arranque de la era híbrida de la F-1, cuando Nico Rosberg era, además de compañero de Hamilton en Mercedes, su más acérrimo rival. La lucha incluyó toques en pista, despistes y una insoportable tensión en los boxes. La amistad que ambos pilotos disfrutaban desde sus años en el karting acabó destrozada por la competencia sin cuartel.

El inglés se impuso sin atenuantes (en 2014 con una racha de seis triunfos en los últimos siete Grands Prix y en 2015 con 10 victorias en total) pero la fatiga se cobró el esfuerzo; también a Rosberg: apenas logró arrebatarle el título a su ex amigo en 2016, anunció su retiro, porque ya no le quedaban más energías… El papel de Rosberg lo ejerció Sebastian Vettel con su Ferrari durante 2017 y 2018. De hecho, el alemán que ya había ganado cuatro títulos mundiales, arrancó ambos torneos por delante de su gran rival.

En la primera temporada, Vettel estuvo al frente durante los primeros 12 Grands Prix de una temporada de 20; la presión fue más marcada en 2018, cuando se intercambiaron seis veces el liderazgo del Mundial; hasta que en el GP de Alemania, un increíble error del germano (del que tomó un año para recuperarse) cambió la suerte del torneo. Fue evidente que cualquiera de los títulos anteriores exigió un poco más de entrega por parte de Hamilton que esta coronación 2019. El inglés cree “la presión fue la misma, las circunstancias han sido diferentes”.

¿Cuál ha sido el secreto de este nuevo éxito?

“Cada año tratamos de hacerlo mejor, de aplicarnos más, de balancear mejor nuestros niveles de energía, de comunicarnos mejor, así pudimos entregar colectivamente resultados muy consistentes”, explicó Hamilton en Austin. “Los resultados son el reflejo de las mejoras que hemos hecho. El objetivo ha sido sostener la consistencia de los últimos años y desarrollarnos en otras áreas; el rendimiento durante la carrera, los domingos, ha sido muy fuerte a lo largo de todo el torneo, pero todavía hay otras áreas dónde podemos superarnos”.

Solo Michael Schumacher –que no puede felicitar a Hamilton ni explicar los sentimientos que desata un logro de esta naturaleza- logró más títulos que el inglés. Pero el 2020 podría ser el año en que sus máximos records, que a lo largo de una década lucieron inalcanzables, sean alcanzados o batidos.

“No veo ninguna razón para retirarme porque amo lo que hago”, asegura. “No sé cuántos campeonatos conseguiré, pero como atleta me siento tan fresco como puedo estarlo”, cerró antes de treparse al podio. “Vas camino a transformarte en GOAT (el más grande de todos los tiempos), ¡impresionante! Mis mayores respetos, lo tenés muy merecido”, tuiteó ayer Rosberg, ya entregado al reconocimiento. Ahí están, al alcance, los siete títulos de Schumacher. O sus 91 victorias. En un par de años, Hamilton, que ya atesora seis coronas y 83 victorias, puede volverse el GOAT…

La era Hamilton: los campeones de la F1 2008-2019

AñoPilotoEdadEscudería
2008 Lewis Hamilton23 McLarenMercedes
2009 Jenson Button 29 BrawnMercedes
2010 Sebastian Vettel23 Red BullRenault
2011 Sebastian Vettel24 Red BullRenault
2012 Sebastian Vettel 25 Red BullRenault
2013 Sebastian Vettel26 Red BullRenault
2014 Lewis Hamilton29 MercedesMercedes
2015 Lewis Hamilton30 MercedesMercedes
2016 Nico Rosberg 31 MercedesMercedes
2017 Lewis Hamilton32 MercedesMercedes
2018 Lewis Hamilton33 MercedesMercedes
2019 Lewis Hamilton 34 MercedesMercedes
Continue Reading

Automovilismo

“2021”, la revolución de la F1: cambios en monoplazas y reglamento

La Fórmula 1 tendrá una nueva normativa técnica, deportiva y presupuestaria. Nuevos conceptos y vueltas más lentas.

Published

on

Fórmula 1 concepto para 2021

La propuesta es interesante y riesgosa a la vez: una competencia más pareja, mejores carreras y presupuestos más bajos. La Federación Internacional del Automóvil (FIA) y la Formula One Management (FOM) dieron a conocer las reglas para la Fórmula 1 en 2021 y generaron impacto en la máxima categoría. Son tiempos de cambios en la F1. Un Plan 2021 que apunta a 10 normas clave que tienen como fin captar mayor atención de los fanáticos, equilibrar los presupuestos y cuidar el medio ambiente. Belleza, equilibrio, juventud y mayor conexión con el público. Bienvenidos a la revolución.

“Fueron dos años de intenso trabajo y de desarrollo y publicanos el nuevo reglamento, para una F1 más sostenible y más excitante. La acción será mas intensa en la pista, con mas oportunidades de atacar y adelantar en pista”, explicó Jean Todt, presidente de la FIA. Y añadió: “Por primera vez se introducen normas financieras, con un limite de presupuestos, para conseguir un campeonato más cerrado. Los 175 millones de euros los consideramos como un buen primer paso”.

