Connect with us

New Orleans Pelicans

Resignados, perder a Anthony Davis era solo cuestión de tiempo. Finalmente no sucedió durante el transcurso de la temporada 2018-19 pero cuando se inauguró el nuevo mercado, su salida era inevitable. La Uniceja, primera selección en el Draft de 2012, no quería vestir más la camiseta de New Orleans después de atravesar múltiples decepciones con una franquicia que jamás diseñó una estructura para convertirse en un real candidato al título.

La suerte le hizo un guiño a los Pelicans: la lotería le entregó la primera selección del último Draft y la posibilidad de conseguir al prospecto más excitante desde LeBron James. La elección era obvia: Zion Williamson, un talento generacional destinado a marcar una época en la liga más importante del mundo.

David Griffin reemplazó a Dell Demps al frente de la gerencia, contrató a Trajan Langdon como GM y a la legendaria Swin Cash como vicepresidenta de operaciones. Al hombre que diseñó a los Cleveland Cavaliers campeones en torno a la figura de LeBron James se le encomendó la tarea de replicar su gesta en un equipo que encontró a su piedra basal en el Draft. La reconstrucción que demora años para otros fue automática para estos Pels.

Más allá del golpe de suerte que significó ganar la lotería, Griffin se lució durante la agencia libre. Primero fue el traspaso de Davis: consiguió a cambio a Lonzo Ball, Josh Hart y Brandon Ingram, además de tres primeras rondas y la potestad de intercambiar otra primera en 2023. Ball, Hart e Ingram representaban el futuro de los Lakers, un paquete que la gerencia angelina entregó para reunir a Davis con LeBron James.

En la noche del Draft fueron uno de los protagonistas principales al traspasar la cuarta selección que habían obtenido de Los Angeles Lakers a cambio de tres picks: Jaxson Hayes, Nickeil Alexander-Walker y Marcos Louzada. Para coronar un verano fantástico, recibieron a Derrick Favors y contrataron a JJ Redick para dotar de experiencia a un plantel novel.

La gran incógnita en torno a New Orleans radica en el físico de Zion Williamson, descartado prácticamente por los primeros 30 partidos de la temporada. En su retorno, será uno de los equipos más atractivos para ver en el League Pass, aunque tal vez sea demasiado tarde para luchar por un pasaje a la postemporada.

Movimientos

Draft 2019

  • Zion Williamson (Pick 1)
  • Jaxson Hayes (Pick 8, trade desde Atlanta Hawks)
  • Nickeil Alexaner-Walker (Pick 17, trade desde Atlanta Hawks)
  • Marcos Louzada Silva (Pick 35, trade desde Atlanta Hawks)

Renovaciones

  • Darius Miller (14.2 millones por 2 años)

Altas

  • Lonzo Ball (Los Angeles Lakers)
  • Josh Hart (Los Angeles Lakers)
  • J.J. Redick (agencia libre – Philadelphia 76ers – 26.5 millones por 2 años)
  • Brandon Ingram (Los Angeles Lakers)
  • Nicolo Melli (agencia libre –
  • Derrick Favors (Utah Jazz)

Bajas

  • Anthony Davis (Los Angeles Lakers)
  • Julius Randle (agencia libre – New York Knicks – 62.1 millones por 3 años)
  • Dairis Bertans (cortado)
  • Elfrid Payton (agencia libre – New York Knicks – 16 millones por 2 años)
  • Cheick Diallo (agencia libre – Phoenix Suns – 1.6 millones por 1 año)
  • Solomon Hill (Atlanta Hawks)
  • Stanley Johnson (agencia libre – Toronto Raptors – 7.4 millones por 2 años)
  • Christian Wood (cortado)
  • Ian Clark (agente libre)
  • Trevon Bluiett (agente libre)

Plantel

PGLonzo BallFrank Jackson
SGJrue HolidayJ.J. RedickJosh Hart
Nickeil Alexander-Walker
SF Brandon IngramE’Twaun MooreDarius Miller
PFZion WilliamsonNicolo Melli
CDerrick FavorsJahlil OkaforJaxson Hayes

La mejor noticia para New Orleans es que hay vida más allá de Zion. El plantel de los Pelicans es tan profundo como versátil. Entre Lonzo Ball y Jrue Holiday conformarán uno de los mejores backcourts defensivos de la NBA y su encastre ofensivo parece ideal porque son complementarios.

Holiday es uno de los bases más infravalorados de la NBA, un fantástico defensor que además aporta en ataque cuando no carga el peso de ser el único argumento ofensivo. Promedió 21.2 puntos durante la última campaña, el tercer máximo anotador de un equipo que afrontará 2019-20 sin los dos primeros tras las partidas de Julius Randle y Anthony Davis. También repartió 7.7 asistencias, la tercera cifra más alta de su carrera.

Las lesiones han interrumpido la progresión de un Lonzo que consiguió salir de la sombra que proyectaba su padre. Su panorama, su visión y su capacidad para leer a las defensas rivales lo afianzan como un formidable pasador. En defensa también tiene los elementos necesarios para convertirse en una garantía.

Josh Hart, de inesperado rendimiento en Los Angeles Lakers, aprovechará las ventajas que Zion genere. Con libertad y espacios en el perímetro, si mantiene su eficacia desde el triple (39.6% en 2017-18 y 33.6% en 2018-19) será una pieza determinante para las aspiraciones de New Orleans.

