Connect with us

Los Angeles Lakers

El calendario es cruel y la era LeBron James en Los Ángeles se empieza a quedar sin tiempo. Con 34 años y el desgaste natural de ocho temporadas consecutivas llegando a las Finales, el Rey sufrió la primera lesión grave de su carrera durante 2018-19. Sin una segunda estrella pero con un reparto joven a su alrededor, los Lakers esperanzaban a sus fanáticos e incluso vapulearon a Golden State Warriors en Navidad. El futuro era ilusionante.

Pero aquel triunfo fue una victoria pírrica: LeBron cayó herido, los Lakers perdieron terreno en su lucha por uno de los ocho boletos a Playoffs y James quedó afuera de Playoffs. Los rumores en torno a un posible traspaso por Anthony Davis dinamitaron al vestuario y sepultaron el proyecto que le habían encomendado a Luke Walton. La gerencia, ya sin Magic Johnson, ejecutó su plan en la agencia libre: transfirió a todos los jóvenes que había sumado desde el Draft a cambio de Davis. Lonzo Ball, Brandon Ingram y Josh Hart, más el cuarto pick de 2019, enfilaron rumbo a New Orleans.

Con LeBron y Davis, los Lakers se sentaron a esperar por la decisión de Kawhi Leonard. Con un plantel integrado apenas por sus dos figuras y Kyle Kuzma, vieron desde una posición privilegiada como los mejores valores del mercado elegían su destino mientras mantenían intacto su espacio salarial para Kawhi.

Ante la negativa de The Klaw y la imposibilidad de construir un nuevo Big Three, los angelinos se vieron forzados a agudizar su ingenio para completar su plantel. Los Lakers ya no elegían: apostaban por remiendos que encastraran alrededor de la yunta LeBron-AD mientras renovaban a sus antiguos valores (Kentavious Caldwell-Pop, JaVale McGee y Rajon Rondo).

Condicionados, consiguieron algunos nombres de peso pero con pocas garantías: Danny Green fue su mejor incorporación, un 3&D ideal para capitalizar las ventajas de una pintura colapsada por defensores rivales para intentar hacerle frente al poderío interno de Davis y James. Avery Bradley, Quinn Cook y Kyle Kuzma deberían aprovechar también los espacios.

Muchas condiciones deberían cumplirse para que los Lakers consigan el ansiado anillo. Que LeBron James y Anthony Davis se mantengan saludables es imprescindible pero el Rey cumplirá 35 años en diciembre y Davis acumula un historial de lesiones que asusta.

La temporada no empezó bien: DeMarcus Cousins, una de sus apuestas como tercera espada, sufrió la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Dwight Howard, en busca de su redención, fue el elegido para ocupar el lugar de Boogie.

Incluso la elección de su nuevo entrenador fue traumática: Frank Vogel fue el elegido después de que Tyronn Lue y Monty Williams rechazaran la oferta. La elección de Jason Kidd y Lionel Hollins como asistentes podría ser una bomba de tiempo.

Con la exigencia que supone convivir en la ciudad con los mejores Clippers de su historia, los Lakers están ante un escenario complejo. Después de seis años sin playoffs, el título es el único objetivo.

Movimientos

Draft 2019

  • Talen Horton-Tucker (Pick 46, vía trade desde Orlando Magic)

Renovaciones

  • Kentavious Caldwell-Pope (16.5 millones por 2 años)
  • JaVale McGee (8.2 millones por 2 años)
  • Alex Caruso (5.5 millones por 2 años)
  • Rajon Rondo (5.1 millones por 2 años)

Altas

  • Anthony Davis (New Orleans Pelicans)
  • DeMarcus Cousins (agencia libre – 3.5 millones por 1 año)
  • Dwight Howard (agencia libre – 9.7 millones por 2 años)
  • Danny Green (agencia libre – Toronto Raptors – 30 millones por 2 años)
  • Avery Bradley (agencia libre – Memphis Grizzlies – 9.7 millones por 2 años)
  • Quinn Cook (agencia libre – Golden State Warriors – 6 millones por 2 años)
  • Troy Daniels (agencia libre – Phoenix Suns – 2 millones por 1 año)
  • Demetrius Jackson (agencia libre)
  • Jared Dudley (agencia libre – 2.5 millones por 1 año)
  • Kostas Antetokounmpo (waivers)

