Connect with us

Dallas Mavericks

Después de dos décadas, Dallas afrontará un escenario inédito: una temporada sin Dirk Nowitzki. El alemán, considerado uno de los mejores extranjeros de la historia de la NBA, anunció su retiro después de su 21ª campaña en una franquicia a la que lideró hasta el anillo en 2011. Convertido en leyenda, el MVP de 2007 estará presente sobre el campo de juego de los Mavs: su silueta es el logo secundario sobre el parqué del American Airlines Center.

La transición lógica a la partida del mejor jugador de su historia no será tan dolorosa para los texanos porque en el Draft 2018 consiguieron a un talento generacional como Luka Doncic. Heredero de Dirk, será el encargado de dirigir la nueva era de los Mavericks después de un año de aprendizaje bajo la tutela del inventor del flamenco. Novato del año en 2018-19, demostró que reúne todas las condiciones necesarias para marcar una era en la poderosa liga norteamericana. No faltará demasiado para que su nombre empiece a mencionarse en las discusiones por el MVP.

Después de comprobar que la jerarquía de Luka, Dallas movió rápidamente sus piezas para juntar a dos de los mayores prospectos NBA en un mismo plantel. Kristaps Porzingis llegó desde New York Knicks a mediados de temporada. Unicornio de la liga, se perdió íntegramente 2018-19 por la lesión que sufrió en el ligamento cruzado de su rodilla izquierda. Veinte meses después, regresará con la camiseta de los Mavs en una flamante dupla de proyección insondable.

“No me gusta hablar de números, me refiero a hacer predicciones de victorias o algo por el estilo, pero sí puede decir que los muchachos están entusiasmados con el desafío. Somos una franquicia con rango de campeonato. Estamos listos para regresar a la caza de los playoffs”, analizó Carlisle.

Con Doncic y Porzingis bajo las órdenes de Rick Carlisle, el futuro de los texanos está asegurado. Tal vez no sea en 2019-20 pero en Dallas empiezan a sentarse las bases de un potencial candidato al anillo que, gracias a su espacio salarial, podría conseguir una tercera estrella en la próxima agencia libre. El día después de Nowitzki, en la franquicia de Mark Cuban mantienen intacta una misma ilusión.

Movimientos

Draft 2019

  • Isaiah Roby (Pick 45, vía trade con Detroit)

Renovaciones

  • Kristaps Porzingis (158 millones por 5 años)
  • Maxi Kleber (35.9 millones por 4 años)
  • Dorian Finney-Smith (12 millones por 3 años)
  • José Barea (2.5 millones por 1 año)

Altas

  • Seth Curry (Portland – agencia libre – 32 millones por 4 años)
  • Josh Reaves (agencia libre)
  • Delon Wright (Memphis Grizzlies – agencia libre – 28 millones por 2 años)
  • Antonius Cleveland (agencia libre)
  • Boban Marjanovic (Philadelphia 76ers – agencia libre – 7 millones por 2 años)

Bajas

  • Trey Burke (Philadelphia 76ers – agencia libre – 2 millones por 1 año)
  • Kostas Antetokounmpo (cortado)
  • Dirk Nowitzki (Retirado)

Agentes libres

  • Devin Harris
  • Salah Mejri
  • Daryl Macon

Plantel

PGJalen BrunsonDelon WrightJ.J. Barea
SG Luka DoncicSeth CurryCourtney Lee
SFTim Hardaway Jr.Justin JacksonDorian Finney-Smith
PFKristaps PorzingisMaxi Kleber
CDwight PowellBoban Marjanovic

Rick Carlisle es uno de los mejores entrenadores de la NBA, capaz de construir formaciones competitivas con nombres menores. De cara a 2019-20, tendrá grandes cuotas de talento a su disposición y dos estrellas que le permitirán una infinidad de formaciones gracias a su versatilidad. Con Doncic y Porzingis, sus opciones tácticas son ilimitadas.

Doncic replicó en Estados Unidos todo aquello que había demostrado en el poderoso Real Madrid: pese a su juventud, tiene el talento y el carácter para ser el emblema de una franquicia. El esloveno de apenas 20 años no encarna el futuro: es el presente. Luka es un genio ofensivo, determinante en el clutch, estéticamente brillante y con una inteligencia altísima. Es una gema única con una madurez desconocida para un jugador tan joven. Tiene todo para convertirse en el emblema de la franquicia y de la NBA.

La combinación entre Doncic y Porzingis abre una nueva dimensión. Luka puede jugar como base, escolta, alero e incluso como ala pivote en formaciones más bajas y extremas, aunque aún no ha sumado minutos en esa posición. Kristaps también puede ocupar más de una posición, oscilando entre ambos puestos en la pintura y convirtiéndose en un pivote único en la liga: mezcla su estatura de 2.20 con su agilidad para correr la cancha, su precisión para ser implacable desde el perímetro (promedió 39.5% en su última campaña con New York) y una defensa interior de élite que causará un impacto determinante en la formación de Carlisle.

“Luka y KP encajan muy bien. Ambos son jugadores que trabajan tanto dentro como fuera y que son capaces de hacer muchas cosas para ayudarse entre ellos y al resto de compañeros. Las posibilidades son muchas. Nos gusta el roster que tenemos”, explicó Carlisle antes de comenzar la temporada.