El tercer integrante del “pack Lakers” es Brandon Ingram. Después de sufrir una trombosis en el brazo derecho que interrumpió su participación en su última aventura con los Lakers, tendrá la chance de mostrarse como primera opción ofensiva en unos Pelicans que sufrirán la baja de Zion durante -al menos- los primeros veinte partidos de la temporada. Es su chance de desatar todo su potencial ofensivo.

J.J. Redick y Derrick Favors aportarán experiencia y jerarquía a un plantel plagado de jóvenes. Redick será fundamental una vez retorne Zion para castigar desde el perímetro, siendo uno de los mejores jugadores de la historia reciente sin la pelota y capaz de encajar prácticamente en cualquier estructura. JJ es automático: recibe y castiga. Favors, otro fabuloso defensor, es el dueño de su propia pintura.

El entrenador: Alvin Gentry

Será su quinta temporada en New Orleans y su continuidad está garantizada porque la franquicia hizo uso de su opción de cara a 2020-21. Después de una temporada caótica por los rumores en torno a la continuidad de Anthony Davis, Gentry podrá diseñar la nueva identidad de la franquicia con material de sobra para construir un imperio alrededor del mayor prospecto de la NBA.

Después de haber sido el tercer equipo de mayor ritmo en 2018-19, su estilo intentará ser aún más frenético para aprovechar las condiciones naturales de un Zion avasallante. No será fácil para el entrenador que deberá esperar a la recuperación de Williamson para empezar a establecer sus cimientos.

En defensa deberían brillar con piezas como Ball, Holiday, Williamson y Favors. La contratación de Jeff Bzdelik, especialista en el rubro que consolidó a los Rockets como uno de los mejores equipos en ese apartado, debería potenciar la características individuales de cada uno de sus integrantes. Pero claro, todo dependerá una vez más de Zion.

La figura: Zion Williamson

Es el proyecto universitario más impresionante desde LeBron James, incluso superior al propio Anthony Davis. Nunca en la historia de la NBA existió un jugador como él: un prodigio físico con una capacidad atlética inédita para un hombre de su tamaño y peso (2.01 y 130 kilos). Sin embargo, aquello que lo hace especial también es su principal kryptonita y lo obligará a perderse los primeros treinta partidos de su temporada como novato.

En plenitud física, Zion tiene el potencial para convertirse en el mejor jugador de la liga en ambos costados de la cancha. En ataque es arrollador, imparable incluso cuando los rivales conocen su todavía limitado repertorio ofensivo. Explosivo en la penetración, ni siquiera cinco adversarios enfocados en él pueden impedir que llegue hasta el aro en ataques estacionados. Puede atacar a cualquier oponente en cualquier circunstancia y salir airoso. En transición, a campo abierto, Zion y sus Pelicans serán salvajes.

En defensa también es determinante con un cúmulo de virtudes que le permiten enfrentarse a cualquier desafío. Perimetrales e internos tendrán que sortear la intimidatoria presencia de un jugador sin posición, perfecto para la era moderna de la NBA. Con apenas 19 años, la liga espera por él.

El factor X: Lonzo Ball

Lonzo no es el mejor jugador de la NBA como su padre asegura pero sin dudas es un componente útil para cualquiera de las 30 franquicias. Llegó a Los Ángeles como su futuro pero terminó yéndose a cambio de Anthony Davis, un movimiento lógico para un equipo que necesita aprovechar los últimos años de LeBron.

Lonzo acaba de cumplir 22 años y afrontará su tercera temporada en la NBA, la primera con la camiseta de los Pelicans. Todavía con dudas en torno a su tiro exterior y su mecánica, pero Lonzo tiene la visión y el talento para convertirse en uno de los mejores pasadores de la NBA. En New Orleans asumirá un rol aún mayor, pero su dupla con Zion se presenta como una de las parejas más excitantes de la liga.

Expectativas: Construir su identidad

La revolución que causó Zion llevó a considerar a los Pelicans como un equipo con potencial de Playoffs en un Oeste encarnizado. Pero su baja por lesión truncó los planes y New Orleans necesita un milagro para meterse dentro de los ocho mejores de su conferencia. Tal vez sea lo mejor para el equipo en general y para Zion en particular, una primera temporada como novato en la que necesitará adaptar su físico.

Mientras el departamento médico trabaja con su nueva estrella, Gentry tendrá la misión de empezar a construir la química dentro y fuera de la cancha mientras desarrolla a los otros componentes jóvenes. En el escenario ideal, para cuando Zion vuelva de la lesión, ya debería tener algunos lineamientos definidos en ambos costados de la cancha.

Contratos

Jugador2019-202020-212021-222022-232023-24
Jrue Holiday26.9M26.2M27.1M (PO)UFA
Derrick Favors17.6M UFA
J.J. Redick13.4M13MUFA
Zion Williamson9.7M10.2M10.7M (TO)13.5M (TO)RFA
Lonzo Ball8.7M11M (TO)RFA
E’Twaun Moore8.6MUFA
Brandon Ingram7.2MRFA
Darius Miller7.2M7MUFA
Jaxson Hayes4.8M5.1M5.3M (TO)6.8M (TO)RFA
Nicolo Melli4.1M3.8MRFA
Nickeil Alexander-Walker2.9M3.1M3.2M (TO)5M (TO)RFA
Josh Hart1.9M3.4M (TO)RFA
Jahlil Okafor 1.7MUFA
Frank Jackson1.6MRFA
Kenrich Williams1.4MRFA