Bajas

  • Lonzo Ball (New Orleans Pelicans)
  • Isaac Bonga (Washington Wizards)
  • Josh Hart (New Orleans Pelicans)
  • Lance Stephenson (Liaoning Flying Leopards)
  • Reggie Bullock (agencia libre – New York Knicks – 8.2 millones por 2 años)
  • Brandon Ingram (New Orleans Pelicans)
  • Jemerrio Jones (Washington Wizards)
  • Mike Muscala (agencia libre – Oklahoma City Thunder – 4.3 millones por 2 años)
  • Tyson Chandler (agencia libre – Houston Rockets – 2.5 millones por 1 año)
  • Moritz Wagner (Washington Wizards)

Plantel

PGAvery Bradley
Rajon RondoQuinn Cook
Alex Caruso
SGDanny GreenKentavious Caldwell-PopeTroy Daniels
Talen Horton-Tucker
SFLeBron JamesJared Dudley
PFAnthony DavisKyle Kuzma
CJaVale McGeeDwight HowardDeMarcus Cousins

Point-forward, LeBron es el base como en cada uno de los equipos que integró. Con su visión, panorama e inteligencia dirigirá cada uno de los ataques de los Lakers. Con la pelota en sus manos es capaz de lo imposible. James es uno de los mejores pasadores de la historia. Las pocas variantes en la conducción -únicamente Rondo como alternativa- confirman que el timón tendrá un único dueño.

Davis será un socio ideal, el mejor interno con quien haya compartido una cancha con perdón de Chris Bosh y Kevin Love. La Uniceja es una de las mayores fuerzas dominantes de la NBA y su pick&roll con James será una de las acciones más excitantes de la temporada.

También será una de las armas más útiles para unos Lakers que, si afianzan a sus amenazas perimetrales, se beneficiarán de una jugada con múltiples opciones como desenlace: James podrá tomar el tiro en un mismatch, podrá descargar para Davis cortando al aro, podrá encontrar a AD en el pick&pop o asistir a los tiradores que tendrán espacios por la atracción que generarán LeBron y Davis en la pintura.

Anthony Davis es un arsenal ofensivo en sí mismo, capaz de castigar prácticamente desde cualquier zona gracias a su evolución en el tiro (33.1% en 2.6 intentos desde tres puntos). Será la piedra basal del sistema defensivo, paradigma del interno moderno que domina la NBA. Combina físico y atletismo para frenar tanto a los poderosos interiores rivales como a los perimetrales rivales. Puede defender prácticamente cualquier posición como LeBron en las noches importantes. “Quiero ser el jugador defensivo del año”, se trazó como objetivo.

Davis jugará la mayoría de su temporada regular como ala pivote. En su presentación con la camiseta de los Lakers confesó que es su posición favorita y la gerencia respondió rápidamente: renovó a JaVale McGee y contrató a DeMarcus Cousins. La lesión de Boogie lo obligó a agudizar su ingenio y rubricaron el retorno de Dwight Howard. Ambos se fajarán en la pintura para resguardar el físico de AD, quien podría ocupar el puesto de pivote en formaciones más bajas durante la postemporada.

Tras su experiencia en Golden State Warriors, McGee fue uno de los pocos puntos altos de los Lakers en la frustrada campaña 2018-19. Útil en ataque y en defensa, será titular. Howard, convertido en un paria durante los últimos años, emprendió su revancha personal después de su frustrada etapa con Steve Nash y Kobe Bryant.

Los Lakers fueron el segundo equipo menos eficaz desde el perímetro con un raquítico 33.3%, apenas por encima de Phoenix Suns. Danny Green, una pieza siempre subestimada que ofrece garantías en defensa y precisión desde la línea de tres, es uno de los nombres propios que la gerencia eligió para potenciar a la franquicia en ese apartado.

Quinn Cook, Avery Bradley, Troy Daniels y Alex Caruso tendrán que ajustar su mira para aprovechar el contexto. Ninguno es un dotado pero todos son capaces de ejecutar en contextos favorables. Kuzma también podría sacar réditos si evoluciona como tirador.

Justamente es Kuzma una de las claves del éxito de estos Lakers. Será la tercera espada de la formación de Vogel y, si puede convertirse en el jugador que los angelinos imaginan, ofrecerá argumentos para convertir a la actual sociedad James-Davis en un Big Three.

El entrenador: Frank Vogel

Frank Vogel afrontará su primera campaña en Los Angeles Lakers.