Las 10 reglas: el decálogo para la F1 2021

  1. Autos más “lindos”. La F1 lo define como autos “más sexys”. ¿De qué se trata? La idea es apuntar a un 2021 con una nueva generación de monoplazas. El diseño actual permanecerá en su lugar, pero se perfeccionará el alerón delantero, tendrán un alerón trasero aún más robusto y unas llantas Pirelli de 18 pulgada de perfil bajo (“Esto lo hace más cerca de los tamaños que usan los vehículos de calle”, destacan en AutoBild). Estos cambios harán que se modifiquen las suspensiones y el aumento del peso mínimo del auto. Los motores V6 Turbo quedan igual, pero la F1 obligará a todos los fabricantes a suministrar los mismos materiales a todos los clientes, sin beneficiar al equipo de fábrica.
  2. Carreras más equilibradas. Los autos de Fórmula 1 con especificaciones de 2019 pueden perder hasta la mitad de su carga aerodinámica cuando siguen a otro auto, ya que el “aire sucio” que sale de la máquina principal reduce el “aire limpio” disponible para pasar sobre las alas. Uno de los principales objetivos de las regulaciones de 2021 es la de permitir carreras más “cercanas”. Y con un énfasis en alas más simples y menos disruptivas, un mayor uso del efecto suelo para crear carga aerodinámica y una estela resultante de aire más limpio y elevado en el aire. El director técnico de F1, Pat Symonds, explicó que los resultados que salen del túnel de viento hasta ahora son “excepcionales”. En síntesis: más paridad y más entretenimiento.
  3. Más oportunidades en los podios. Desde Australia 2016 hasta México 2019 existieron 240 lugares en el podio de los GP, pero solo seis veces se subieron corredores que no eran de Mercedes, Ferrari y Red Bull. Por eso, para 2021 apuntan a un nuevo diseño y al límite de gastos para que todos los equipos tengan una oportunidad mayor de subirse al podio. Está claro que también dependerá de la calidad de los conductores, pero al menos esperan dar la chance. “Que la plata, el rojo y el azul ya no sean la única paleta de colores que se suba al podio”, exclaman desde la F1.
  4. Mentalidad de karting. Potenciar la habilidad del conductor para que compitan más duro para acercarse a sus rivales. Algo así como el regreso de la “mentalidad del karting” a la F1. “Que pese más la habilidad que la tecnología”, dicen. Y esperan que eso suceda con las nuevas regulaciones.
  5. Reglas de pruebas aerodinámicas más estrictas. 
  6. Freno a la tasa de desarrollo. Se reduce la actividad en el túnel de viento y se aumenta el trabajo en pista, poniendo a los entrenamientos libres en un punto más destacado. Si un equipo lleva un elemento de prueba a un fin de semana, tendrá que comprometerse a utilizarlo o ejecutarlo durante todo el fin de semana, o bien ejecutarla en una o ambas sesiones de entrenamientos libres antes de sacarlo del auto. Se toman medidas de este tipo para frenar la tasa de desarrollo durante la temporada.
  7. Límite en el presupuesto. Se limitan los costos para controlar los gastos excesivos de algunas escuderías.  2021 marcará la primera temporada de Fórmula 1 donde las restricciones financieras son parte de las reglas. El límite presupuestario de US$ 175 millones por equipo por año (basado en un calendario de 21 carreras) estará estrictamente vigilado, y aunque ese presupuesto no incluye los costos de comercialización o los salarios de figuras como conductores, directores de equipos y otro personal de alto nivel, seguirá representando un nuevo techo significativo para que trabajen algunos de los equipos más grandes en la grilla. Eso significará que la brecha cada vez mayor en el gasto entre los equipos más grandes y más pequeños en la F1 se cerrará con el tiempo. Se apuesta así al ingreso de nuevos equipos y a un mayor gasto en las áreas donde los equipos pueden desarrollar sus autos.
  8. Fin de semana más corto. Un día menos (el jueves) para que la F1 sea un evento más económico y para posibilitar que más fanáticos puedan seguir cada Gran Premio. Un recorte que además apunta a facilitar el trabajo de todos los equipos. La habitual conferencia de prensa de los jueves donde participan los pilotos se pasará al viernes previo a las dos primeras tandas libres.
  9. Mayor enfoque en el talento joven. Solo dos pilotos juveniles tuvieron acción en los entrenamientos libres de 2019, pero esto cambiará en 2021. Desde esa temporada, todos los equipos tienen que utilizar un conductor con dos GPs o menos experiencia en al menos dos sesiones de entrenamientos libres por temporada. Esto se traducirá en que se tenga la oportunidad de ver la nueva generación de talento en todos las escuderías. Entre 10 y 20 pilotos jóvenes podrán formar parte “del circo” de la F1 gracias a esta reglamentación.
  10. Mayor apertura a la prensa. Sobran las entrevistas de los pilotos y jefes de equipo en cada fin de semana, pero ahora habrá nuevas reglas. Todos tendrán que acatar la mayor cantidad de oportunidades en las que tendrán que enfrentar a la prensa. Todo sea por el show.

Crece el calendario de la F1 (y otros apuntes)

Con Vietnam y Holanda en 2020, existe una posible ampliación del calendario hasta 2025 con un máximo de 25 GP por año. Esto tiene relación con la quita de un día a cada fin de semana de actividad y un mayor descanso para todos los pilotos. en la búsqueda de una nueva generación de fanáticos, buscan una Fórmula 1 más dinámica y más interesante para la TV.

En la búsqueda de mejores carreras, desde la FIA destacaron que las simulaciones para 2021 arrojaron que los autos serán entre 3 y 3.5 segundos más lentos por vuelta. Así creen que aumenta la capacidad de competición. “Volver al pasado no sería un paso atrás”, señalaron. Y añadieron: “El gran aumento en la carga aerodinámica fue ‘hagamos que los autos vayan más rápido, así haremos que la F1 sea mejor’. Pero lo que realmente hemos hecho es ir a peor porque los monoplazas no pueden competir entre sí”.

Continue Reading

Trending