Más allá de la renovación de Porzingis, Dallas mejoró su reparto para dotar de opciones a su flamante dupla. Si bien ninguna alcanza el estatus de una tercera figura capaz de convertir al dúo en un Big Three, los Mavs potenciaron su plantel con las incorporaciones que realizaron durante el último mercado. Delon Wright es un base sólido en defensa que aportará desde la segunda unidad y el retorno de Seth Curry aportará rango para una ofensiva que fue uno de los peores registros de la liga desde la zona de tres puntos. Jalen Brunson fue una de las sorpresas de la camada 2018 y tendrá la oportunidad de continuar con su evolución.

En la pintura se multiplican las opciones para combinar con Porzingis. Maxi Kleber es uno de los interiores más subestimados de la liga, buen defensor y con un aceptable 35.3% de tres puntos para un ala pivote. Dwight Powell extendió su contrato después de su buena producción tras el All Star (14.8 puntos y 7.5 rebotes de promedio) y Boban Marjanovic se sumó al plantel en un contrato barato que supone una apuesta sin riesgos pero que podría ser útil durante sus minutos en cancha, especialmente alimentándose del pick&roll con Doncic.

El entrenador: Rick Carlisle

Dallas es una garantía competitiva bajos las órdenes de Carlisle. En su duodécima temporada al frente de la franquicia, el coach campeón en 2010-11 tendrá uno de los planteles con mayor talento de su historia en Texas gracias a la dupla Luka-Kristaps, después de años de haber sostenido a los Mavs en torno al último aliento de Nowitzki.

La ofensiva de Carlisle suele priorizar el pick&roll y, con Doncic al mando, Porzingis se convertirá en uno de sus blancos favoritos. Con una eficacia perimetral como la del letón, el pick&pop también será un arma habitual en los Mavs. En defensa, Porzingis condicionará al rival en la zona restringida y Delon Wright podría conjugarse con Doncic en la media cancha para darle mayor fiabilidad en el perímetro.

Después de haber revolucionado a la NBA en 2011 con su Flow, intentará recuperar su estilo bajo las órdenes de un jugador de natural talento e inteligencia como Luka.

La figura: Luka Doncic

Dallas se entregó acertadamente en cuerpo y alma a un talento generacional. Después de brillar en Real Madrid, desembarcó en la NBA y rápidamente le demostró a los escépticos que podía replicar en la liga más importante del mundo lo que había conseguido a nivel europeo. Si la camada 2018 volviera a draftearse, no hay dudas de que sería el indiscutido número uno.

Doncic empezó a construir su leyenda con una temporada en la que fue el 14º jugador con mayor uso de la liga (29.6%) por encima de jugadores como Stephen Curry, Anthony Davis, Kyrie Irving, Kevin Durant, Damian Lillard, Karl Anthony Towns y Nikola Jokic. Pese al esfuerzo de Trae Young después del All Star, el esloveno recibió merecidamente el premio al mejor novato de la temporada.

Promedió 21.2 puntos, 7.8 rebotes, 6 asistencias y 1.1 robos en 32.2 minutos durante 72 partidos con una eficacia del 42.7% de cancha, 32.7% de tres en 7.1 intentos y 71.3% desde la línea de libres. En su año como sophomore promete elevar exponencialmente sus cifras. Luka es capaz de todo con la pelota en sus manos, gracias su fantástica visión, su increíble manejo y descomunal inteligencia. Por si fuera poco, Luka también es una determinante en el clutch.

El factor X: Kristaps Porzingis

Transferido a mediados de febrero, renovó su contrato con Dallas por 158 millones y 5 temporadas. Después de veinte meses sin actividad, su regreso será paulatino. Es uno de los unicornios de la liga y en Texas no estarán dispuestos a exigirlo apresuradamente. El letón le dará una nueva dimensión a los Mavericks, de un lado y del otro de la cancha. Si se reencuentra rápidamente con su mejor versión tras una larga inactividad, se convertirá en una pieza determinante mientras continúa con la progresión que truncaron sus lesiones. Es el socio ideal para Luka.

Expectativas: Regresar a Playoffs

Después de tres años consecutivos fuera de la postemporada, Carlisle intentará devolver a la franquicia texana a los ocho mejores de la Conferencia Oeste. Doncic y Porzingis configuran una de las duplas más excitantes de la NBA. La gran incógnita para descifrar si son capaces de conseguir su objetivo es su rotación: si Carlisle consigue potenciar a los integrantes alrededor de Luka-Kristaps, Dallas debería cumplir con su objetivo.

Contratos

Jugador2019-202020-212021-222022-232023-24
Kristaps Porzingis27.8M29.4M31.6M33.8M36M (PO)
Tim Hardaway Jr20M18.9M (PO)UFA
Courtney Lee12.7MUFA
Dwight Powell10.2M10.1M11M11.8M17.7M
Delon Wright9.4M9M8.5MUFA
Maxi Kleber8M8.2M8.7M9MUFA
Luka Doncic7.6M8M10.1M (TO)RFA
Seth Curry7.4M7.8M8.2M8.4MUFA
Dorian Finney-Smith4M4M4MUFA
Boban Marjanovic3.5M3.5MUFA
Justin Jackson3.2M5MRFA
José Barea1.6MUFA
Isaiah Roby1.5M1.5M1.7M1.9M (TO)UFA
Ryan Broekhoff1.4MRFA
Jalen Brunson 1.4M1.6M1.8MUFA