Es un escenario delicado el que afrontará Vogel, histórico rival de LeBron James en el Este. Contratado como tercera opción, lo rodearon de potenciales sucesores. En una franquicia urgida, la tensión es permanente y no hay tiempo para errores, por lo que cualquier escenario adverso podría desatar una serie de rumores en torno a su continuidad.

Tras cinco años en Indiana y dos en Orlando, los Lakers representan el mayor desafío de su carrera. Es un entrenador de bajo perfil que deberá demostrar si es capaz de manejar los egos de un vestuario pesado con figuras como LeBron James y Anthony Davis.

La identidad de sus equipos es indiscutible: la defensa es su sello distintivo. Indiana ha sido una de las diez mejores defensas durante sus últimos cinco años. En los Lakers tendrá a dos talentos generacionales en ambos costados, capaces de defender múltiples posiciones. Davis será su ancla, aunque tendrá que descifrar cómo esconder a Kuzma en sus formaciones más agresivas.

En ataque dependerá principalmente del talento único de LeBron, apuntalado por el imponente Anthony Davis. Vogel nunca se destacó como un genio ofensivo y tampoco necesitará diseñar grandes entramados con un LeBron que comandará las acciones de sus Lakers.

La figura: LeBron James

LeBron James es el emblema de Los Angeles Lakers.

En 2018-19 mostró su lado más humano: después de ocho temporadas de desgaste permanente, sufrió una lesión que lo obligó a ausentarse durante 27 partidos y por primera vez se ausentó de una postemporada desde 2004-2005. En plenitud, LeBron es uno de los jugadores más devastadores de la historia de la NBA.

Lo tiene absolutamente todo. Con 34 años -cumplirá 35 en diciembre- ya no puede asegurar su impacto permanente durante la temporada regular pero no quedan dudas de que sigue siendo el Rey de la NBA. Después de una temporada frustrante, la gerencia se aseguró de construir un contexto positivo para su estrella.

El factor X: Kyle Kuzma

Los mismos Lakers que entregaron a todos sus jóvenes valores le colocaron el cartel de intransferible a Kuzma. En Los Ángeles confían en su proyección, una presión a la que el ala pivote de 24 años tendrá que responder en su tercer año en la liga.

En su segunda temporada mantuvo su participación ofensiva aunque retrocedió en su precisión desde la zona de tres puntos: pasó de promediar 36.6% en 2017-18 a 30.3% en 2018-19. Como tercera espada de los Lakers, al lado de dos talentos únicos en la NBA, necesitará crecer como tirador. También tendrá que mejorar en defensa para poder integrar una formación junto a LeBron y Davis en los momentos calientes.

Kuzma se perdió la Copa del Mundo de China por una lesión en el pie izquierdo que también lo forzará a ausentarse de los primeros juegos de 2019-20. Los Lakers aguardarán ansiosos por su retorno.

Expectativas: En busca del clásico y del título

Nunca antes los Clippers habían representado una amenaza tan real. Imponerse a su clásico rival será el primer objetivo de una franquicia que tendrá a su máximo adversario compartiendo su mismo pabellón. La incipiente rivalidad también tiene una cuota personal: Kawhi Leonard desairó a los Lakers y eligió a los Clippers para convertirlos en candidato al título.

Tras hipotecar su futuro al entregar a sus prospectos, los Lakers quieren aprovechar los últimos años de LeBron para ganar un título que no celebran desde 2010. La arriesgada apuesta angelina será considerada exitosa si conquistan el anillo.

Contratos

Jugadores2019-202020-212021-222022-232023-24
LeBron James37.4M39.2M41M (PO)UFA
Anthony Davis27M28.7M (PO)UFA
Danny Green14.6M15.3MUFA
Kentavious Caldwell-Pope8M8.4M (PO)UFA
Avery Bradley4.7M5M (PO)UFA
JaVale McGee4M4.2M (PO)UFA
DeMarcus Cousins3.5MUFA
Quinn Cook3M3MUFA
Alex Caruso2.7M2.7MUFA
Rajon Rondo2.5M2.6M (PO)UFA
Kyle Kuzma1.9M3.5M RFA
Jared Dudley1.6MUFA
Dwight Howard1.6MUFA
Troy Daniels1.6MUFA
Demetrius Jackson1.6MRFA
Devontae Cacok898.310UFA
Talen Horton-Tucker898.3101.5MRFA